jueves, 22 de septiembre de 2011

Superenferma



            Me encuentro fatal;  estoy enfermísima. Tengo calor en las mejillas y me arde la frente.
            —Lili, vas a llegar tarde si no te levantas ya —repite JC por quinta vez.
            Hago un ruidillo con la garganta; me duele tanto que no puedo articular palabra. Voy asumiendo poco a poco que moriré en la cama, con JC diciéndome que me levante hasta que sea demasiado tarde para que me lleve al hospital y…
            —¡Lili, tienes fiebre! —una mano helada me toca la frente—. ¿Por qué no me lo has dicho? ¿Te encuentras mal?
            Insisto con mi ruidillo: es el único sonido que puedo emitir.
            —Hoy no puedes ir a trabajar. Voy a traerte un Frenadol y llamaré a tu oficina para avisar. No te preocupes, cariño.
            ¿Cómo no me voy a preocupar? Estoy supermal y sólo me da Frenadol. ¡Yo quiero morfina, que no puedo ni tragar saliva!
            —Venga, incorpórate un poco para que puedas tomarte el sobre —comienzo a sorber obediente—. Tienes treinta y ocho de fiebre —dice, mirando el termómetro que ha sacado de mi axila como por arte de magia; no sé cuándo me lo ha puesto,  podría llevar ahí toda la vida. ¿Habré pasado treinta-y-algún-años más con un termómetro debajo del brazo sin enterarme?—. Voy a llamar a mi madre para que venga a cuidarte.
            —¡No! —mi garganta reacciona en el momento justo; me siento orgullosa de ella—. No te preocupes, estoy mejor. Si puedo dormir un poquito…
            JC se marcha a trabajar y yo me quedo en la cama, esperando los efectos del Frenadol o el fatal desenlace; lo que llegue antes.
            De pronto el silencio que me invade es ocupado por un sonido horrible. Me tapo la cabeza con la almohada y el sonido se marcha, pero al cabo de unos instantes vuelve. De una patada echo la sábana hacia abajo y me levanto mareada en busca del foco emisor: mi móvil.
            —¿Diga? —en realidad eso lo dice mi mente. Yo me limito a decir un “mmmm” clarísimamente agónico.
            —¿Lili? ¿Qué es eso que dice JC de que estás enferma? ¿Y cómo no me avisaste ayer de que no ibas a venir? Porque si lo hubiese sabido, te habría pedido el informe provisional del mes, para ir haciendo la… —sí, lo has adivinado: es mi jefe—… y esta falta de seriedad no es aceptable. Mai te está poniendo un e-mail con los datos que necesitas, y espero el informe a lo largo de la mañana.
            —¡Venga ya; si estoy hecha un asco! ¡No puedo ni ver El programa de Ana Rosa, cómo para hacer un informe! —contesta mi mente a grito pelado. Yo no digo nada porque mi jefe ya ha colgado.
            ­Me arrastro hasta el sofá, cojo el portátil y me lo pongo en las rodillas.
            Mmmm…, me voy a echar un ratito, a ver si se me despeja un poco la cabeza…
            —¿Cómo va el informe? —pregunta la voz de mi jefe. Abro los ojos asustada—. ¿Lili, estás ahí? —¡madre mía, la fiebre me hace tener… audiciones, o como se diga! —. ¿Hay alguien? —me miro la mano derecha, de la que parece proceder la conversación, y veo mi móvil.
            —¿Sí? —contesto con un hilillo de voz.
            —¿Está ya el informe? ¿Me lo has enviado?
            —Sí —respondo sin pensar. Bueno, sin pensar en otra cosa que no sea en  cómo he descolgado el móvil en sueños y sin enterarme.
            —Perfecto. Mándame también una previsión para una posible Sicav.
            Dejo el móvil a mi lado, con una frialdad bien calculada (en realidad estoy a punto de estamparlo contra el suelo, pero me fallan las fuerzas) y enciendo el ordenador.
            Media hora de siesta después entro en mi correo y veo las tablas de Excel que me ha enviado mi compañera. No puedo…, me resultan incomprensibles. Voy a por otro Frenadol a la cocina y redacto el correo para mi jefe:
            Estimado Eduardo: la cosa está regular.
            Un saludo,
Lili.      
¿Qué es lo otro que me ha pedido? ¿Un informe sobre un sidecar? Que desesperación, si yo no sé nada sobre eso… Voy a descansar un ratito…
­Suena de nuevo el teléfono. Miro la pantalla y descuelgo.
—Le mando ahora mismo el otro informe —le digo a mi jefe desde el más allá, y cuelgo.
Después de horas de búsqueda en Google, desisto. Redacto el correo y se lo envío.
Estimado Eduardo:
Adjunto envío catálogo de Harley Davidson y de Vespa; no veo sidecares, pero sí motos de dos plazas.
Un saludo,
Lili.
Previsora, apago el teléfono, le saco la batería y la lanzo por la ventana (imaginariamente). Mucho más tranquila, me vuelvo a dormir. Y tengo un sueño maravilloso:
Un hombre guapísimo, que se parece a JC, con esmoquin y el pelo engominado hacia atrás, sostiene un Oscar en una mano y un sobre en la otra:
—Y el Oscar es para... —emoción, redoble de tambores, grititos contenidos—. ¡La encantadora Lili, por su papel en “La gripe siempre llama en otoño”!
¡Bien!

           
           

18 comentarios:

  1. Lili, he descubierto hace un rato tu blog y debo decir que AMO tu forma de contar las cosas.

    Como has visto, me he hecho seguidora enseguida.

    Un besote!! Y gracias por pasarte por mi mundito!! :)

    ResponderEliminar
  2. Lili al final va a resultar que sí que eres una maga

    ResponderEliminar
  3. Mucha cuentitis es lo que tienes... mañana a currar que el país lo necesita.
    JC

    ResponderEliminar
  4. Aaay pobre que tiene fiebre y no puede n trabajar.... yo lo tengo peor que mi jefe es mi pareja.... así que me temo que aunque esté al borde de la muerte me seguiría llamando para hacerle un trabajito rápido, no especifico cual por si te leen menores
    alá otro frenadol y carajillo y a sudar las sábanas, mañana como nueva
    Besos

    ResponderEliminar
  5. yo cada vez que hay cambio de estación tomo unas pastillas, y desde hace un par de años ya no me pongo malito.

    Espero que te mejores y te pongas buena.

    ResponderEliminar
  6. Joer, tu jefe me da un poco de miedito. Esto es esclavismo y lo demás tonterías.

    ResponderEliminar
  7. Isa, bienvenida! Muchas gracias por quedarte! A mí me ha encantado el bicho de Margarita :)

    Españoleto, a veces creo que es imprescindible si quiero sobrevivir a mi día a día (es que todo me pasa a mí!). Aunque hay quien dice que más que maga soy un poco bruja. . .

    JC!!!!! Era verdad que me habías dejado un mensaje!!!! Que guay!!!! Sí, hoy me voy a trabajar, no vaya a ser que se hunda España y la culpa sea mía :)

    Besos a los tres, y me encanta que me comenteis. Mil gracias!

    ResponderEliminar
  8. Cruela, eso de tener de jefe a tu pareja tiene un morbillo tremendo. . . Y unas posibilidades de chantaje ilimitadas :)

    Jo, gracias! Ya me encuentro mucho mejor, y con tantos mensajillos he terminado de recuperarme. Hoy me voy a currar!

    Fran, yo quiero esas pastillas! De todos modos, no creo que fuese la gripe, porque hoy estoy casi bien ( y mañana bien del todo, que es sábado al fin!)

    Doctora Anchoa, mi jefe es lo peor de lo peor de lo peor de lo peor de lo peor de lo peor de lo peor. . . (y así hasta el infinito y más alla! :)

    Millones de besos y feliz viernes!

    ResponderEliminar
  9. LiLi: me parto contigo! dile a tu jefe que es un ruin de mi parte.


    FRAN: las pastillitas son de homeopatica??

    ResponderEliminar
  10. Sicav's en plena fiebre...ufff qué palo!!

    JC, es el héroe de la historia y tu jefe el supervillano?

    Post divertido y ameno.

    Sandler

    ResponderEliminar
  11. Anda qué suerte...yo en tres años que llevo en mi curro no me he puesto mala nada más que los fines de semana, la cosa empieza un viernes noche y el lunes ya estoy maravillosa para ir a trabajar...Supongo que debo añadir esto a mi currículum, apuesto incluso a que si tengo que dar a luz pasaría lo mismo, un viernes y el lunes a currar!...jajaja pero gracias a esa deidad en cuya existencia dudo y a los maravillosos avances de la medicina la única luz que doy es la de la bombilla.

    Como siempre, me sacas una carcajada. Besos!

    ResponderEliminar
  12. ¡Vaya jefe chungo tienes! Cuando él se ponga malo llámalo hasta la saciedad preguntándole mierdas, que sepa lo que es güeno!

    Y en cuanto a ti, pobrecicamía, que te mejores. Y darle al Chardonnay, que junto con el frenadol no te mejora el constipao pero te pone de un contentooooooooooooo! :P

    Besicos, guapa!

    ResponderEliminar
  13. JAjajajajajajajajaj me tienes enganchada, me encanta leerte. Dos frenadoles del tirón? la abuela de una amiga era adicta al frenadol y no me extraña a mí me da mogollón de subidón!!

    Yo estoy ahora con anginas... se ve que es un mal que hasta se pega por blogger.

    ResponderEliminar
  14. Celia, es supermalo, en serio (no entiendo como el karma no acaba con él!). Se lo diré de tu parte :)

    Sandler, las Sicav´s son un palo sin fiebre, con ella es pa morirse. Y JC siempre es mi héroe!!!!

    Cocci, tienes que cambiar esa tendencia :) A mí me pasa al revés: para el viernes por la tarde ya se me van pasando los males, y el sábado por la mañana me levanto más sana que una manzana!

    Fle, eso haré! Igual ni espero a que se ponga malo, igual voy ensayando cuando se coja una mañana libre para jugar al golf (muy habitual en él, que para eso es el jefe). Terrorismo telefónico, allá voy!

    Pepinillo, espero que estés mejor! Menos mal que, nos pase lo que nos pase, siempre nos queda el buen humor :)

    Cinco millones de besos, uno para cada uno!!!

    ResponderEliminar
  15. jajajajja holaaaaaa lili cielito disculpa mi tardanza en venir la verdad que estoy un algo chunguilla ya sabes sin dolores pero el animo por los suelosss asiassssssssssss pero me he jartao de reirrrr contigo !!!!!! siiiiii contigo !!!! es que tienes un arteeeee yo de antemano me dije ! EL OSCAR PA LILIIII ! jajajjaja asiassss cielito por estarrrr un muasckkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  16. Lili... que estoy volviendo a la normalidad de la blogsfera, ejejejejejejeje.

    Ainss, lo que me he reido... Eso si, espero que estés mucho mejor!!!

    Muchos besotes y buen domingo

    ResponderEliminar
  17. Embrujo, me alegro de haberte arrancado unas risillas. Y gracias a ti por pasarte por aquí!!!

    Sra. T, si es que no se puede ir una de vacaciones :) Ya estoy como una rosa (para el viernes por la noche lo peor ya había pasado :)

    Muchos muchos besos para las dos!!!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...