martes, 27 de septiembre de 2011

La prima esa

           La prima de riesgo me tiene preocupadísima. Hace una semana que mi primer pensamiento al despertarme no es “¿qué-me-pongo-si-no-tengo-nada-en-el-armario-por-lo-que-necesito-ir-urgentemente-de-compras?”, sino ¿alcanzara-la-prima-los-cuatrocientos-puntos-y-se-irá-todo-al-garete?
           Esta mañana se lo he dicho a JC mientras desayunábamos:
            —¿Crees que pasaremos de los cuatrocientos puntos? —le pregunto al tiempo que echo una cucharada de azúcar al café.
            —Puede ser —me contesta somnoliento.
            —¡Eso sería terrible! —afirmo agobiada, casi sin respiración; aún no tengo claro qué papel juega en todo este apocalipsis financiero la puñetera prima, pero los periódicos hablan de ella como el síntoma inequívoco de que se acerca el fin de..., de …, de algo; es complicado el tema, ya sabes—. ¡Vamos directos hacia el precipicio!
            —¡Qué va! —exclama JC, abriendo un poco los ojos; no mucho, que aún tiene los párpados hinchados—. Yo creo que esta tarde es posible que incluso pueda comprarme un rifle. Si alcanzo los quinientos me lo pillo al menos para un mes.
            ¿Un rifle? ¿Pero para qué quiere este chico un rifle? Lo miro por encima de la taza y le veo un brillo extraño en la mirada, de repente asombrosamente clara y vivaz.
           Un momento…,
          ¡Ay, madre! ¿No estará pensando en tener su propio día de furia?
           —¡No puedes hacer eso, JC! —grito asustada—. ¿Qué sería de mí?
          ¡Qué tragedia! ¡Ya me veo yendo los fines de semana a la cárcel a llevarle algo de comer! Tendría que hacerle lentejas, y cocido, con lo poco que me gusta cocinar… ¿Y lo de la lija en medio de la barra de pan se sigue haciendo?
          ¡No, no, no, esto hay que pararlo!
          —¡Estás loco! ¿A quién vas a disparar? —pregunto entre temblores.
          —A cualquiera —responde como quien no quiere la cosa—. Eso es lo de menos.
            ¡Este chico ha perdido la cabeza! ¡Y yo estoy a punto de hacer lo mismo!
            —¡Voy a llamar a tu madre, a ver si ella puede arreglar esto! —¿ves lo que te digo? —.Tú no te preocupes por nada —entre lágrimas trato de marcar el número de mi suegra en el móvil—. Si tenemos que internarte una temporada…
            JC se acerca y me coge del brazo.
            —¡Lili, pero de qué hablas? ¿Para qué vas a llamar a mi madre a las siete de la mañana?
            —¡Para que no cometas una locura! —le digo entre sollozos—. Yo también estoy preocupada, pero ese no es el camino, JC. ¿Cómo vas a disparar a la gente? —JC me mira con los ojos, ahora sí, muy muy abiertos—. ¡Ni siquiera a Zapatero! —y añado, fuera de mí—. ¡Es muy tarde!
            —Vale, Lili —dice JC, mientras me coge de la mano y me da golpecitos cariñosos en la espalda—. Respira hondo y cálmate —le hago caso: estoy a punto de sufrir un colapso—. Yo estaba hablando del Battlefield Heroes. ¿De qué estabas hablando tú?
            ¿Cómo?
           ¿¿¿Será posible???
            Me enjuago las lágrimas y me aparto un poco de él, con una dignidad ofendida estilo actriz de los años cincuenta.
            —De la prima de riesgo —contesto altiva. ¿Yo agobiada por la economía nacional y él por un juego de ordenador?
            JC mueve la cabeza preocupado.
            —Estás obsesionada, Lili —afirma, inquieto—. Deberías dejar de leer periódicos unos días.
            —¡No estoy obsesionada! —lo único es que me tomo las cosas muy en serio; me involucro de verdad. Soy una persona apasionada, pero de ahí a decir que estoy obsesionada…
            Comprenderás que la despedida antes de irnos al trabajo ha sido un poco tensa: hace unas semanas se pitorreaba de mí a causa de mi interés por el divorcio de Nacho Polo y Víctor Sandoval (que, por cierto, tengo muy abandonado; igual hasta se han reconciliado y no me he enterado) y ahora considera excesivo mi interés por los asuntos serios…
            —A ver si nos aclaramos y somos un poquito coherentes—le he dicho mentalmente.
            —Eso digo yo —me ha contestado con enojo.
           Vaya, parece que de mentalmente nada…
          Ahora estoy en Zara con mi hermana Sofía.
          —¿Cómo vas a llevarte tres faldas, dos camisas, cinco camisetas y un pantalón? —le pregunto, mirando la montaña de ropa que lleva apilada—. ¿No sabes que la prima de riesgo amenaza con dispararse de nuevo?
          —Y a mí qué —responde Sofi, con la feliz ignorancia de una lectora exclusiva de prensa del corazón—. Lili, estás muy rara. ¡Qué es la nueva temporada!
          Lo sé…, y yo sin poder comprarme nada por culpa de la prima esa de… No soy de decir tacos, pocas veces me oirás uno, pero hoy estoy a punto de soltarlos todos de carrerilla.
           ¿Ves esa chaqueta de allí?
          ¿Cómo dices? Ah…, es verdad, cómo vas a verla… No importa; es preciosa, en un color maquillaje ideal y con manga francesa. Es obvio que la necesito: tú y yo lo sabemos, Sofi lo sabe, la dependienta lo sabe, ¡el mundo entero lo sabe!, pero la prima de riesgo no.
          —Mira que mañana igual llego a los cuatrocientos puntos de nuevo… —me ha susurrado muy bajito al oído—. Y estoy pensando en llegar en menos de un mes a los seiscientos… Tú verás…
          Y así no hay quien compre, aunque sea la nueva temporada.
          —Es horrible, Sofi —le confío a mi hermana—. No dejo de pensar que nos vamos a hundir y que vamos a perder nuestros ahorros y la casa y nos tendremos que ir a la calle y…
          —Lili, cariño, leer esas cosas que lees ahora no te está haciendo ningún bien —responde Sofi—. Te estás obsesionando —y añade: —que tú eres muy exagerada para todo.
          ¡Y dale con la obsesión!
          —¡Que no! ¡En serio que va todo fatal! Tenías que haber visto la portada de El Mundo y de La Razón. Ponen los pelos de punta…
          —Pues cómprate una temporada El País, que es más optimista —y me pone la chaqueta color maquillaje en el brazo, además de una falda preciosa de encaje negro y unas botas marrones increíbles—. En realidad, si te llevas todo esto estás haciendo mucho por nuestra economía; es casi como comprar acciones.
          Eso es verdad...
          —¿Crees que cuanto más compremos más subirá el Ibex 35? —le pregunto esperanzada. De pronto diviso un rayo de luz en medio de tanto desánimo.
          Sofía cavila unos instantes.
          —Seguro —responde con una sonrisa en los labios.
          El corazón se me libera ligeramente.
          —Puede que me haya obsesionado un poco —murmuro para mí.
          —Un poquito, sí —confirma mi hermana—. Pero no hay nada que una buena sesión de compras no pueda curar.
          Mmmm…, me siento tan culpable por la discusión con JC…
          Le llevaré una camisa para compensarle…, y tal vez un polo.
          Y me declaro O.P.C.P.S. (Obsesionada Por Culpa de los Periódicos Serios).
           Espero que tenga cura…
         

19 comentarios:

  1. Por alusiones...la prima de riesgo está cerca de 400 pero hay que tomarlo con cierta precaución. La prima puede aumentar por dos cosas: a) porque a España no le va bien o b)porque a Alemania le va bien. Los últimos movimientos están más producidos por b) que por a).
    Tú, consume que eso seguro que malo no puede ser.
    Sandler.

    ResponderEliminar
  2. Sandler, me tranquilizas. No entiendo muy bien lo de Alemania, pero creo que tú sí y sabes de que hablas :) He decidido volcarme en el Vogue y dejar unos diillas los periódicos serios (de todos modos, sólo entiendo una quinta parte de lo que dicen, y eso tirando por lo alto).
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Menos mal Lili que le habías puesto azúcar a JC después de informarle de cómo está la situación a través de dos periódicos serios, porque el otro (El País), (¿sigue leyendo la gente ese panfleto barato?) es para los que creen todavía que Nacho Polo y Víctor Sandoval va a volver juntitos a Miami, o peor todavía, la Esteban con Fran, menudo castigo le ha caído al pobre camarero y a nosotros con el ZP. Yo ya estoy mirando la ropa que me tengo que comprar para el mini invierno que tenemos en Valencia, todas de marca, no compro otra cosa, soy muy mirado para eso, no comprendo cómo hay gente que sale a la calle de cualquier manera.

    ResponderEliminar
  4. Españoleto, yo me los compro todos (los periódicos serios, digo), no se vaya a pensar la del quiosco que soy de derechas o de izquierdas, cuando aún no lo sé yo. Pero es que son un drama, me quitan las ganas de vivir!
    Y te informo que parece ser, según mi compañera Mai, que Fran y la tontalculo de la Esteban van a volver (pa morirse; me entero en la misma conversación que se han peleado y han vuelto; ¿en qué mundo vivo, por amor de dios, que se me pasa una noticia así?)
    Y lo de la ropa, envidia me das. Y ganas de irme de compras contigo, por si me cae algo (de marca, of course:)
    Un beso, guapo! (esto lo intuyo; a ver si pones una foto en la que se te vea bien)

    ResponderEliminar
  5. A mí lo que me daría ganas de comprar una metralleta es que Nacho Polo y Víctor Sandoval se reconcilien ;P
    Respecto a la economía ignoro esos términos tan técnicos, es lo que tiene empezar los periódicos por la última página, que cuando has visto la programación de la tele y los deportes ya no lees más ;P

    ResponderEliminar
  6. Doctora, yo soy de las tuyas!!! Bueeeno, era, que desde que trabajo de contable (yo, que soy de letras de toda la vida de dios!) he empezado a leerlos enteritos y son un suplicio.
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  7. Lili, deja las primas de riesgo, que las únicas que merecen la pena son las yonkies que nos alegran las comidas familiares, regadas con chardonnay.

    Me he leído un montón de entradas de tirón, gracias al comment que dejaste en mi blog he descubierto el tuyo, y es un GRAN descubrimiento.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Voy a demandar a blogger. Sí, que los voy a demandar, porque por su causa me había perdido los post buenísimos que has escrito después de el ya famoso matrimonio. Y es que aunque te sigo desde hace rato, no me aparecían tus actualizaciones. Hoy he pasado por aquí, pensando en que eran muchos días sin escribir, y me encuentro con todo lo que has posteado...
    :(

    ResponderEliminar
  9. lili cada post es como un capitulo de serie!!!
    eres fuera de serie
    eres una joya... asi que si que te protegera la prima..

    la abuela y toda parentela :)


    yo soy tan drama como tu pero sin humor! :P

    ResponderEliminar
  10. Las cabras que habitan el monte que atisbo desde mi ventana están más cuerdas que tú Lili! Me parto y me mondo contigo. La prima esa del riesgo...a saber fijo que acaban liaos porque cuanto más primo más me arrimo. Aún no te has dado cuenta que todo esto de la crisis, el ibex, la prima...es todo una farsa? Míranos de bodorrio en bodorrio y pego un tiro porque me toca las fosas nasales. En serio crees que si estuvieramos tan mal se verían las terrazas tan llenas a la hora de los vinos? Naada mientras haya borrachos por la calle y tráfico siga quitando puntos por alcoholemia o por hablar por el móvil o por exceso de velocidad o por buscar petróleo es que este país va bien!
    Un beso y buenas noches!

    ResponderEliminar
  11. Qué bueno!

    Battelfied Heroes! xDDD

    Creo que ni tanto (El Mundo, La Razón) ni tan poco (revistas del corazón)!

    ResponderEliminar
  12. Madre mía, si tuviera que preocuparme en exceso o perder el sueño por todos los PROBLEMAS, con mayúsculas, en los que andamos mediando, todo yo sería una ojera viviente, y si tuviera que salir de compras para compensar, tendría una armario que ni la Lomana.
    Me distraigo escuchando música y mis libros, mucho menos nocivo que leer El Mundo, El País u otro diario que me malhumore.

    ResponderEliminar
  13. Take Your Mama Out, bienvenido!!! Qe guay verte por aquí!!! Y te voy a hacer caso: estoy en plena desintoxicación. No, no del chardonnay, sino de periódicos serios. A tomar viento! Hoy sólo he leído el Cuore y me siento muchísimo más feliz :)

    :( ¿Por qué me hace esto blogger a mí? ¿¿¿Por qué??? Si prefieres una reclamación, avísame, que me encantan y tengo muchíiiisima práctica.

    Jo, a veces trato de contar algo en serio y al final me acaba saliendo de nuevo la locura, y cada vez va a más. . . :)

    Muchos besos para los tres, y millones de gracias por vuestros comentarios!!!

    ResponderEliminar
  14. Cocci, estoy completamente desatá! Y el mundo a mi alrededor también! Entre nosotras, y sin que se entere mi jefe, yo no entiendo mucho de economía. Y además no me gusta; y la política menos, pero es que da un mal rollo todo... Mira las agencias de calificación: con ellas la frase "una palabra tuya servirá para salvarnos" ha adquirido un nuevo significado (y que no se ofendan los católicos).

    Fran, JC está superenganchado al Battelfield, y ahora ha encontrado uno nuevo, Battelfield four free o algo así, y está en el séptimo cielo!
    Pero dime: ¿cuál es el término medio entre un periódico y una revista del corazón? Porque si estás pensando en el Caza y Sedal o similar, yo paso. . . Creo que volveré a releer alguna novela de Wodehouse (no conozco mejor remedio contra la preocupación) (con una copilla de vino, claro :)

    Sergio, eso voy a hacer: nada de periódicos una temporada, que yo soy muy empática y me lo tomo todo muy a pecho.

    Más besos para los tres. Y gracias gracias por leerme y comentarme, no hay nada mejor!!!

    ResponderEliminar
  15. ¿Sabes que Inditex es una de las pocas compañías que mantienen los valores de sus acciones en bolsa sin precipitarse al vacio?.
    Yo cuando compro no lo hago por mi, lo hago por el futuro de ESPAÑA!,jajajaja
    Por cierto lo de los hombres y los videojuegos da para otro post...como son!!!
    besos guapa!!!

    ResponderEliminar
  16. ¡¡¡¡Jajajaja!!!! Si es que la ignorancia es el estado perfecto de felicidad, cuanto más de sabe muchísimo peor ;).

    ResponderEliminar
  17. Si es que familiares indeseables jajajaj
    Me recuerdas a mí que esta mañana no compré unas zapatillas DC a mi hija en Privalia porque pensé que con la que cae no debería de gastar tanta a ver si la prima no jode el estado de bienestar, y tu JC también me recuerda a mí con mi sims dile que la mate como yo hice, es radical pero te libera...
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Merluca,Zara nos debe mucho!!!! Deberíamos ser accionistas honorarias! A ver si Amancio se decide :)

    Dra. Anchoa, es cierto! Cuanto más se entera una de las cosas serias, más se angustia. Así no se puede vivir!

    Cruela, lo mejor es no pensarlo. Se compra y punto. Si yo siempre he sido muy de impulsos! No sé que me pasa últimamente. Bueno, sí lo sé, pero se han acabado los periódicos y los telediarios, al menos hasta noviembre (cuando ya tenga todo lo que quiero de la nueva temporada :) Lo de JC es complicado: hasta le ha comprado al muñequillo un loro y unos pies de hombre lobo! Están muy muy unidos. . .

    Muchísimos besos a las tres, y muchísimas gracias por vuestros comentarios. Sois geniales!

    ResponderEliminar
  19. Nena, en el bocadillo se meten LIMAS no lijas. jajajajajajaja
    Eres grandiosa!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...