lunes, 3 de octubre de 2011

Hay algo sobre mí que deberías saber

  
     Hay algo sobre mí que no te he contado; un secreto de los gordos. Pero antes de que te lo diga, tienes que prometerme que no pensarás mal de mí. Y en ningún caso chasquearás la lengua decepcionado y creerás que soy una pija de esas. El caso es que… juego al golf.
    Ea, ya lo he dicho. Y no es tan grave, ¿verdad?
   ¿Cómo dices? ¿Qué cómo es posible?
    Mmmm…, bueeeno, la culpa realmente es de JC.
    —¿No te apetece que hagamos alguna cosa juntos? —me preguntó hace algunas semanas.
    —¡Claro que sí! ¡Podríamos salir de compras!
    JC me miró espantado y negó con la cabeza.
   —En realidad yo pensaba en algún deporte —me contestó—. Es que me está saliendo una gordura rara por aquí —se señaló la tripa, que, mirándola con atención, quizás sí estaba un poco más abultada que de costumbre.
    —¿Deporte? ¿Cómo correr o algo así?
    —Aha.
    —¿O andar a buen ritmo? —y añadí—: Podríamos hacerlo con un poco de peso.
    —Lili, ir de compras no es un deporte —afirmó categórico—. ¿Qué te parece natación?
    —Uf, no, que me da asco el gorro ese que te obligan a ponerte.
    —¿Tenis? ¿Pádel?
    Moví la cabeza de derecha a izquierda. ¿De verdad pretende que me vuelva loca con una raqueta yendo detrás de una bola?
    —¿Golf?
    Vaya… Eso no me importaría…
    Hoy, domingo 2 de octubre de 2011, a las doce de la mañana, estamos en el campo de golf y trato de afrontar con dignidad mi sexta clase.
    —¡No, no, no, no! ¡Mal, mal, mal! —exclama Borja, nuestro profesor, un treintañero rubio y bajito, con mirada cruel y muy mala idea—. Lo que tienes en las manos es un palo de golf, no un hacha. Cógelo con más suavidad, no lo agarres como si quisieses matar a alguien con él.
    Ups, este tipo lee la mente. Alejo la imagen en la que le golpeo con el palo (sin querer, por supuesto…) y vuelvo a concentrarme.
    Relajo un poco las manos y, manteniendo las piernas ligeramente dobladas, el peso del cuerpo desplazándose hacia la punta de los pies, elevo el palo, en un swing que…
    —¡Quieta! —grita Borja—. ¡JC, ven aquí!
    JC, que parece que ha nacido para darle a la puñetera pelotita, se acerca y me observa.
    —¿Qué está haciendo mal Lili? —pregunta el rubio cruel a mi novio.
    —Todo: el palo se le ha caído para atrás —responde JC—, y lo ha subido demasiado, y ha doblado mucho el brazo izquierdo, y no ha girado lo suficiente de hombros, y…
    Bajo el palo y miro a JC muy fijo…, pero que muy fijo a los ojos…
    —… y…, esto…, todo lo demás está muy bien —concluye aturullado.
    Treinta minutos más tarde hago un chequeo rápido  (piernas ok, brazos ok, hombros ok, cadera ok, distancia a la bola ok, palo ok) y efectúo un swing increíble, lleno de gracia y ritmo. Miro a lo lejos y trato de distinguir la bola.
     ¡¡¡Guau!!! Ha salido con tanta fuerza y ha llegado tan lejos que no la veo. ¡Ja! Así aprenderán el rubio cruel y JC. Intuyo que éste ha sido el primero de una lista interminable de golpes magníficos. En un par de meses podré sacarme el hándicap, y aún estoy a tiempo de iniciar una exitosa carrera. ¡Podría incluso salir en Vogue, cuando gane mi primer trofeo!
     Busco a Borja con la mirada, y veo que me observar burlón. Paso de él. Cojo otra bola y…
    ¿Qué hace esta bola en la esterilla? Si acabo de lanzarla lejísimos, ¿cómo ha vuelto a su sitio? No puede ser…
    —Ni tan siquiera la has rozado, ¿y sabes por qué? Porque par-pa-de-as-te —dice Borja el repelente—. Un error de principiante que no suele pasar más allá de la tercera clase, increíble que a ti te siga pasando —se acerca y me señala la pelota, tan feliz y tan inmóvil—. La vista en la bola en todo momento, nada de cerrar los ojos. ¡Nada de parpadear! Cuando levantes el palo, que por cierto se te ha caído hacia atrás, no puedes dejar de mirar la bola, ¿entiendes, Lili? ¡Ojos abiertos, vista en la bola! No sé cómo explicarte que el golf requiere…
     Vuelvo a centrar mi atención en la bola, la cojo y la lanzo con furia; con la mano, claro. Suelto el palo, toda dignidad, y tomo la única decisión acertada:
     —¡JC, me voy a Zara!
    Sí, sí que está abierto, que es el primer domingo del mes…

32 comentarios:

  1. Jajaja, bueno tú no necesitas hacer nada (salvo comprar, tienes que salvar al país), estás espléndida, con el pelo recogido, ese conjunto deportivo remarcando la esbelta silueta y el pose informal, perfecta para la portada de la revista Vogue.

    ResponderEliminar
  2. Trescientas o cuatrocientas horas después seguro que lo haces fenomenal, y además hay conjuntos muy monos ;)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Mejor las compras que el golf, verdad? Sí, soy como tú... ;)

    ResponderEliminar
  4. Y después de las compras una copita de Chardonnay, ¿no? jejeje

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Españoleto, entre nosotros: no valgo para el deporte. Mi coordinación es nula; mis músculos no me obedecen, van a su aire los muy frescos. Lo mío son las compras, ahí sí que soy la reina! Un beso, y buen día!!!! El mío ha empezado genial gracias a vuestros comentarios :)

    ResponderEliminar
  6. Pilar, bienvenida!!! No sé si aguantaré tantas horas. . . Lo de los conjuntos es cierto, y los zapatos me chiflan :)

    Mi casa de juguete, donde va a parar! De tienda en tienda sí que soy capaz de aguantar las 300 horas de las que me habla Pilar :)

    Sbm, claro que sí, que acabé destrozada y había que recuperarse :)

    Muchos besos para los tres y gracias por vuestros comentarios!!! Pero gracias de verdad :)

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja mi madre siempre dice que quiere jugar al golf y por un cumple le regalamos un par de sesiones a ella y mi padre.

    Mi madre es como tú y mi padre como JC jajajaj ahora ella no quiere volver y él está loco por repetir :D

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja, me he reído mucho con lo de la mirada cruel ;D
    A mí el golf es que me parece muy aburrido y difícil. O sea, mola cuando le dan a la bola y la meten en el hoyo desde a tomar por culo, pero ¿cuántas probabilidades hay de que eso ocurra?... y además, cuando pasa se pueden poner todo lo técnicos que quieran, pero no pueden negar que les sale de coña.
    Al profesor ese, ¿le pagáis o aparece allí por una maldición que le condena a enseñar a los principiantes?. Porque si lo hace gratis es para mandarle a tomar por culo y si cobra es para mandarle a tomar por culo y que os devuelva el dinero...
    Me ha gustado mucho la entrada :)

    ResponderEliminar
  9. Me recuerda mis primeras clases de golf. Y mis segundas clases de golf también. Eso de dar con el palito en la bolita es la milk de difícil. Ahora que con el putter soy un hacha, emboco con toda facilidad. Lástima que para llegar al hoyo de 20 golpes de más...
    Salu2

    ResponderEliminar
  10. Pepinillo, es que es muy difícil! Y JC lo hace fenomenal, que me alegra, pero no hay derecho. . . Con lo chulo que es ir de compras juntos, y la de ejercicio que se hace :)

    Doctora, de gratis nada, que le pagamos! Y es cruel, pero cruel cruel. Con JC muy coleguilla, pero a mí me tiene frita. Y encima JC le sigue la corriente, en vez de plantarse y decirle "eh, tú, que Lili, es la repera en esto del golf". Aunque sea mentira, pero para algo es mi novio.

    Juan Carlos, bienvenido!!! Sí que es difícil, una pesadilla. Nosotros todavía no hemos ido a patear; el rubio cruel sólo me deja coger el pitch y el hierro 7. En fin. . ., te mantendré al tanto de mis progresos (que espero que los haya) (siempre he sido de un optimismo que roza la locura :)

    Mil gracias por vuestros comentarios y mil besos!!!

    ResponderEliminar
  11. A mí me parece un deporte de ricos ...

    ResponderEliminar
  12. Que va, Fran. Es un deporte para los que hemos pasado de los treinta y estamos un poco cascadillos (esto va por JC, que yo estoy como una rosa :)
    Un beso!
    Ah!, y nosotros ricos na de na (ya me gustaría a mí!)

    ResponderEliminar
  13. Si juegas al golf debes saber que cuando te compras un putt o un driver nuevo funcionan genial durante las tres primeras rondas, luego pasan a tener el mismo rendimiento que los anteriores palos que teníamos. No sé si me explico, aguda Lili.

    ResponderEliminar
  14. Lili!
    Yo jugué un año entero en el último año de carrera. Me moló mucho porque era una actividad que hacía con mi padre...mis actuales obligaciones no me lo permiten! pero molaba.
    Ten en cuenta que el golf es el segundo deporte más técnico que hay (después del salto de altura), así que es normal que cueste darle!!

    ResponderEliminar
  15. Lili, yo he pasado de los treinta, pero me parece de ricos por todo lo que lo rodea, no es como el baloncesto que te compras una pelota y juegas en la canasta en la calle ...

    ResponderEliminar
  16. Estimada Lili me han gustado los sonetos que tenéis en las páginas “El independiente digital”, muy acertados y bien combinados, poco usados actualmente y difícil resulta su composición. Felicita al que tanta fortuna tiene de compartir contigo ese lugar lleno de ingenio y verdad.

    ResponderEliminar
  17. Pitt Tristán, ¿estás tratando de decirme que no hay palos mágicos, y que aunque me compre uno de 400 euros mi golpe no será mejor? Porque pensaba que parte de la culpa es lo cutres que son los palos que me deja el profesor. . . que yo no puedo hacerlo tan mal!

    Adam, sí que cuesta mucho, y estresa más. No te imaginas lo que tardo en chequear que todo está correcto (o lo que yo entiendo por correcto, que Borja tiene una opinión muy diferente :); estoy al menos cinco minutos delante de la bola repasando. . .

    Sí, Fran. . ., he de reconocer que llevas razón. Es un poco carillo. Yo por ahora sólo me he comprado un guante. Y un par de polos. O tres. O quizás cuatro. Y los zapatos, que son chulísimos. Y una gorra. Cuando tengamos que pensar en los palos. . . Esperaremos a la paga extra de navidad :)

    Muchos besos a los tres! Y feliz tarde!

    ResponderEliminar
  18. Españoleto, le transmito tus felicitaciones, y me alegro muchísimo de que te gusten. Don Francisco (que así se llama el jefe de elindependientedigital) es un genio, en serio, y todo lo bueno es suyo. Los sonetos le salen como churros, es impresionante. Y los artículos dan siempre en el clavo (desde mi punto de vista, claro). Yo sólo colaboro con algún artículo y mantengo la esperanza de que se me pegue algo de él.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Hola Lili ! Me encantan todas la entradas de tu blog ! No sabes lo que me rio en mi despacho leyéndolas!!
    Yo también juego al golf con mi novio!! Tiene que ser super divertido jugar con JC y contigo… ;P
    Aunque creo que mejor aun irse de tiendas contigo..
    Por cierto, nos tienes que contar con pelos y señales ese viajecito a Paris, la ville de l’amour!!
    Sigue asi!
    Pepi (no consigo dejar el comentario desde mi cuenta, asi que lo dejo como anonima...)

    ResponderEliminar
  20. Pepi, bienvenida!!! Estoy de acuerdo, lo mío son las compras:) El golf exige demasiada coordinación, de la que ando escasa para el tema deportivo y que sin embargo me sobra para elegir un conjunto mono :)
    Contaré todos los detalles de París, por supuesto! (bueeno, igual me callo alguno . . .)
    Un beso, y espero verte más por aquí!

    ResponderEliminar
  21. No les hagas caso. Tú coge el palo bien fuerte, que después sale volando y te montan el pollo...
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Pero nena, con el golf se pierde barriga???? jajajajaja

    1besico!

    ResponderEliminar
  23. Elvis, estoy de acuerdo contigo. El rubio cruel y puñetero me dice que eso le quita ritmo a mi swing, pero mejor agarrarlo fuerte . . ., que el palo tiene vida propia.

    Fiona, a mí me da que no. . . Lo mejor sería dejar un poco la cerveza y las patatas fritas, pero JC ni se lo plantea :)

    Besos a los dos, y feliz día! Y gracias por los comentarios :)

    ResponderEliminar
  24. Bufff... yo el glof, sólo en la Wii que te lo dan (bastante pero no del todo) mascadito...
    En nuestro hogar nos hemos decantado por ir a correr al parque, con Gengis incluido... Muero y acabo (casi) echando el pulmón, pero me encanta la sensación de libertad...
    Quién me lo iba a decir a mí que no corría ni por coger el bus... qué cosas, oye...
    Por cier, que me encanta como escribes y, también y aún más, que me comentes a mí, jeje...
    Un besico.

    ResponderEliminar
  25. Ups, quería decir el golf... no el "glof"?!

    ResponderEliminar
  26. Sweety, yo a veces salgo a correr los fines de semana y me encanta! El viernes por la noche JC y yo quedamos en levantarnos tempranito, pero a la mañana siguiente siempre me dice "yo paso", el muy flojo. Y a la vuelta de la carrera traigo churros para desayunar (¡que me los he ganado!), con lo que la gordura de JC va a peor :)
    ¡Cómo no te voy a comentar, si tu blogs es de mis preferidos! Fuiste de mis primeras seguidoras y me hizo muchísima ilusión.
    ¡Un beso, guapa, y feliz día!

    ResponderEliminar
  27. Mira, precisamente que juegues al golf no nos había dado la pista de que fueras pija, querida mía, lo sabíamos antes...

    Claro, que sólo alguien tan divina como tú puede hacerse una coleta y vestirse con ropa deportiva y estar estupenda.

    Mua!

    PD: Tomaste una sabia decisión.

    ResponderEliminar
  28. Take Your mama Out, te dejo que me llames pija por ser tú, y porque soy tu heroína (estoy feliz!), pero ¡yo no soy pija! Lo de divina me encanta, gracias!
    Besos!
    PD: Estoy de acuerdo :)

    ResponderEliminar
  29. jajajjajaja.
    Mientras te iba leyendo pensaba decirte que le dijeras a JC que pasabas del golf y que el único deporte que ibas a practicar era el shoping, y ya veo que no hace falta que te lo diga...
    Buena elección!
    un beso

    ResponderEliminar
  30. Me alegro de que te gustase!!! Y de que hayamos coincidido en la decisión final :) Es que no hay ni punto de comparación, hombreya!
    Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
  31. Uy que poco deportista me has salido Lily!!! Y cómo haces para mantener esa silueta??? Sea como sea yo necesito deporte, a parte de mantenerme la línea me mantiene cuerda, que sí tengo mis locuras pero al menos mis depresiones y ataques de ira no van a más jaja.
    Un beso...golfa!

    ResponderEliminar
  32. Cocci, el deporte y yo somos incompatibles, pero me encanta andar. Ando muchísimo (y no sólo de compra, no seas mal pensada :) Por las noches me pongo las zapatillas mbt (esas que son superfeas con una suela que parece una barca) y me doy paseos larguíiiisimos. Cuanto más nerviosa estoy, más rápido ando (normalmente voy como una flecha :)
    Otro beso!!!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...