jueves, 8 de septiembre de 2011

Bienvenida a V. . . !



            Hoy he quedado a comer con JC.
            —Lili, guapa, a ver si con éste tienes más cuidado —me dice con seriedad a la salida de la tienda de V…—. Cómo lo vuelvas a romper no sé qué vamos a hacer.
            Lo miro ofendida.
            —Se me cayó —contesto.
            —Sí, eso —JC no está convencido de esta versión; lo noto. Trato de obviarlo: ¿qué culpa tiene él de conocerme tan bien?
            Pero yo estoy feliz. He cambiado de compañía telefónica (tras cinco años de estrecha y, para qué negarlo, a veces tensa relación, he dicho adiós a M…) y cómo premio a tan manifiesta infidelidad, V… me ha regalado una Blackberry (¡bien!) y una funda preciosa rosa chicle a prueba de caídas (esto en realidad me lo ha regalado JC; chico precavido, mi novio).
            Lo cierto es que me siento más ligera, sin la pesada carga de las miles de reclamaciones que había puesto en M… Ha sido como una limpieza de aura, como el condenado al que cancelan los antecedentes penales. ¡Nadie me conoce en V…! ¡Puedo empezar de cero!
¡Voy a ser una cliente modelo!
            —Este teléfono me va a durar para siempre —le digo a JC llena de esperanza, mientras caminamos hacia el Vips.
            —Si te dura medio año me conformo —responde con poca fe.
            Ya verá, ya… Cuando seamos viejecitos, y les diga a nuestros nietos “mirad, niños, éste móvil tiene cuarenta años”, entonces me creerá. Me mirará con los ojos empañados por la culpa y…
            Pero hasta entonces mejor cambio de tema. La nubecilla que nos acompaña desde que el móvil viejo se escapó de mis manos y se suicidó tirándose desde al menos un metro de altura no termina de desaparecer…


8 comentarios:

  1. Yo me cambie hace poco de M a O, y me encantaba cuando me llamaban de M para que volviera con ellos, era como decirle que no a un ex que te ha tratado fatal y al fin has dejado!!!!,jajaja

    ResponderEliminar
  2. A la luz de los pocos y escasos antecedentes con que cuento, estoy convencido de que cabe solidarizar con JC y esperar que, al menos, el Blackberry pase de los seis meses.
    Porque no quiero ser agorero, pero es sabido que llámese M, O, V o de alguna otra manera, en el fondo todas son iguales...

    ResponderEliminar
  3. Igual va a ser mejor que a partir de ahora sea JC el que trate con los de atención al cliente... vamos, que no es por falta de confianza en tí... estooooo... ¡¡¡huy, que me llaman!!! XD.

    ResponderEliminar
  4. Jur, jur. Y si se te cae, pos oyes, se te ha caído! Qué vamos a hacerle! :P
    Seguro que en V te cuidan bien y seguro que esa funda rosachiclens lo convierte en inrompible.

    Pero otra cosa te digo, como el móvil te dure 40 años, va a ser pa verte. Todos con la llamada telepática y tú ahí, dándole a la tecla por inercia. :P

    besicos, guapa y que disfrutes el movilete!

    ResponderEliminar
  5. Merluca, es verdad!A mí aún no me han llamado de M. . ., pero que se preparen! Ja!

    :( Estoy llena de optimismo y confianza en V. . ., y JC dice lo mismo que tú: a ver cuanto te dura! Tened fe, estoy convencida que la Blackberry se hará viejecica a mi lado!

    Dra Anchoa, si es que en el fondo, muy en el fondo, me gusta . . . Tenemos una relación amor-odio muy intensa los de atención al cliente y yo. . . Para mí que soy un pelín masoquista!

    Fle, bienvenida! Yo me estoy viendo en Wikipedia: Lili, última usuaria de Blackberry Curve. Después de cuarenta años, el móvil sigue funcionando perfectamente gracias al cuidado extremo de su dueña, que por cierto es de las más elegantes de su generación... :)

    Muchos besos para los cuatro!!!

    ResponderEliminar
  6. No defenderé yo a V., y menos criticaré a M. (por la cuenta que me trae si no quiero perder mi sueldo). Pero un día, yo decidí dejar a M. y aterrizar en V. El cambio valió la pena. Aunque no como para serle fiel para los restos, tampoco te vayas a pensar!

    ResponderEliminar
  7. Yo también me quedo en tu blog y tus historias de portabilidades (suerte con el cambio).

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  8. Verónica, ya te contaré lo que me dura este estado de confianza ciega:) Yo calculo que una semana más o menos. Besos!

    Pedalier, bienvenido!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...