miércoles, 12 de octubre de 2011

Mamá se vuelve más espiritual. . ., o algo así

   —¿Desde cuándo no ves a mamá? —me preguntó mi hermana Sofi ayer, mientras echábamos un vistazo al Vogue, versión americana (la española nos la sabemos de memoria, así que hemos decidido ampliar horizontes), y nos tomábamos un vinillo en una terraza.
    —Mmmm, no sé, creo que un par de semanas —¡vaya, cuanto tiempo! —. ¡Pero hablo con ella por teléfono casi todos los días! —exclamó mi culpabilidad, antes de que pudiera controlarla.
    —Deberías hacerle una visita, lo vas a flipar —contestó Sofi.
    —Si es por lo del maestro yogui y el incienso y todo eso ya lo sé y me parece fenomenal. Yo también voy a yoga y estoy mucho más calmada, mucho más en paz con el mundo. —Sofi me dirigió una mirada burlona—. ¿Qué? —pregunté en tono desafiante.
    —No, nada, si se te nota. Mucho más calmada, sí —le dio un trago a su copa y dijo misteriosa—. Pero ve a ver a mamá…
    Hoy al mediodía he salido pitando del trabajo y he venido a comer con mis padres: la curiosidad me está matando.
    Mi madre es muy especial, algo excéntrica, apasionada con todo lo que hace… pero nada de lo anterior me ha preparado para lo de ahora.
        —¡Mamá! ¿Qué llevas puesto? —exclamo asustada cuando me abre la puerta. Un intenso olor a incienso (juraría que mezclado con marihuana) se expande por el descansillo.
    —Es maravilloso, ¿verdad?; como un arco iris —contesta sonriendo al tiempo que me abraza—. Vamos, entra; no te quedes ahí parada.
    Estoy tan impresionada que no puedo moverme: ¿quién, que no esté como una cabra, se pondría un pantalón hindú naranja con una camiseta de lunares lilas y amarillos y un pañuelo verde al cuello?
    —Venga, cariño, que la comida ya está en la mesa —me empuja hacia el salón. En plena alucinación oigo campanillas y…
    —¡Mamá, llevas pulseras con cascabeles en el tobillo? —le miro los pies y no me lo creo—. ¿Y por qué vas descalza?
    —Lili, deja de gritar, cielo, que estás enturbiando mi aura —y agita las manos a su alrededor en un intento de alejar cualquier atisbo de lógica que se le pudiese acercar.
    —¿Estás en una secta? ¿A tus años? —no veo otra explicación.
    —¡Lili, por quién me has tomado? —se ofende, y añade—. ¡Sigo siendo tu madre, jovencita! Es sólo que me he vuelto más espiritual y estoy más en contacto con mi yo interior.
    ¿Desde cuándo el yo interior de mi madre es un payaso? El de Micolor, para que te sitúes.
    —¿Y papá te ha visto?
    —¿Crees que alguien puede no verla? —responde una voz a mi lado. Sentado en el sofá y engullido por un millón de cojines multicolor descubro a mi padre, que lleva una camiseta rosa y unos pantalones de lino blancos.
    —¿Y tú por qué vas vestido así? —le pregunto horrorizada. Ignoraba que mi padre conociese otros colores que no fuesen la gama de los marrones y la de los grises.
    —Tu madre, ya sabes —y deja los ojos en blanco—. Está tan involucrada con todo el tema este espiritual que es mejor unirse a ella —se acerca y me susurra al oído: — Sobre todo si vives con ella.
    —No imaginas lo importantes que son los colores en nuestra vida, cariño —dice mi madre, y examina con ojo crítico el vestido que llevo puesto—. Mi maestro yogui dice que si vas de gris, serás un ser gris —me hace un gesto con la mano y la sigo hacia su dormitorio—. Toma, quítate eso y ponte esta túnica.
    —¡No! ¿Cómo me voy a poner eso? ¿Y qué tiene de malo mi vestido? —te aclaro que es un vestido precioso, negro con el cuello blanco y un lazo a la cintura.
    —No me escuchas, Lili. ¡Necesitas color en tu vida!
    —No, de eso nada —me reafirmo.
    —Cielo, el aura que te rodea no brilla, está apagada. Si pudieses…
    —¡Que no, mamá!
    Veinte minutos después estamos sentados en la mesa. Sí, lo has adivinado: llevo una túnica amarilla con listas azules horrible. Tengo un problema, lo sé. Pero al menos mi aura está feliz, o eso dice mamá.
     Mi padre examina con ojo crítico la gelatina que hay en su plato: es como una escultura moderan con trozos de brócoli y judías verdes.
     —No termina de gustarme esta cosa —le dice a mi madre, y se lleva otra cucharada bamboleante a la boca: mi padre siempre ha sido un hombre valiente—. Prefiero el tofu.
     Yo no puedo comer. La impresión me ha quitado el apetito. Y, sí…, el aspecto de la gelatina también.
     —¿Y papá conoce a tu maestro yogui? —le pregunto a mi madre. No entiendo que alguien te pueda convencer de comer esto si no hay una razón muy poderosa por medio; miro a mi padre y se lo pregunto—. ¿Es guapo? —. O mi madre se ha liado con él o se ha vuelto loca del todo; no sé qué opción prefiero, la verdad.
     —¡Claro que lo conoce! ¡Y es un ser bellísimo! —exclama mi madre indignada.
     —Por dentro —me aclara papá—. Por fuera tiene cien años al menos y un millón de arrugas.
     Vale, nada de sexo. Entonces ha perdido la cabeza… Que le vamos a hacer: era algo que se veía venir desde hace tiempo.
     Miro el reloj y doy un grito:
     —¡Son casi las cuatro! ¡Voy a llegar tarde al trabajo! —me pongo en pie y busco mi vestido y mi bolso.
     —No te preocupes, Lili, que te llevo en coche —dice mi padre, cogiendo las llaves.
     —Uf, gracias —me acerco a mi madre y le doy un beso—. Te llamaré mañana —tengo que vigilar este brote de locura de cerca.
     En el ascensor me quito la túnica y me vuelvo a poner mi vestido negro. Mi aura se queja, pero decido ignorarla.
     —¿Dónde tienes el coche? —le pregunto a mi padre cuando salimos del portal. Voy tardísimo y Eduardo hoy está de un mal genio terrible.
     Pero…
     —¡Papá! —le llamo: mi progenitor ha cruzado la acera y se aleja corriendo—. ¿Dónde vas?
     —¡Hasta mañana,  cariño! —agita la mano y se mete en el Burger King.
    ¿En serio? ¿De verdad me deja tirada por una hamburguesa? ¿Dónde se ha quedado el cariño paternal? En plena desesperación llamo a un taxi y me doy cuenta de lo que sucede: la locura es contagiosa y papá ha caído en ella. Un escalofrío me recorre la espalda…
     Espero haber salido de casa de mis padres a tiempo… que yo estoy muy cuerda.
   
     J.C., de normal te quiero mucho, pero si me haces para comer patatas fritas con huevos estrellados, ¡te quiero muchísimo! Y si encima me prometes que fregarás después. . ., ¡¡¡es que no tengo palabras!!!
     Eres mi persona preferida del mundo mundial.

47 comentarios:

  1. Yo creo que el aura se acostumbra a lo que le dé cada uno... igual ir vestida como Punky Brewster es positivo, pero...
    Si tu madre es así feliz yo no me preocuparía (siempre que no la descubras un día repartiendo folletitos en alguna estación de metro) :)

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajja me encanta, de verdad son cosas que te pasan o te inventas? A veces dudo eh.

    A mi ya el hecho de oír lo de yogui me da risa, sin querer me acuerdo del oso...

    Por cierto, felicidades! te tocó! pásate y dame tu dirección

    ResponderEliminar
  3. Doctora, mi madre no tiene medida; no descartamos lo de los folletos :) Y feliz sí que es (es una mujer increible, y hace muy feliz a los demás con sus locuras), pero. . ., mañana me la llevo de compras. Que vaya todo lo hippy que quiera, pero mona! (estoy segura de que su aura también tiene sentido del gusto :)
    Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
  4. Pepinillo, en serio??????? Gracias!!!!!!!!!!! Voy ahora mismo para allá. Que guay!!!!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, eso es amor, el de tu padre hacia tu madre, y no dudo que a la inversa lo sea también, como el de don J.C. hacia ti, no titubearía no sólo en abrir una bolsa de patatas y una botella de vino (que al parecer es lo más cercano que sabe hacer a preparar una comida), sino todo lo que su Lili dijera, así lo hiciera, afortunados ambos. Un abrazo y a lo mejor tu madre no va tan mal desencaminada, porque se le ve feliz, salvo por los atuendos y colores, que es contrario a nuestras normas de vestuario.

    ResponderEliminar
  6. Que grande tu madre!!!
    y el último párrafo parece un poquito "chantaje" jajajajaja

    ResponderEliminar
  7. Que linda tu aura tan colorista.
    Entre las mil "locuras" en las que puede caer una madre, esta me parece de las mejores.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. lili... a veces extraño a mi papa... la persona mas especial del mundo mundial...
    ¿sera que la relacion con el marca las proximas relaciones que tendremos en el futuro con los hombres?

    no lo se de cierto..

    extraño acercarme a mi mama a veces
    ...


    bonita aura lili

    ResponderEliminar
  9. Es difícil que me suceda, pero esta vez quedé sin palabras...

    ResponderEliminar
  10. yo una vez que he leído lo del maestro yogui, no he podido parar de reírme, porque me viene a la cabeza el OSO YOGUI!!

    ResponderEliminar
  11. eso sí, llámame infantil si quieres, jijiji

    ResponderEliminar
  12. Me imagino a tu madre como la hiervas de aqui no hay quien viva.

    ResponderEliminar
  13. Jaja, Qué bueno, debe ser una persona muy especial. La mía también lo es, aunque de momento no le ha dado por su "aura". Enhorabuena por la entrada, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  14. uff yeah! el jardín de la alegría versión Madriz????

    tu tan Vogue y tu madre tan hippy, curiosa mezcla...en el casino no te dejarían entrar me temo!

    ResponderEliminar
  15. Jajajajajajajajaja, qué bueno! Reconozco que en algunos momentos me ha entrado angustia vital: me recuerda muy mucho a mi madre y sus cosas espirituales. Pero tu padre es un crack! :D

    ResponderEliminar
  16. Españoleto, mis padres son la pareja perfecta! Y mi madre está en un momento un poco extravagante a la hora de vestir, pero quitando eso (duele a la vista tanto color junto) es un sol. Un beso!!!

    Ojizarka, es que JC no sabe mucho de cocina, pero las patatas y los huevos fritos se le dan fenomenal :) Y me los hizo!!! Luego fregamos entre los dos (o lo intentamos, porque nos bebimos una botella de vino entera y por la noche tuvimos que repasar un par de platos con pegarras! Otro beso, guapa!

    Pilar, mi madre es una caja de sorpresas :) Pero es maravillosa. Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
  17. Jo, siento que no tengas a tu padre cerca. . . Yo creo que sí, a veces pienso que JC se parece más a mi padre de lo que imagino. Y la relación con las madres puede ser complicada: la nuestra padeció una adolescencia (mía) terrible, pero ahora es mi mejor amiga (aunque suene a frase hecha, es verdad). Un beso, preciosa.

    :(, me preocupas, ¿eso es bueno? ¿Es por la
    risa? Espero que sea así. Otro beso mañanero.

    Fran, es cierto!!! Yo estoy tan acostumbrada a oirla hablar de su maestro que no me había dado cuenta, pero Pepinillo también me lo ha dicho :)
    Un puñado de besos!

    ResponderEliminar
  18. Celia, es algo parecido, pero habla normal, cómo con más alegría en el cuerpo, y es bajita (que la hierbas parece alta). Mi madre no pasa del metro ciencuenta: imagina tanto color en tan poco espacio, es horrible! Un beso superfuerte!

    Raquel, sí que lo es, muy muy especial, y muy muy guay (a pesar de sus cosas raras :)(o quizás por ellas). Un beso, guapa!

    Ey, Ey, Sandler, que cuando me avises para el casino no me llevo a mi madre! ¿Por qué no me van a dejar pasar? Lo de la locura no me atrevo a decirlo, pero lo del gusto raro para vestir no es contagioso, eso seguro :) Un beso (condicionado a que me avises para lo del casino :)

    Exter, las madres espirituales tienen su truquillo: hay que saber llevarlas, y mi padre, después de mil años casados, no falla:) Un beso! Y feliz día!

    ResponderEliminar
  19. Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios. Sois guays!!!!!

    ResponderEliminar
  20. Yo me veo como tu madre en unos años, pero sin tanta porquería para comer...jajajaja, me chiflan los colores y los combino mal!

    1besico!

    ResponderEliminar
  21. los besos condicionados nunca me han gustado...son una trampa!! lo del casino está hecho pero o Montecarlo o nada;)

    buen jueves y ánimos a toda la parroquia.

    ResponderEliminar
  22. Que bonito es tu blog. Tiene mogollón de personalidad! me gusta mucho :)
    Mira, te dejo mi dirección por si te quieres pasar, y si te gusta pues te invito a que me sigas!!!!
    Un besete grande!!! Muak :)

    curiosidadescuriosas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  23. Es difícil comentar cuando el texto va sobre tu propia madre, pero conozco algunas personas que han tenido el mismo punto... alguna de ellas se hizo vegetariana con paréntesis (que no tuviera un taquito de jamón a la vista...)

    Un beso, chula. ;-)))

    ResponderEliminar
  24. jaja... buenísima tu madre, la mía es todo lo contrario, combina los colores que da gusto, bolso, zapatos, medias, y hasta bragas y calcetines jejee.... Yo todo lo contrario, de colorines cuanto más mejor y mal combinado, y tu madre tiene razón, en que los colores te alegran... pone un poco de color en tu vida.... y olé tu madre!!! bicos

    ResponderEliminar
  25. Fiona, mira que tanto color cansa un poco. . ., aunque combinarlos tan mal como mi madre es un arte :) Lo de la comida no sé cuanto le durará (imagino que cómo mucho hasta navidad; no puede pasar sin turrón, mantecados, jamon serrano y esas cosas ricas).

    Sandler, fuera condición, pues, y un beso fuerte para ti. Y por supuesto que Montecarlo, no esperaría menos :)

    Rocio, gracias por tu visita!!! Me voy a ver tu blog :)

    Besos para los tres, y ánimo, que ya no queda nada para el fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  26. Sbm, no te cortes!!! Tu comenta libremente (pero igual te regaño :) Mi madre es vegetariana no-se-qué-más por ahora, pero no creo que le dure mucho: no la veo con esa convicción que te lleva a privarte del jamoncillo o del lomo. En un mes se le ha pasado y le ha dado otra ventolera (mi madre es muy suya). Otro beso, chulo :)

    Volvoretinha, eso sí, verla te sube el ánimo (cuando se te ha pasado el susto inicial), pero si se ciñese a un par de colores, la cosa estaría mejor:) Bicos!

    ResponderEliminar
  27. Esta tarde estoy feliz, que mi jefe se ha pirado a una reunión de algo raro (prefiero no enterarme de mucho. . .), y me voy a pasar todo el rato de visita en vuestros blogs. Bien!!!

    ResponderEliminar
  28. Qué paciencia tiene tu padre!! Jajaja. Y qué grande escapándose para comerse una hamburguesa (aunque está muy mal que te deje tirada)
    Tienes una gran familia :)

    ResponderEliminar
  29. hay chica pues yo estaría contenta con una madre así....porque a la mía le ha dado por disfrazarse, que no se yo que es peor.... el tro día fue a ver a una amiga que está ingresada en el hospital y se fue disfrazada!!!!!....dice que para hacer reir a su amiga, que ha oido que la risa cura....debío de montar un show en el hospital...que no me lo quiero ni imaginar....así que no se si serán cosas de la edad o que...pero despues de leer esto tuyo como que parece algo generalizado no???
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Isa, lo que no haga un padre por su hija, lo hace por una hamburguesa!!! El pobre lleva ya una semana a base de cosas raras (tofu, gelatina, cremas); tiene un mérito!

    Metamorfosis, mi madre ronda los sesenta-y-alguno-más. Será generacional? Eso sí, seguro que tu madre le levantó el ánimo a su amiga :)

    Sandler, bien!!!

    Muchos besos a los tres!!! Y gracias :)

    ResponderEliminar
  31. Las madres somos así... jajaja.

    Dicen que casi todas salimos a nuestras madres, así que ya ves lo que será de ti.

    Me gusta leerte, eres muy divertida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Después de tu llegada a mi Expediente X,
    Tal vez un blog más... llego al tuyo,
    en un momento algo espiritual jeje!!
    Besos Lili y bienvenida a los Expedientes X,
    esta madre va camino de serlo jaja!!

    ResponderEliminar
  33. Lili, me ha encantado tu entrada, he echado un vistacito más abajo y, por supuesto, me quedo. Como estoy aceleradísima, me esperaré al finde, pero me encanta pensar que ya tengo distracción y lectura para unos días (pocos, porque si sólo es desde agosto, me lo bebo en la mañana del sábado). No te apures mucho por tu madre, es mucho mejor eso a que estuviera deprimida y vestida de negro; en cuanto a tu padre, no le culpes por irse al burguer, imagínate qué expectativas alimenticias tiene, pobrecito.
    Mi ex se marchó con una "hierbas" que también andaba con lo del aura, al principio todo era muy bonito pero después quiso ponerlo quince día a una dieta de uvas blancas para limpiar los chacras, y ahí acabó todo para ellos. Comprendo que ames mucho más si te hacen patatas fritas con huevos estrellados, me ha dado hambre sólo de leerlo.
    Gracias por tu visita al blog de mi padre, y ya me tienes fija por aquí y encantada. Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  34. Hola Lili...es un placer recibirte en mi blog como seguidora...yo acabo de hacerme seguidora del tuyo.
    gracias bonito espero seamos muy amigas
    un abrazo
    Marina
    **ESPIGAS DEL ALMA III**

    ResponderEliminar
  35. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    LILI

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA, TOQUE DE CANELA ,STAR WARS, CARROS DE FUEGO, MEMORIAS DE AFRICA , CHAPLIN MONOCULO NOMBRE DE LA ROSA, ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER ,CHOCOLATE Y CREPUSCULO 1 Y2.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  36. "Tanto color en tan poco espacio"
    Me parto contigo! me muero por escucharte hablar!

    ResponderEliminar
  37. ¡Hola Lili!

    Muchas gracias por entrar en mi blog.
    Con ese gesto me abriste las puertas hacia el tuyo.

    Así que... que voy a decir ¡es todo un placer! Me he reído de lo lindo con las peripecias de tu madre,lo cuentas con mucho sentido del humor,me encantó,has puesto una sonrisa en mi rostro.
    Pensándolo bien... mi blog es negro, así que si me lo ve tu madre...¡peligro! me lo pone de colores.
    Un beso y un placer...

    ResponderEliminar
  38. Gloria, no te lo creerás, pero todo el mundo dice que me parezco más a mi padre (menos JC, que dice que soy clavadita a mi madre :) Un beso, guapa!

    Expediente X, bienvenido, y gracias por quedarte, que guay!!! Sí, mi madre es algo especial. . ., y cuando hable de mi padre, que parece tan normal en esta entrada, ya verás, porque es la repera :) Otro beso, y feliz viernes!

    Jana de la niebla, que alegría verte por aquí! El blog de tu padre me cautivó, es maravilloso, y el tuyo también. Este fin de semana estaré fuera (nos vamos a París dentro de un ratillo!), pero a la vuelta empezaré a leer los poemas desde el principio. Son preciosos (son mucho más que preciosos, pero no sé expresarlo de otra forma). Un beso

    ResponderEliminar
  39. Marina Emer, bienvenida!!! Ay, cuantos amigos nuevos, muchas gracias! Disfruto navegando y saltando de un blog a otro y de repente encontrando uno especial como el tuyo. Un beso fuerte :)

    José Ramón, bienvenido tú también! Y gracias por tu comentario. A la vuelta de mi viaje me paso por tu blog, prometido :)

    Celia, te decepcionarías, que no tengo la voz tan bonita como Ana Pepinillo :) Un beso, guapa. Me quedo con ganas de entrar en tu blog, pero no me da tiempo!!!! Ojalá que en el hotel haya wifi :). Disfruta del fin de semana, y el lunes, como muy tarde, te hago una visita.

    El Canto de la Luna, bienvenida!!! Me alegro mucho de hacerte reir! Y tu blog sólo tiene el fondo negro, pero está lleno de luz y de colores! Un beso!

    ResponderEliminar
  40. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, sois geniales!
    Feliz fin de semana y millones de besos!

    ResponderEliminar
  41. Me ha encantado tu madre, La Hierbas en adelante por parecidos evidentes con el personaje... me encanta, me encanta!!! Eso sí, a mi no me pone una túnica de colorinchis, con lo que soy yo del total black sólo roto por algún compemento... :D

    ResponderEliminar
  42. Te la pondría, créeme! Yo soy muy de negro también, y de colores neutros, pero eso a mi aura no le gusta (mi aura es una hortera, que le voy a hacer :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  43. Uff por fin he llegado...tengo que leer todo lo que me he perdido en estos días y no sé si tendré tiempo. Chica...lo de tu madre no es para tanto va muy "in" acaso no es lo que se lleva ahora? pantalon amarillo camisa verde y americana naranja butano? Igual no es la moda de otoño pero teniendo en cuenta lo que ha tardado en llegar apuesto que aún estaba de moda.
    Besos!

    ResponderEliminar
  44. Que no, Cocci, que mi madre va hecha un cuadro, en serio!!! No te imaginas lo mal que combina los colores, da susto verla :) Pero ella es feliz, así que...
    Un beso, guapa! Y me voy para tu blog a ver novedades :)

    ResponderEliminar
  45. que tal..leere tus publicaciones, espero tener el tiempo suficiente xD bueno espero k pases x mi blogg, cdt y felicidades.

    ResponderEliminar
  46. Beto Llosa, bienvenido! Me alegra que te quedes por aquí. Voy a echar un vistazo a tu blog. Un beso!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...