sábado, 1 de octubre de 2011

¡ Una boda sorpresa !


     He quedado a comer con Javi, el hermano de JC, en el Vip´s y llego tarde. La culpa la tiene mi jefe, pero es tan largo lo que me ha pasado hoy que mejor te lo cuento otro día. Además, ya veo a mi cuñado agitando la mano desde una mesa.

    —Lili, cielo, estás guapísima —me saluda, dando dos besos al aire—. Esos pantalones son divinos.

    —¿Tú crees? ¿No me hacen un poco… —pregunto mientras me siento.
    —No —niega con rotundidad—. Te hacen un tipo perfecto, mejor que el que tienes en realidad.
    Vale, asunto resuelto. Eso es lo que una espera de unos vaqueros, y éstos no me los pienso quitar nunca jamás. Moriré con ellos. Cuando sea viejecita, la gente hablará de mí y dirá: fíjate qué vaqueros, dicen que tienen cincuenta años. Y seguro que el Vogue me dedica un artículo, o tal vez un especial, o incluso…
    —… así que nos hemos casado —concluye Javi, y me dirige una mirada llena de felicidad.
    —¿Qué? —pregunto desorientada—. ¿Quién se ha casado?
    —Jon y yo, ¿es que no me escuchas?
    —¿Por qué? ¿Y cuándo? ¿Y cómo no nos has dicho nada? —estoy más desconcertada que una pija en Bershka—. ¿Y tu madre? ¿Y JC? ¿Lo saben?
    —No, es obvio que no me has escuchado.
    —¿Y la fiesta de despedida? ¿Y el viaje de novios? ¿Y qué te pusiste? —niego con la cabeza, absolutamente perpleja—. ¡¡Cómo has podido hacerme algo así??
    Javi chasquea los dedos y clava sus ojos verdes en los míos.
    —¡Lili, cálmate! —lo miro atónita, de vuelta a la realidad—. Te lo voy a contar todo de nuevo, pero céntrate. Jon y yo pensábamos casarnos en octubre, el 21, sin líos, sólo ir al juzgado con la familia y algunos amigos, pero mi madre puso el grito en el cielo. Ya sabes que no le gusta mucho Jon…
    Es cierto; parece imposible que haya alguien en el mundo a quien no le guste el novio de Javi: Jon es un sol, optimista, solidario, amable y divertidísimo. Pero mi suegra cree que es demasiado… rosa.    
    —… y se empeñó en que esperásemos hasta después de las elecciones, por si Rajoy quita el matrimonio entre gays…
    —¡Venga ya! —me indigno. ¡Es que mi suegra es un bicho! Entre tú y yo, una de las razones por las que no me apetece mucho casarme es porque ella está deseándolo, lo que me sorprende, porque yo también soy muy rosa (casi, casi tanto como Jon).
    —Jon se llevó un disgusto tremendo, ya sabes lo sensible que es, y dije, “¡a tomar viento!”. Así que nos casamos el viernes pasado.
    —¿Pero y JC y yo? —le pregunto, dando un sorbito a la copa de chardonnay que ha aparecido como por arte de magia en mi mano*—. Nos habría encantado ir…
    —Lo sé, Lili, pero te prometo que os compensaremos. Hemos pensado que igual un fin de semana los cuatro en París pueda ayudar…
    —¿En serio? —grito exaltada—. ¿París?
    —Con todos los gastos pagados —levanta su copa y me mira sonriente—. ¿Qué me dices?
    —Perdonado, definitivamente y sin rencores —contesto, chocando mi copa con la suya.
    —Sólo hay una cosa que quería pedirte; un detalle tonto…    
    Termino de beberme el chardonnay y lo miro expectante. La cabeza me da vueltas y estoy un poco mareada. ¡París! ¡Tenemos que ir a Rue Cambon a ver la primera boutique de Chanel, y a las Galeries Lafayette, y al Louvre, y al Museo D´Orsay! Un fin de semana no es suficiente, igual podríamos quedarnos una semana. ¡O mejor un mes!
¡Madre de Dios, me tengo que ir de compras! ¿Qué se lleva en París?
    —¿Se lo dices tú a mi madre? —la voz de mi cuñado me sienta de golpe en el banco del Vip´s.
    Dirijo la vista a Javi. Ya sabía yo que tenía que haber truco…
    —¿Yo? ¿Por qué yo? —le doy otro traguito a mi copa, que vuelve a estar llena—. ¿Por qué no se lo dices tú?
    —Lili, cielo, ¡que estoy recién casado! Mi aura está feliz y resplandeciente; no puedo permitir que nada la enturbie, y mi madre la llenaría de porquería. Por favor…
    Le doy otro trago pensativo a mi copa y la cosa no me parece tan grave.
    —Bueeeno —le digo—. Pero a JC se lo dices tú.
    —Hecho. Eres la mejor —se acerca y me planta un beso en la mejilla—. ¡En dos semanas nos vamos a París! —levanta su copa en nuevo brindis—. ¡Por París!
    —¡Y por los novios! —añado, y me la apuro de un tirón.
    A la salida del restaurante nos despedimos, ligeramente achispados.
    —¡Sé delicada cuando se lo digas a mi madre, que igual le da un bitango! —grita Javi, mientras corre a coger el autobús.
    —¡No te preocupes! —qué tontería. ¿Cuándo no he sido yo delicada? Cojo el móvil y marco el número de mi suegra: cuanto antes lo haga, mejor—. Hola, Anastasia —sí, se llama Anastasia, ver para creer; mi hermana Sofi la llama Anestesia, que le pega más—. Bien, todo bien. Acabo de comer con Javi…, sí, tu hijo…, está muy bien también…, sí, le diré que te llame…, se ha casado con Jon…, no, no se ha peleado, se ha casado…, sí, eso es, ca-sa-do…, no, no se ha vuelto loco, está muy feliz en realidad…, no, no creo que sea por  fastidiarte…, vale, vale…, uf, no te oigo… nada, Anestesia, que no te oigo. Un beso.
    Solucionado. ¡Qué buena soy para estas cosas!
    ¡Y ahora me voy de compras!
Ups, no, que tengo que trabajar… Espero que Eduardo no se dé cuenta de que estoy un poco contentilla… de más…
    

(*) He aquí, Españoleto, otro ejemplo que me lleva a pensar que igual sí que soy maga, cómo tú me dijiste en una ocasión.    

20 comentarios:

  1. No estimada Lili, tú no eres maga, eres SANTA LILI, de los casos imposibles. Un abrazo que yo también me voy a trabajar dentro de un rato.

    ResponderEliminar
  2. Españoleto, siempre eres el primero!!! Espero que hayas tenido buen día y mañana puedas descansar. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Si piensas que esos pantalones te quedan bien no debes quitártelos, porque la próxima vez que te los pongas (aunque sea al día siguiente) ya no te gustará cómo te quedan.
    Cuánta diplomacia por tu parte, yo no valgo para darle disgustos al personal, lo habría arreglado escribiéndole un sms a Anastasia :)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Yo es como dice doctora, soy incapaz de darle malas noticias a la gente y menos aún si no van conmigo!

    ResponderEliminar
  6. Pero es que Lili debería usar una frase que tengo en mi perfil, que le vendría a ella de maravilla : “Cuando el fracaso no es una opción y la esperanza no es suficiente…Santa Lili”

    ResponderEliminar
  7. Grandísimas noticias!!!

    ENHORABUENA A Javi y a Jon, y una buena dosis de hemorroides a Anestesia, por chunga y por retrógrada.

    ResponderEliminar
  8. Esta historia lo tiene todo: una historia de amor imposible con final feliz, una misión, un viaje, una redención, mucho glamour, un poco de alcohol...

    ResponderEliminar
  9. Ya sé a quién llamar cuando tenga que dar una noticia trascendental...Santa Lili al rescate!

    ResponderEliminar
  10. Una boda en la que no tienes que aguantar parientes pesados y encima te llevan a Paris...con todos los gastos pagados!!!!.Ojalá todas fueran asi!.
    Confiesalo, has disfrutado contándoselo a anestesia y sabiendo que la hacías rabiar,jajaja
    Ya nos contarás que tal va el viaje!
    besos

    ResponderEliminar
  11. Si ,si de santa nada... tu has disfrutado como gorrino en un charco... ja ja ja
    Y encima te llevan gratis a paris! No eres ni santa ni maga, eres mas lista que el hambre y con carisma que te desborda!

    Guapa!

    Felicita a tu cuñado y a su marido de parte de una lectora!

    ResponderEliminar
  12. Doctora, lo del sms lo pensé, pero no veía bien las teclas del móvil (demasiado chardonnay, quizás). De todos modos, si conocieses a Anestesia, te encantaría chincharla :) Y llevas razón: el hechizo de los pantalones ya ha pasado... Insconciente de mí, me los quité para dormir.

    Fran, mala noticia sólo para mi suegra! El resto del mundo está feliz :)

    Españoleto, eres un sol!

    Muchos besos para los tres, y gracias por vuestros comentarios!!!

    ResponderEliminar
  13. Take Your Mama Out, di que sí!!! Lo único que siento es no haber estado en la boda, porque me habría comprado un vestido increible. Aunque. . . , igual me lo compro para el viaje a París! Y Anestesia, si fuese por chunga, ella misma sería una pura hemorroide :)

    HombreRevenido, que resumen tan guay de la entrada! Quizás hubo un poco más de alcohol de la cuenta, pero por lo demás, lo has clavado :)

    Cocci, estoy para lo que quieras, guapa!!!

    Más besos, sois geniales!

    ResponderEliminar
  14. Merluca, lo confieso: sí que disfruté!!! Y prometo contaros cosas de París! Nos vamos dentro de dos fines de semana, bien!!! Tengo el mejor cuñado del mundo :)

    Celia, si conocieses a Anestesia tú también disfrutarías!!! Que se chinche, con lo buenísimo que es Jon y la pareja tan increible que hace con Javi. Los felicitaré de tu parte :)

    Muchos besos, y gracias por estar ahí!!!

    ResponderEliminar
  15. Menudo papelón, irle a Suegra de Ville y decirle que su hijo ya se ha casado y de paso le dices que Rajoy ha salido del armario y se ha afeitado...
    tan sólo una idea.

    ResponderEliminar
  16. Esto si que es una boda vista y no vista... que rapidez :)

    ¿Y cuando vais a Paris? Ya nos contarás

    Besotes

    ResponderEliminar
  17. Sandler, la verdad es que disfruté pero que mucho mucho... Y si le digo lo de Rajoy, le parecería bien seguro (todo lo que hace ese hombre le parece bien) y obligaría a mi suegro a quitarse la barba ipso-facto (y no sé yo si a salir del armario también :)

    Sra. T, fue una sorpresa tremenda. Y nos vamos a París el viernes 14, biennnnn!!!!!!!!!!

    Besos!!! Y que empiece bien la semana :)

    ResponderEliminar
  18. Jajajaj pues FELICIDADES JAVI Y JON, que guay un finde en París, no he ido nunca, así que ... traeme algo!!!

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  19. Diplomacia y tacto... Has tenido mucho tacto!!! Jejeje pásatelo en grande en París y cómprate un montón de modelazos!!!

    ResponderEliminar
  20. Pepinillo, yo estoy superemocionada!!! Estuve hace mil años, pero nunca con JC. Que guay! Traeré cosas, lo prometo :)

    Nikita, bienvenida!!! Ay, madre, que me voy a volver loca en París! Y a mi cuñado le encanta ir de compras, sí! Ya os contaré!

    Muchos besos para las dos, y gracias por los comentarios :)

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...