domingo, 9 de octubre de 2011

Lili 1, móvil 0

     Acabo de salir de yoga y me siento otra persona. Mi karma está limpio y reluciente; no hay nada en el mundo que pueda acabar con esta felicidad, al menos hasta mañana. Voy a llamar a JC para que vaya preparando la cena…
     ¡Por Dios, tengo seis llamadas perdidas en el móvil! ¡Pero si la clase sólo dura una hora y media!
     Mmmm…, dos de Eduardo (mi jefe), tres de Anastasia (mi suegra) y una de un número que no me suena… De ésta última paso, que odio hablar con desconocidos… Empezaré por mi jefe…
     —¡Lili, dónde estabas? ¿Por qué no coges el móvil? —trato de contestarle pero no me da tiempo: el yoga baja la rapidez de mis reflejos, es un efecto secundario de la relajación—. Te he dejado una lista de nombres y datos encima de tu mesa para facturar mañana; lo necesito antes de las dos. Los importes están anotados en rojo. Es poca cosa, no llegan a cincuenta; cien como mucho… —¿Qué? ¡No fastidies, pero si mañana es domingo! ¿No puede esperar al lunes?— ¡No, no puede esperar al lunes! —Vaya, tengo que practicar lo de hablar mentalmente…, está claro que no sé hacerlo…
     Oigo la señal de desconectado y miro el móvil con desolación. ¡Qué dichosa y despreocupada era la humanidad antes de su aparición!
     Decido no llamar a Anastasia, mi karma está cogiendo un leve colorcillo beige y…
     Vale, me está llamando ella…
     —¡Lili, dónde estabas? ¿Y por qué no coges el móvil? —sufro un déjà vu tan intenso que me tengo que apoyar en una farola—. No importa; tenemos que hacer algo con esa boda (*).
     —Hola, Anastasia —la saludo, en un intento de darle algo de normalidad a la conversación.
     —Déjate de holas, Lili, que esto es muy serio. ¿Qué hacemos?
     Lo pienso unos segundos con detenimiento.
     —Podríamos hacer una fiesta de Blanco y Negro —contesto; sí, ya sé que está muy visto, pero nunca falla—. ¡O quizás una fiesta hawaiana, con cócteles exóticos! —ya me veo, con un bikini y una faldita de…, no que estoy muy blanca—. ¡Mejor una fiesta años cincuenta! —¡sí, eso es! Me puedo hacer unas ondas en el pelo, a lo Verónica Lake, y…
     —¿De qué fiesta hablas? ¡Por Dios, Lili, tenemos que anular esa boda! —exclama mi suegra—. ¡Y cada día que pasa es más difícil! Necesito que escribas mañana una carta al obispo y…
     —No creo que eso sirva para algo, porque se han casado por lo civil —respondo.
     —… y si la terminas antes del mediodía se la puedo llevar a Clementina, que tiene muchos contactos, de manera que…
     —No, Anastasia, si es que el obispo no tiene nada que ver —insisto, con el karma ya tirando a color cámel.
     —… me paso por tu casa y la recojo. Antes de las dos.
     —¡Pero Anestesia, que no me escuchas! —efectivamente. A veces me da esa impresión, pero en este caso es una realidad como la copa de un pino: mi suegra ha colgado.
     Me separo de la farola en la que me he apoyado y retomo mi camino a casa. Mis pasos ya no son tan alegres, y el móvil me quema en la mano. Inspiro y expiro, inspiro y expiro, inspiro y expiro…
     ¿Y ahora que, eh? ¿¿¿Ahora qué???
     ¿¿¿Quién me llama???
     Inspiro y expiro profundamente una vez más y miro la pantalla: no reconozco el número… Me lio la manta a la cabeza y descuelgo. A estas alturas, y con el karma marrón oscuro, ya no importa.
     —¿Diga?
     —¡Lili, dónde estaba? ¿Y por qué no coge el móvil? ¡Una presidenta debe estar siempre disponible para los vecinos! —alejo el aparato infernal de mi oreja y lo miro; luego me giro y busco con la vista una cámara oculta—. Soy Monikey, la vecina de la escalera tres, segundo centro. Tenemos un problema. (**)
     Lo sé: estoy histérica y a punto de tirar el móvil contra el suelo. Sólo el pensar que JC me deja seguro en el caso de que se me caiga otro teléfono de forma accidental consigue pararme. Me siento en un banco y trato de calmarme.
     —¿Qué sucede? —consigo decir, y mi voz suena casi normal.
     —Tenemos un perro que se orina en las zonas comunes.
     ¡No! ¡Venga ya!
     —¿Qué perro?
     —El de la vecina esa tan antipática y estirada que no saluda a nadie y mira siempre por encima del hombro —no tengo claro de quien me habla; juraría que acaba de describirse, pero la cosa no me cuadra.
     —¿Tú tienes perro? —le pregunto, por descartarlo.
     —¿Yo? No, y eso da igual. Tiene que escribir mañana una carta a esa señora y decirle que…
     ¿Mañana? ¿Está de broma?
     De repente lo veo claro: mi jefe, mi suegra y mi vecina pedorra tomando un vermouth en alguna terraza pija y pensando la forma de fastidiarme el domingo…
     —… y es horrible salir al jardín y que todo huela a pis. Espero que…
     Con manos temblorosas y un karma negro como el hollín, cuelgo a Monikey.  A continuación llamo a JC:
     —Me va a pasar otra vez —le digo cuando contesta al otro lado de la línea.
     Quince minutos después JC está a mi lado, en el banco, y trata de quitarme el móvil de las manos.
     —Lili, guapa, si no aflojas un poco no puedo cogerlo.
     Me miro la mano y veo que la tengo blanca. Poco a poco voy abriéndola y JC coge el teléfono. La lucha ha sido dura: el móvil estaba deseando tirarse contra la acera y se había compinchado con mis zapatillas para que lo pisaran. Incluso ha intentado lanzarse contra la marquesina del autobús. Pero al final se ha impuesto mi voluntad de hierro. ¡Ja!
     ¡Lili 1, móvil 0!

     (*) Si acabas de llegar a este blog y estás un poco perdido (y no te has leído las entradas previas, cosa que te aconsejo que hagas a la mayor brevedad porque están muy guays), te cuento: mi cuñado Javi (hermano de mi novio JC) se ha casado por sorpresa y sin avisar a nadie con su novio Jon, que es un encanto. Todo el mundo está feliz, menos mi suegra Anestesia (ups, quería decir Anastasia). Ella nunca está feliz…
     (**) Un día que estaba aburrida fui a una junta de mi comunidad de vecinos y me presenté voluntaria para presidenta.
     ¿Cómo dices?¿Loca, yo?
     Mmmm…, sí, un poco.

40 comentarios:

  1. Yo pensaba que era incompatible hacer yoga con tener móvil. En mi opinión mientras no te deshagas del teléfono estás tirando el dinero con el yoga :)
    Por cierto, aunque se casasen por lo civil yo no me fiaría de la tal Clementina...

    ResponderEliminar
  2. Se me ocurre que cuando salgas para el yoga dejes el teléfono en casa, no podrás cogerlo hasta la vuelta y al menos, ya estarás en casa ;)

    Besos animosos

    ResponderEliminar
  3. Me parece muy bien que tengas tan bien enseñado a don JC como amo de su casa, preparando la cena y otros menesteres, porque para eso eres presidenta, que se note que mandas algo, por lo menos en la finca (yo hace unas semanas que he dejado de serlo). Lili vete con Richard Gere (aunque está ya un poco cascado) y abrázale a él y la fe budista para encontrar esa paz que tanto necesitas.

    ResponderEliminar
  4. Joooooooooooooooooder es que a mi también se me pone así todo negro... vaya tela. Los domingos deberías apagar el móvil.
    O aprender un acento raruno para decir... lili? se lo ha dejado aqui.

    ummm inténtalo y me cuentas...

    ResponderEliminar
  5. jajajaja
    me ha encantado que diste un resumen por si nos la hemos perdido!

    de verdad
    que esto no es una serie lili?

    :)

    ResponderEliminar
  6. Te felicito por el logro.
    Ese 1 - 0 es un paso muy grande que has dado.

    Sugerencia: Agregar a Monikey como contacto, de manera que sepas que es ella la que llama y puedas apagar el celular a tiempo.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡Jajajaja!!! Flipo con tu jefe, ¿quién hace trabajar a sus empleados en domingo?. Y Anestesia..digo... genial.

    ResponderEliminar
  8. Madre mía, yo los domingos no estoy para nadie, es innegociable...jajajaj, y vivo con el miedo a que en mi comunidad sea rotativo el cargo y me toque a mí en unos años, qué coño voy a hacer si no voy ni a las reuniones??!!!

    1besico!

    ResponderEliminar
  9. eso te pasa por hacer yoga. Te recomiendo hacer karate, kick boxing o full contact. Tu suegra es Anastasia o Anestesia? Es básico saberlo....

    ResponderEliminar
  10. Doctora, para mí tener móvil comienza a ser incompatible con vivir!!! Y sí, Clementina es íntima de mi suegra y también es un poco bicho. . ., estaremos pendientes de ella :)

    Pilar, eso haré esta tarde, que tengo mi próxima clase. Pasando de móvil, que me causa un estrés. . ., que los miles de millones de saludos al sol que hago no sirven para nada :)

    Españoleto, bueeeno, no es por decepcionarte, pero JC. . ., amo de su casa. . ., no mucho. Para él preparar la cena es abrir una botella de vino y una bolsa de patatas fritas :) Y lo del budismo, no te lo vas a creer pero mi madre, que ahora está un poco en esa corriente (no sé cuanto le durará), me ha dicho lo mismo! Tendré que pensarlo con detenimiento.

    Besos a los tres, y feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  11. Pepinillo, no hay derecho, ¿verdad? Lo único bueno es que con el rollo de las facturas me perdí la clase de golf (una pena :).

    Jo, de verdad que no es una serie! Aunque a veces pienso que podría serlo. . .

    :(, ya la he agregado (a Monikey, me refiero). Esa no me pilla más desprevenida, ¡ja! Y gracias por la felicitación; la lucha fue dura y encarnizada, pero venció la mejor :)

    Dra. Anchoa, cuando digo que necesito otro trabajo, lo digo de verdad!!! Que mi jefe está loco!!! El día menos pensado me veis en el telediario en una redada de la guardia civil, ya verás.

    Más besos, y gracias gracias por vuestros comentarios!

    ResponderEliminar
  12. Fiona, es que no hay derecho; el domingo debería ser sagrado (también para los ateillos!). Y lo de la comunidad al principio me pareció bien, pero ya me estoy cansando un poco. Y sólo llevo tres meses! No..., en realidad sólo son dos! Se me va a hacer eterno.

    Sandler, nada de eso, lo que de verdad me relaja son las compras. Así de claro. Y así de caro, claro:) Y mi suegra es Anastasia, pero Anestesia le pega más (palabras textuales de mi hermana Sofi :)

    Muchos besos, y gracias! Sois guays!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola, Lili! Pues ya ves, al final SIEMPRE se impone la naturaleza, ni yogas ni leches, jaja. Lo que no entiendo es que te dé tiempo a hacer tantas cosas, incluidas las entradas del blog.

    PD-Cambia de jefe.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Lili, bien!! Ganaste la batalla! jjejejejee me alegro un montón!!!!

    Y en cuanto a los problemillas dominicales que te surguieron, espero que ya estén todos solucionados y no dieran mucho el tostón!

    Besotes guapa

    ResponderEliminar
  15. No me lo puedo creer, que la autora de este maravilloso blog es mi pai...sa...na???
    Quéee emoción!!
    Anda que vaya con tu jefe, con tu suegra(suegras que no escuchan, mmmmmm, de qué me suena??) y con la Monikei esa. La próxima vez no contestes llamadas hasta el dia siguiente como mínimo, que la limpieza del karma te dure al menos 24 horas!!
    1 beso :)

    ResponderEliminar
  16. jajaja, no hay nada como arruinar el karma. Será que es incompatible con el móvil o con tu suegra,no sé.

    Bueno, me quedo en el rellano de la escalera esperando el próximo capítulo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Sbm, yo tampoco lo entiendo; creo que el secreto está en dormir poco :) Y sí!!!, quiero cambiar de trabajo!!! Que el que tengo me va a quitar la salud (la física; la mental ya hace tiempo que la perdí :)

    Sra T., sí que gané! La idea de explicarle a JC cómo se me había vuelto a caer el móvil era muy dura. . . Y el domingo ya pasó, menos mal!

    Isa, sí, almeriense de toda la vida de dios! (y madrileña de adopción). Hoy el karma está un poco más limpio (gracias al chardonnay de la cena de anoche; todo el mundo sabe que el alcohol desinfecta superbien :)

    Walden, me encanta verte por aquí! Si tengo que elegir, el karma es incompatible con mi suegra. La vida en general es incompatible con mi suegra. Claro, que el móvil tampoco me da buenas vibraciones últimamente, y si juntamos ambos (suegra+móvil): es para morirse!!!

    Gracias a los cuatro por leerme y por comentarme!!! Os merecéis al menos un millón de besos por cabeza, que la entrada es larguilla (trato de acortarlas, pero al final siempre me lío :)

    ResponderEliminar
  18. Nena deja el yoga creo que te trae un mal karma.... es que a esas alturas sé que no dejarás el móvil a pesar de ser la mejor opción jajaj
    en fin por lo menos a nosotros nos hacen gracia tus desaventuras a tí no pero es así de dura la vida
    besos

    ResponderEliminar
  19. He llegado aqui por casualidad y me he enganchado xD. He estado un ratejo y ya estoy al dia con tu blog, es genial la forma que tienes de escribir, me declaro fan tuya total xD!!!!

    Un beso y me seguiré pasando por aqui!

    ResponderEliminar
  20. Menudas historias de vida más entretenidas joer... tu ya tienes pa unas memorias. Haz como yo, deja el móvil en casa, yo cada vez lo llevo menos, y de noche siempre apagado, ya se, Y si pasa algo?, pues si pasa algo, ya me encontrarán. Te aconsejo unas lecturas sobre la asertividad; y como decir que no... que a veces nos cuesta demasiado. bicos

    ResponderEliminar
  21. De verdad que tu jefe me parece un inpresentable... y tu suegra tu suegra es...
    uff hija mia esto no hay quien lo soporte ni con yoga ni con meditación vamos! Besazos.

    ResponderEliminar
  22. Holaaaaaaa, vengo a devolverte la visita, a darte las gracias por seguir mi blog y me encuentro con esto???? ja,ja,ja, me partooooo, lo de tu jefe....hasta cierto punto es normal...lo de tu suegra...bueno, también....pero lo que si es para que te aten...es lo de presentarte voluntaria como presidenta de la comunidad!!!!! por favorrrrrrrrrr!!! pero que te pasa??? Me quedo por aquí porque presiento que me voy a divertir, ja, ja,ja,.
    Por cierto, ahora que hablas del karma....has oido hablar de un libro que se titula "Maldito Karma" de David Safier???? te lo recomiendo...para que lo controles ja,ja,ja, o acabarás como hormiga....
    Un besote..

    ResponderEliminar
  23. No es compatible yoga=relajación/meditación con tf móvil=estrés/lamadrequeloparió.
    Apúntate a natación, ahí no suena.
    :)

    ResponderEliminar
  24. Lili no renuncies ni decaigas , sigue con tu labor humanitaria, tenemos todas las esperanzas depositadas en ti, el móvil junto con el blog es tu contacto más directo con los mortales, mantenlos en comunicación permanente y la meditación es la que te acerca a los dioses para que te ayuden a concederte sabiduría, apoyo y fuerza, eres parte de ellos, una semidiosa. ¡No nos abandones a nuestra maltrecha suerte!

    ResponderEliminar
  25. Qué cosas!! mira q tener un móvil suicida!! jajajajaja. En un momento se puede fastidiar el día eh, parece q los tenías a todos compinchados!

    ResponderEliminar
  26. Cruela, yo creo que el problema es mi jefe, que está como una cabra; y mis vecinos! (bueno, sólo Monikey, que a los demás casi no los conozco). El yoga no me ayuda mucho con el karma, pero me está dejando una cinturilla divina, y estoy cogiendo una flexibilidad que para que decirte :)

    Anónimo, bienvenida!!! Me alegro de que te quedes: mi vida da para mucho muchísimo :)

    Volboretinha, es cierto, no sé decir que no!!! Lo intento, pero al final me lio y acabo diciendo: sí, claro, faltaría más, estoy para lo que quieras :)

    Muchos besos para los tres!!! Y gracias por pasaros por aquí!

    ResponderEliminar
  27. Ay, Celia, lo de mi suegra es horrible. ¿Y sabes lo que me dice? Que quien quiere a la col quiere a las hojitas de alrededor. Pues yo me quedo con mi col, que es guay, pero de las hojitas paso!

    Metamorfosis, bienvenida!!! Tu blog me encantó (el título es muy yo!!!). Y sí, puede que esté un poco piradilla :) Y la cosa va a más! Mis hermanas dicen que en la vida real soy peor :) Me anoto el libro para futuras lecturas; ya te contaré cuando lo lea.

    Hola, Sergio! No sé, no sé, es que la natación con el gorro ese de goma me da nosequé. . .

    Muchos besos. Sois geniales por dedicar un rato a leerme y comentar. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  28. Españoleto, muchas esperanzas has depositado en mí! Pero yo no decaigo, eso fijo. Seguiré adelante, y ni suegras, ni móviles, ni vecinas puñeteras, ni nadadenada podrá conmigo! Bien!
    Chico, me das un subidon tremendo con tus entradas. Voy a acabar creyéndome Supergirl! No, mejor Catwoman, que me encanta el mono de cuero :)

    Un beso y gracias por tus comentarios; sabes que me hacen feliz.

    ResponderEliminar
  29. Ojizarka, yo también lo pensé. ¡Incluso levante los brazos al cielo y grité ¿por qué?! Pero esto lo hice con la mente :) Y sí, mi móvil tiene tendencias suicidas muy marcadas; un caso único y sorprendente, según JC.
    Un beso, y feliz día!

    ResponderEliminar
  30. Uff lo de tu jefe me ha puesto a mi alerta y de mala leche, en fin espero que al menos te quedase un ratio para ti. un besito

    ResponderEliminar
  31. da igual, hagas lo que hagas, los móviles se las apañan siempre para salir pegados a una día tras día!!!

    suerte con el pis del perro

    jajajaja, cómo me rio con tu blog
    un saludito

    ResponderEliminar
  32. Dar el fin de semana a los demas es un acto de generosidad sin limites. Te felicito.
    ¿El yoga?, una perdida de dinero, te aconsejo ir a misa de 10, te vas a quedar nueva y si existe dios, eso que te llevas.

    ResponderEliminar
  33. El phone tiene una teclita que pone off. Y es de salud usarla!

    ResponderEliminar
  34. Que horror de frase... pero ya que ella le parece interesante que se aplique el cuento con las hojitas que tiene su hijo recien casado.

    ResponderEliminar
  35. A veces apagar el móvil nos hace un gran bien. Y mañana será otro día... :)

    ResponderEliminar
  36. Un ratón, bienvenida!!! Que guay verte aquí! Me quedó un rato, sí, pero muy pequeño . . . Hoy he apagado el móvil, por si las moscas :)

    María, lo del pis del perro es la repera: resulta que no se hacía pis en el jardín, sino en la acera!!! ¿Y que quiere Monikey que haga yo? Me alegro de que te rías con el blog (he de reconocer que cuando repaso la entrada, antes de subirla, a veces también se me escapa la risa, y eso que soy la perjudicada!; pero el del humor es el sentido que tengo más desarrollado :)

    Steppenwolf, bienvenido!!! Lo de ir a misa lo he pensado (mi madre es superespiritual y me aconseja la meditación y la oración a todas horas), pero. . ., no termina de ir conmigo.

    Besos a los tres!!! Y gracias por vuestra visitilla y vuestras palabras!

    ResponderEliminar
  37. Susana Moo, bienvenida!!! Si yo uso la tecla que dices! Pero luego cuando lo enciendo y veo las llamadas perdidas y los e-mails no puedo obviarlos. Tendría que hacer terapia de desconexión o algo así.

    Celia, es una frase chunga chunga. Si supieras la manía que le he cogido a la coliflor con bechamel! (y antes me encantaba). Lo de aplicarselo a Jon no lo había pensado! La próxima vez que me la diga, se lo suelto. Gracias por la idea, guapa :)

    Mi casa de juguete, gran frase, sí! Yo la uso mucho (Escarlata O´Hara es de mis heroínas preferidas, junto con Bridget Jones y Uma Thurman) (ésta última por el mono amarillo que saca en Kill Bill; me encanta!!)

    Más besos, chicas. Y sois geniales!!! Gracias gracias gracias!

    ResponderEliminar
  38. Definitivamente el yoga hizo efecto.....
    Enhorabuena Lili!!!,jejeje

    ResponderEliminar
  39. Me encanta cuando tiras el móvil. Sí, a J no tanto, pero a mi me encanta, me recuerdas a mi mejor amiga que es muy de decir un ¡A la mierda! al más puro estilo Fernán Gómez y estampar el móvil contra la pared más próxima.

    Tiene que desahogar una barbaridad, un día lo pruebo.

    Pero lo pruebo yo, tú no, tú sigue con tu terapia :D

    Besossss

    ResponderEliminar
  40. Merluca, un poquillo de efecto sí que hizo, pero duró tan poco... Besos, guapa!!!

    Take, es lo mejor del mundo. Bueeno, lo segundo mejor del móvil. Yo pienso "a tomar por saco" y lo estampo y es. . ., genial! Sí, tienes que probarlo :) Y me llevaría bien con tu mejor amiga seguro!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...