martes, 6 de septiembre de 2011

Misión: nueva temporada



            Vale, creo que lo tengo todo:
    Manuales de actuación: Vogue, Elle, Glamour, Telva, Woman, InStyle y Cuorestilo. He pensado en incluir AR, pero aún no estoy preparada. Lo dejaré para cuando llegue a los cuarenta.
    Libreta: preciosa, con las tapas de cuero amarillo, de Salvador Bachiller.
    Boli: Bic de cuatro colores.
    Bebida: copita de chardonnay (sí, sé que aún no son las ocho de la tarde, pero la ocasión lo merece).
    Picoteo: pistachos, bolsa grande (es probable que la misión se prolongue hasta altas horas de la madrugada).
¡Madre mía, si estoy hasta nerviosa! Es un momento crucial, importantísimo, que marca el resto del año. Cometes un fallo ahora y lo pagas toda la temporada.
¿Cómo dices? ¿Fichajes? ¡Qué voy a estar hablando de fichajes del futbol! No me líes que me desconcentro, y esto requiere mis seis sentidos (incluyo la intuición) a pleno rendimiento.
Inspiro profundo, expiro lentamente y… ¡vamos a ello!
Voy a empezar por el Vogue
Mmmm…, sí, es obvio que necesito un vestido de estrellas, a poder ser de Dolce y Gabbana (que no va a  poder ser, así que será de Zara).
También un pantalón negro con tirantes…, y una gorra, a lo Oliver Twist, con unos mocasines.
Y un abrigo estilo militar…
—Yo paso de ir —dice una voz a mis espaldas.
Me giro y veo a JC, que da un trago a una cerveza y niega con la cabeza.
—Vale, no importa —contesto, tratando de no salir del ambiente sofisticado y chic que he creado a mi alrededor.
¡Vaya, me encantan estas faldas ajustadas que tapan justo las rodillas, en plan bibliotecaria sexy! Ea, me lo apunto también: falda bibliotecaria.
Y una chupa de cuero. Ya la eché en falta el año pasado, pero de éste no pasa: imprescindible, cazadora tipo Grease. Y si encontrase unos pantalones a lo Olivia Newton-John sería…
—Te lo digo en serio —insiste JC—. Que no voy.
—Que vale —¿por dónde iba…? Ya, por los pantalones…
—Es que luego te enfadas, pero te estoy avisando con tiempo. Ya sabes que no me gustan esas fiestas.
Y una chaqueta de pata de gallo, como las que ha sacado Salvatore Ferragamo.
—Yo no te veo mucho de pollo —dejo un segundo el Vogue y lo miro—. Y no sé a quién se le ocurre hacer una fiesta de disfraces ahora —niega con la cabeza—. No lo entiendo, aunque puestos a elegir yo te diría que fueses de hada —y señala lo primero que he anotado en mi libreta: vestido de estrellas—. Es un poco cursi, pero entre eso y lo del pollo…
—JC, cariño, no es una lista de disfraces —le digo, toda paciencia y comprensión—. Es mi lista de lo que necesito comprar este otoño.
Levanta las cejas sorprendido y vuelve a leerla.
—¿Necesitas todo eso?
—Uy!, y más.
—¿Para qué? —y añade, demostrando su gran ignorancia y cierta desconsideración—. ¿La ropa del año pasado no te vale?
—Alguna sí y otra no —obvio—. Además, este año se lleva la imagen de bibliotecaria sexy, y no tengo nada así. ¡Y también necesito un kimono!
Voy a apuntarlo antes de que se me olvide.
—¿En plan geisha? —ya está ahí: el pitorreo.
Voy a ignorarlo. Sigo a lo mío…
—¿Y has pensado en vestirte de contable?
—Claro que no, no se lleva. Además, no sé cómo viste un contable  —¿gris y aburrido? Eso no va nada, nada conmigo—. ¿Por qué lo dices?
—Porque como tú eres contable… —contesta socarrón.
¿¿¿Y??? 
¡Que tendrá eso que ver!

Continuará...


8 comentarios:

  1. Vale, rollo contable sexy: igual que la bibliotecaria, pero con la calculadora asomando de un bolsillo XD. Lo sé, soy lo peor
    XD.

    ResponderEliminar
  2. Es genial!!! Y con el pelo recogido en plan informal-pero-superestudiado con un lápiz!
    Muchas muchas gracias por hacerte seguidora!
    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  3. Buff... demasiado estrés para mí este de la ropa de nueva temporada... Me recuerda a los días de vuelta al cole, con la lista de los bolis, cuadernos, pinturas... ufff...
    Suerte con las compras!! Y, sobre todo, ya que es lo tuyo, las cuentas de la visa, jeje...

    ResponderEliminar
  4. Ah! Y gracias a ti por leerme y seguirme a mí!!
    Qué ilusión!!

    ResponderEliminar
  5. A mí me encanta, nada de estrés! Pero JC. . ., cuando me ve llegar con las bolsas de Zara se queda blanco :) Y eso que son de Zara. . .Ya le digo que tiene suerte de que no me de por ir a Dior (lo que no me da es el dinero, claro), pero ni por esas se le pasa el disgusto al pobre.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Me he enamorado locamente de un abrigo-capa de MD!!, lo quiero!, lo necesito!!!, es que solo pienso en él.....
    Ay!,Un hombre jamás entendería esto,jajajaja

    ResponderEliminar
  7. ¡Anda! ¿Eres contable? :) yo también. Jus. OYe, el rollo contable se llevan los manguitos (osea, blusa de manga ancha y estrecha en el pecho, con un chaleco gris oscuro que realce lo que tenga que realzar :P y las gafas y el moño y evidentemente, la falda de bibliotecaria que pasará a aser, falda de contable. Jur. Jur.

    Besico!

    ResponderEliminar
  8. Merluca, a por él!!! Eso es amor a primera vista, y no se te puede escapar!

    Fle, sí que soy contable! De corazón soy decoradora, periodista, diseñadora, rubia. . . , pero en la vida real: ¡contable y morena!

    Besos para las dos!!!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...