domingo, 20 de noviembre de 2011

¿Hablo en chino?

     —Tengo que cambiar de trabajo —le digo a mi padre pensativa.
     —Aha —contesta, y se mete un trozo enorme de carne en la boca.
      ¿Cómo dices?
     ¡No, qué va! Mamá sigue en fase vegetariana-extrema, pero hoy ha quedado a comer con su grupo de meditación y mi padre ha aprovechado la ocasión para inflarse a proteínas. Pobre…, está cogiendo un colorcillo raro, entre verde y amarillo mostaza. “La lechuga”, me ha dicho.
     —Las cosas van de mal en peor —insisto—. Se ha vuelto loco.
     Papa me mira comprensivo y pincha una porción de morcilla.
     —Hay que tener paciencia —murmura con la boca llena.
    —No, no puedo más. ¡El viernes se puso a chillarme por no sé qué factura de la tintorería! —sí, lo que lees; me ha dejado flipando—. ¡Amenaza con limitar el uso de internet! —¡y eso sí que no! ¿Qué va a pasar con mi blog?
    —¿Te ha gritado? —pregunta mi padre con incredulidad—. No, imposible Tu madre no grita —niega con la cabeza—, y tampoco lleva la ropa al tinte por algo de los detergentes y el medio ambiente. Y no me gusta que digas que se ha vuelto loca —me riñe con tono serio. Coge un cuscurro de pan y se hace un montadito de tocineta—. Es tu madre, Lili.
    ¿Pero quién habla de mamá? ¡Que yo hablo de Eduardo, mi jefe! En fin…, supongo que tanta proteína se le está subiendo a la cabeza. Bajo la mirada y me centro en mi plato de lasaña.  ¿Cómo encuentro otro trabajo? ¡Y lo necesito ya, para mañana como muy tarde!
     —¡Manolo,  qué tal? —levanto la vista y veo que mi padre se dirige al ocupante de la mesa de al lado, que nos mira de refilón y sigue leyendo el periódico.
      —¿Quién es? —le pregunto en voz baja. No me suena de nada.
      —El marido de Pili, la vecina del noveno —contesta.
    —¿Manolo? —¡qué despiste de hombre, pero qué despiste!—. Papá, el marido de Pili se llama Paco.
     —¿Y por qué no me avisas antes de que le llame Manolo?
     —¿Y por qué le pones nombre? ¡Si nunca aciertas! —¡y no aprende!
    —¡No, Lili, no empieces como tu madre! ¡A la gente hay que llamarla por su nombre! ¿Qué quieres, que le diga “hola” sin más? —niega con la cabeza y se mete otra porción de morcilla en la boca—. ¿Se llama Manolo o no se llama Manolo?
     —¡No, claro que no! —respondo un poco alterada. ¡Pues no saludes y hazte el loco como todo el mundo! Pero no se lo digo, que mi padre es muy suyo.
     —¿Paco, entonces? —afirmo con la cabeza. Mi padre mueve la mano en dirección a la mesa de al lado—. ¡Paco, qué tal está Pili?
     Paco lo mira sin comprender y vuelve a centrarse en el periódico. Mi padre chasquea la lengua y ataca el plato de chorizo que acaba de aparecer por arte de magia.
    —La gente ya no es como antes, Lili —comenta apesadumbrado—. Ni entre vecinos nos saludamos, una lástima.
      —Es cierto —aunque a mí no me parece mal. Sobre todo, si la que no me saluda es Monikey; pero esa sí saluda, claro—. ¿Y qué hay del trabajo, se te ocurre algo?
      —¿Qué trabajo?
      —¡El mío, papá! —¿es qué no me escucha ni un poquito?—. Necesito un trabajo nuevo.
     —¿Te han despedido, Lili? —me mira preocupado, dejando durante un segundo de masticar—. ¿Y cómo no nos lo has dicho?
    —No, no me han despedido —la mirada de mi padre se relaja y vuelve al chorizo—. Pero necesito cambiar.
     —Mala época para eso —masculla.
    No, hoy no es nuestro día. Está claro que el canal de comunicación padre-hija está roto. Hecho pedazos, diría yo.
      Nuestro vecino de mesa se levanta y se acerca a la barra.
     —How much is it? —le pregunta al camarero, que lo mira desesperado.
     —¡A ver, quién de aquí sabe inglés y qué dice este tipo? —nos mira a mi padre y a mí, implorante.
     —¡Lili sabe inglés! —responde mi padre a la velocidad del rayo—. ¡Pero no hace falta, si es Paco!
     —¿Qué Paco? —el camarero frunce el ceño.
     —El marido de Pili, la del noveno —la voz de mi padre pierde seguridad—. Aunque ahora que lo veo mejor… ¡Lili, por qué me dices que es Paco, si Paco es moreno y ese tipo es rubio?
     —No, no, no, a mí no me líes, que ya sabes que no me quedo con las caras —y añado—: ¡Eres tú el que ha dicho que era el marido de Pili!
    —No —levanta la mano y mueve el dedo índice de izquierda  a derecha—. Yo he dicho que se llamaba Manolo; lo demás te lo has inventado tú.
    —¡Papá, qué dices? —lo miro completamente alucinada. Definitivamente, tanta proteína  de golpe le está haciendo mucho daño.
     —¿Saben inglés o no? —insiste el camarero, impaciente.
     —¡Sí, ella sabe mucho! —contesta mi padre.
    —¡No, no sé! —y le digo a mi padre en voz baja—: El inglés es sólo para el currículum, por Dios. ¡Yo no sé inglés, y menos para hablar con un inglés! —o con un americano, que es peor.
     —Anda, Lili, no seas tonta, claro que sabes —y me empuja en dirección a Paco-que no es Paco-y encima habla en un idioma extraño.
     Mejor me despido aquí. Me niego a que me oigas hablar inglés. No, de ningún modo, no insistas.
    En cuanto a mi padre, ahora pienso que se merece una semana más de lechuga y cremas raras de las de mi madre. O dos. ¡O incluso un mes!
     Y el trabajo…, ¡uf, el trabajo! Ya te contaré mañana.

     Si lees esta entrada y trabajas en Vogue: ¡por supuesto que hablo inglés!
     Nivel alto, hablado y escrito.
     Prácticamente bilingüe.



44 comentarios:

  1. Creo que tu padre necesita una dieta más estable, :)

    Y por supuesto que hablas inglés y francés (recuerda Vogue es francesa)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. NO te compares con ellos, saldrás perdiendo.

    ResponderEliminar
  3. Pilar, estoy de acuerdo contigo: Un chute de carne así de golpe no es bueno:) Un besazo, guapa! Disfruta de lo que queda de finde y feliz semana!!!

    Ignacio, bienvenido!!! No sé muy bien a qué te refieres, pero te haré caso: no me gusta compararme con nadie (a mi aire soy más feliz). Un beso:)

    ResponderEliminar
  4. jajajajajajaja muy bueno! El personaje de tu padre es adorable.

    Y si que hablas ingles! Si los de Vogue preguntan yo te salgo de testigo! Yi espic inglish veris guel!

    ResponderEliminar
  5. ostia Lili!!!!! como me he podido reir con tu padre!!!! es el puto amo!!!! yo kiero un padre como el tuyo jajajaja...inmejorable!

    ResponderEliminar
  6. No sé si será habitual esto en tu padre o es por la dieta, pero le ocurre a mucha gente cuando come en sitios públicos que es imposible que se concentren en la persona que les habla, se ponen a mirar alrededor y son incapaces de seguir ninguna conversación.

    ResponderEliminar
  7. Solo interesa Vogue? Si de verdad quieres cambiar de curro,....el movimieno se demuestra andando, no digo que sea facil pero ponte las pilas y busca.

    si me entero de algo, te pego un toque!

    ResponderEliminar
  8. Rebeca, mi padre es genial! Tiene su puntillo, pero es un tío guay:). Y sí, para Vogue hablo inglés, francés y japonés si fuese necesario. Un besazo, guapa!!!

    Arwen, me encantas!!! Mi padre es la releche ( y mi madre también, no se me vaya a poner celosilla:). Muchos besos!!!

    Doctora, lo de mi padre es normal..., en mi padre, claro. Y coma dónde coma. El problemilla que yo le veo es que no me escucha; dejando eso a un lado, es perfecto:) Un besazo, rubia guapa!

    ResponderEliminar
  9. Sandler, ya estás de vuelta!!! Que guay!Espero que hayas disfrutado de Audrey y tus niños:) Bueeeno, sólo Vogue no; también me gustan Vanity Fair, Telva, Elle, InStyle... La verdad es que tengo una cosilla entre manos que me hace mucha ilusión y espero que no se vaya al traste (cruzo los dedos, porque a ratos aún no me lo creo). Un beso enorme, guapo!!!

    ResponderEliminar
  10. jajajja!!! Que bueno tu padre!! Me parto contigo y con tu familia!!, de tal palo tal astilla ehh!!!. Tu padre se puede juntar con el mío que después de decirle 2 veces el día que llego a casa en navidades, cada vez que llamo me lo vuelve a preguntar!!! Pero si mejor esperar, y en cuanto a lo del curro, pues como dice Sandler, todo es intentarlo y ponerte las pilas, yo llevo un año buscando y nada pero es que por aquí y en mi campo las cosas están chungas!! Pero tu seguro que lo consigues!! Besicosss guapaaaaa

    ResponderEliminar
  11. Querida Lili como muy bien indicáis vosotras, y cierto es, nosotros los hombres, esos seres que perdemos el sentido de la orientación y otras cosas, en el mismo instante en que realizamos dos tareas a la vez, facultad de la cual vosotras os encontráis ampliamente dotadas, es lo que motivó que tu venerable padre atendiera a la más urgente y primer que se encontraba haciendo, no obstante raro resulta que sigamos el orden establecido, aunque el orden de los factores no altera el producto…bueno que me estoy perdiendo como tu padre, es que me encuentro haciendo dos cosas a la vez, pensado y escribiendo… y ya no sé muy bien por dónde iba….bueno lo dejamos así….no sé dónde…
    En cuanto al trabajo, creo que deberías ampliar más las perspectivas, en la misma rama pero más relacionado contigo, el ir de tiendas, es por lo que he pensado en “Asesora de imagen” te quedaría genial, las visitarías todas y con ese cuerpo que Dios te ha concedido podrías ponértelos como referencia y tu sabes ser y sabes estar, éxito asegurado. ¡A triunfar Lili!

    ResponderEliminar
  12. Es lo que tienen las (asquerosas) verduras, que tienen a provocar daños neuronales severos que hay que reparar con chuletones y patatas fritas. Y en eso estaba tu pobre padre, ahí delante de la sabrosa proteína tras días de ayuno, y tú dándole conversación profunda y con planteamientos existenciales, intentando que hiciera dos cosas a la vez. ¡Dos cosas a la vez! Ese es un error de "1º de Relaciones con los Hombres", ¿faltaste a esas clases? pues no parece que fuera para ir a una academia de inglés :)
    P.D. Coincido totalmente contigo: el marido de Pili, la vecina del noveno, se llama Paco. ¡De toda la vida de Dios!

    ResponderEliminar
  13. Jajajajaja lo que me he podido reir Lili!! ¡Qué crack tu padre!. Yo le recomendaría una dieta mucho más estable basada en todo tipo de nutrientes, ¿eh?. Que esto de dedicarte al veganismo y a las cremas raras al 100% creo que no es del todo bueno...:S. Pero vamos, si nos hace pasar estos buenos ratos, me callo! :|.

    Me quedo por aquí! Nos leemos. Un besoo!!

    PD. Con qué gran sonrisa me voy a la cama!

    ResponderEliminar
  14. manolo.paco.pili que nombres tan españoles !! y me ah dado un poco de impresion uqe hablara tanto de comida llevandose la a la boca porq me lo imaginé y eso bueno, no me gustó !

    ResponderEliminar
  15. Mujer, ten compasión del pobre hombre, después de no se sabe cuánto a verdurita, cuando por fin puede comerse un buen filete está despistadillo con él y no presta mucha atención a lo demás XD.

    ResponderEliminar
  16. Dedicado en cuerpo y alma a devorar carnaza, a la vez, respirando y todo! atendiendo a su hija y siendo cortés con los vecinos... poco más se le puede pedir a tu padre :D Demasiado bien se portó jajajajajaja.
    Suerte con el trabajo, a ver si un día apareces con una entrada de buenas noticias laborales ;)

    ResponderEliminar
  17. Nativa, diría yo!!! jajaja.
    Yo en mi mente mantengo unas conversaciones conmigo misma en inglés... Con un nivelazo que no veas!!! Pero se queda ahí, en mi mente... XD

    Y tu padre... Qué grande... Y liante!!!!!! Cómo me he podido reir!!!

    Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  18. Lili... me he perdido... ¿tu padre no era profe de inglés????? Respecto al trabajo, no creo que te quisieras trasladar, pero en mi despacho va a quedar un puesto vacante!! jajaja

    Un beso, chula!!

    ResponderEliminar
  19. jejeje, muy bueno. Me gustan mucho tus relatos-anécdota.

    Have a nice week!

    ResponderEliminar
  20. Volbo, yo creo que los padres tienen oido selectivo:) Pensé que vivías en tu tierra, ¿no eres galleguiña? Lo del trabajo sí que está chungo, pero no hay mal que cien años dure, ya verás:) Un besazo, preciosa!

    El españoleto, llevas razón: mi padre estaba abducido por la morcilla y el choricillo y no le quedaba ni una pequeña célula gris para escucharme, pero aún así me puso atacá:). Y me encanta tu propuesta laboral!!! Mi hermana Sofi dice que también podría dedicarme a organizar bodas (está casi tan loca como yo :). Por ahora, esperaré a que publiquen mi novela y después ya veremos... Tengo toda la vida por delante y muchas ganas de hacer cosas!!! Mil besos, guapo!

    ResponderEliminar
  21. Jacobo 70, me encanta leerte!!! Me hace mucha mucha ilusión, de verdad:) A tu teoría, que considero acertadísima, añado que si lo que provoca el despiste del hombre viene del cerdo, ya es para morirse:) Pili, la del noveno, te manda muchos besos:) Yo también, guapo!!!

    ResponderEliminar
  22. Los guiris, cómo son. Empezaron los chinos copiándolo todo, y ahora ya nos copian hasta los vecinos.

    Ofimática sabrás también ¿no?. Sin eso y el inglés nivel medio, todos los curriculums cojean.

    ResponderEliminar
  23. Jajjaa que gracioso tu padre! :))
    Guapa,si quieres pasa te por mi blog,estoy sorteando un set con 12 productos Estée Lauder,valorado en más de 100 euros...
    http://woman-es.blogspot.com/p/sorteo.html
    Espero verte pronto por mi blog!

    ¡¡¡Besitos!!!

    ResponderEliminar
  24. Buf, me preocupa, no doy crédito ¿es eso verdad?, no puede ser todo lo que he leído, hay que solucionarlo, no se puede quedar así... por favor, díle a tu padre que las dietas hiperprotéicias y además con morcilla tienen un efecto rebote que te cagas.
    :)

    ResponderEliminar
  25. Pues si, Lili soy Galleguiña, pero ahora mismo vivo en Sevilla, aunque parece que no por mucho tiempo!! Biquiños

    ResponderEliminar
  26. MDoc, bienvenido!!! Me alegro de que te haya gustado:) Mi padre, pobre, es vegetariano por obligación (mi madre se ha vuelto muy "espiritual" y esas cosas; esperamos que no le dure mucho). Estás recuperado del dolor de muelas? Un besazo!!!

    May, pero que querías que hiciera mi padre con la comida? Pues eso, comérsela:) Un beso!

    Doctora Anchoa, llevas razón: estaba borracho el pobre de tanta proteina y tanta grasa. Ya lo he perdonado:) Muchos besos, guapa!!!

    ResponderEliminar
  27. Exter, lo sé, mi padre estaba desbordado:) Lo del trabajo, cómo no me pase algo bueno pronto, me lo invento!!! Muchos besos, guapa!

    Cristina, por Vogue, aprendo ruso en dos días:) Y llevas razón, mi padre es un liante, pero sin querer (es de un despistado...) Un beso enorme!!!

    Sbm, que buena memoria tienes (sin duda mil veces mejor que la mía). Trabajas en Vogue? O en Vanity Fair? O tal vez en Elle? O en Chanel? Si no, no creo que me traslade. Por cierto..., en qué trabajas? Abogado o contable? (se muy poco de ti). Millones de besos, chulo!

    ResponderEliminar
  28. Tarambana, I´m so happy you enjoyed it! Kisses:)

    HombreRevenido, ofimática, Contaplus, Nominaplus, Infolex, entorno Windows... Ya ves, prácticamente perfecta (a lo Mary Poppins:) Besos, guapo!

    Admin, gracias por tu visita. Por supuesto que me paso por tu blog. Un beso!!!

    ResponderEliminar
  29. Sergio, cuando pasas tanta necesidad de proteinas, no hay forma de dominarse. Y mi padre lleva un mes a base de cremas color grisecillo de mi madre. Espero que no le queden secuelas:) Un besazo!!!

    Volboretinha, echarás de menos tu tierra un montón! No sabía que estabas en el sur. Tienes ganas de volver? Muchos bicos para ti también, preciosa!!!

    ResponderEliminar
  30. Por Dios, Lili, ¿abogado o contable? ¿No habrá profesiones menos mundanas?
    Soy cura, trabajo en el despacho de una sacristía repartiendo host... uff, casi lo digo... Encajarías bien, llevas falda, como yo ;-)
    ¿Contable? No tengo bigote ni gafas...!!
    Pues pregunta, no te cortes, ya sabes dónde estoy!!

    Millones de besos para ti, chula!!

    ResponderEliminar
  31. Lili siempre nos dejas a medias, ¿Que paso con Paco?,¿Se fue de cañas con Manolo?,¿No me digas más, terminó liándose con Pili?,jajajaja

    Se buena con tu padre, la morcilla en cantidades altas es muy mala para el cerebro ;)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  32. Ay Lili, qué identificada me he sentido leyendo la entrada!! Padres que no escuchan o entienden lo que quieren?? De qué me suena?? Jaja
    Un besito!!

    ResponderEliminar
  33. de vuelta? ni que me hubiera ido a China,...;)

    ResponderEliminar
  34. the xckaehp iek jovbk dlejj....
    casi chino ¿Me entendistes? jeje!!

    ResponderEliminar
  35. Si te sirve de vuelta... mi padre a veces también lo hace... parece que le hablas y hablas para las paredes!

    Un besote

    ResponderEliminar
  36. ¡Ay! Con los padres, que poco comprendidos nos encontramos, oímos todo y no llegamos a comprender nada, pero para no acabar peor. Qué poco valorados nos encontramos, ¡Ten hijos para esto!

    ResponderEliminar
  37. Sbm, chulo, yo tampoco tengo bigote ni gafas y soy contable (verdad verdadera). Y no pregunto, que me lías:)Un beso!

    Merluca, ¿pero malo de modo irreversible? Es que el pobre estaba tan necesitado que no supo controlarse:) Un beso enorme, guapa!!!

    Isa, a ver si vas a ser mi hermana de incógnito!!! Sí, chica, mi padre es de ese tipo de padres. A JC sí que le escucha, pero a mí..., no hay nada que hacer:) Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  38. Sandler, es que soy muy exagerada;) Más besos!!!

    ResponderEliminar
  39. Expediente X, no, nada de nada. Debe ser un dialecto raro, de muy de las montañas:) Un beso!!!

    Sra. T, es justo eso!!! Empiezo a darme cuenta de que es más normal de lo que pensaba:) Muchos besos, guapa!

    El españoleto, ¿tienes hijos? No lo sabía! Lo único que le falta al mío para ser perfecto es escucharme y tomarme en serio:) Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  40. Sí uno, y tu padre te escucha y te toma en serio, eso seguro, imposible no hacerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Bueeeeno, si tú lo dices... (lo de que me haga caso...). En cuanto a tu hijo, eres una caja de sorpresas:) Otro beso!!!

    ResponderEliminar
  42. Bueno, llego la ultimísima por lo que veo, joe me has recordado a mi padre todo el rato, lleva un tiempo que madre mía hay que decirle todas las cosas de dos a tres veces para que las pille y a mi me desespera, no me oye nunca y encima después de oírme hace lo contrario porque dice que yo no le he dicho nada.vamos que te acompaño en el sentimiento ah y yo además de inglés se alemán. :D

    besiiiitos

    ResponderEliminar
  43. Ana, escribas cuando escribas, tú nunca serás la última!!! En serio sabes alemán??? Tía, eres la repera:) Los padres son... así, de aquella manera:)
    Besos a puñados, guapa, y suerte!!!

    ResponderEliminar
  44. Lili, yo creo que tu padre estaba en el séptimo cielo comiendo su carne y su bocata de tocineta y pasaba mucho de lo que tú le decías. Esas cosas pasan, mujer, déjale que disfrute de su plato y ya se hablará en la sobremesa. ¡Tanto tiempo a lechuguita y poco más, pobrecillo!
    Feliz finde, preciosa, y besos a tu padre, que se está ganando el cielo con esa dieta.

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...