lunes, 14 de noviembre de 2011

Tiro al pato (sin querer. . .)

     Domingo, 13 de noviembre,  en un campo de golf cualquiera de Madrid
    
     —¡No, no, no! —me dice Borja, nuestro profesor (un rubio de treinta y tantos que me cae cada vez peor)—. ¿De verdad crees que ese palo es el adecuado para el golpe de salida?
     Sí, ¿no? Tiene una S bien clara en la parte de abajo y la S, de toda la vida, es de salida (y no, no hablo de la rubia de la esquina).
    Borja se echa las manos a la cabeza y suelta un gemido ahogado.
    —¿JC? —le pregunta, con tono suplicante.
   —Lili, la S es de sand, y es el palo para sacar la bola del bunker —lo miro desconcertada; esa palabra me suena, pero no termino de situarla—, de la tierra, ya sabes.
    —¿De la Tierra? —esto sí que me ha dejado flipada—. ¿Del planeta Tierra?
   —Lili, por Dios, de la arena, de los terraplenes —exclama JC—. ¡De eso! —y extiende la mano hacia un trozo de terreno sin césped
    Dedico a JC una mirada ofendida (siempre se pone de parte de Borja, el muy traidor) y me dirijo hacia la bolsa a escoger otro palo. Después de echar un vistazo a todos, me decido por una P…
     No, mejor un 7…
     No, mejor la P…
     No, mejor…
    —¡El 7! —chilla Borja. Lo miro sobresaltada y veo cómo trata de relajar el rostro—. El 7 es más adecuado si tenemos en cuenta la distancia —explica con un tono de voz cercano a la normalidad. Más vale que se relaje, porque bajo presión no juego muy bien…
    Cojo el palo, me sitúo en el punto de salida, cierro los ojos para entrar en contacto con mi golfista interior (esto es un consejo de mi madre) los abro y golpeo la bola con todas mis fuerzas.
    —Me parece que va hacia el lago —comenta JC, siguiendo la pelota con la vista. Espero que no, porque ya he perdido seis en dos hoyos y sólo me quedan tres para el resto.
    Contengo la respiración y de repente oigo un ruido raro, como un “cuac” agonizante.  
    Uy, uy, uy…
    —¿Qué ha sido eso? —pregunto a JC, y echo a andar hacia el agua.
    JC me adelanta corriendo, seguido de Borja, y en dos segundos están en la orilla.  
    —¡Esto es inconcebible! —chilla Borja—. ¿Cómo ha podido darle a un pato?
     ¿Qué? ¡No puede ser!
   —JC, ¿en serio le he dado a un pato? —le pregunto estremecida. ¡Si yo adoro los patos! Me encantan Donald, el pato Lucas, y el tío Gilito, ¡y en el chino siempre pido pato laqueado!
    —Le has dado un poco, sí, pero no te preocupes —contesta JC—. Seguro que se va a poner bien.
   —¿Cómo se va a poner bien? ¡Casi le arranca el cuello! —grita Borja fuera de sí—. ¡Unos patos milenarios, que han conocido a los mejores golfistas del mundo! ¿Cómo has sido capaz de algo así? —y me dirige una mirada más cruel que de costumbre.
     Yo permanezco a unos diez metros de la orilla y me pregunto lo mismo. ¡Si mis bolas siempre salen a ras de suelo, cómo han podido pasar por encima de los matorrales y acabar en el agua?
    —¡La culpa es del lago, que tiene algo maligno! —me defiendo—. ¡Corrientes magnéticas para atraer las bolas o yo qué sé! ¿Y a quien se le ocurre poner un lago en mitad de un hoyo? ¡Eso es tener muy mala idea!
     —No puedo, no puedo… —murmura Borja, mientras se quita la chaqueta y envuelve al pato.
    Respiro profundamente para calmarme y comienzo a andar hacia él: al menos le pediré disculpas al pato. Pobre…, me siento fatal.
    —¡No, no te acerques! —brama Borja enloquecido—. ¿Qué pretendes, rematarlo?
   —¿Estás insinuando que lo he hecho a mala idea? —me sube la ira por el estómago y llega a mi garganta—: ¡La culpa es tuya, que yo siempre he tenido una coordinación por encima de la media y te la estás cargando! ¡Podría haber sido una deportista de élite si hubiese querido! —lo observo con mirada impacable y lanzo mi último dardo—. ¡Y esas mechas que llevas son un horror, hortera!
     Una hora después volvemos a casa en coche.
    —¿Crees que se pondrá bien? —le pregunto a JC.
    —¿El pato? —me mira de refilón—. Seguro que sí.
    —No, no hablo del pato. Me refiero a Borja —no sé qué me pasa últimamente con los profesores. ¡Si yo he sido de lo más aplicada en mi vida académica! Pero entre el golf y las clases de conducir me van a coger manía en el gremio.
     ¡Madre mía, igual envían un e-mail con mi foto para que nadie me dé clases! ¡A lo mejor me catalogan cómo peligro público! ¿Y cuándo decida apuntarme a piano? ¿Habrá alguien dispuesto a…
    —No lo sé, guapa —responde JC—. Si no te ve durante un tiempo, igual lo acaba superando.
    —¡Pero si yo soy muy buena! —no sé que me ha pasado, la verdad...
    —Claro que sí, Lili, un cachico de pan —me dirige una mirada burlona—. Sólo que a veces se te olvida.

73 comentarios:

  1. ¡Y esas mechas que llevas son un horror, hortera!

    Sólo por esta frase ya me caes bien, jajajaja!

    Lo dicho, el golf es difícil y si lo haces a disgusto, más...

    Tu seguidor joven;)

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno Lili!! Pobre pato... Nunca he jugado al golf, pero fijo que se me daría fatal. Se me da mal incluso jugando con la Wii... jajaja.
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  3. Sandler, es que el tipo lleva unas mechas estilo Guti que son tela marinera! Y sí que es difícil el golf: pensé que se me iba a dar mejor (soy más flipada...) y me desespero. No es que no me guste, pero tampoco es que me guste. Ya veremos cuanto aguanto :)
    Un montón de besos!!! Y no eres tan joven..., casi casi cómo yo!

    Cristina, el golf está pensado para estresar y sacar lo peor de ti (hay gente que dice que también lo mejor, pero yo eso aún no lo he experimentado:). Más besos!!!

    ResponderEliminar
  4. No te aflijas admirada Lili, todos los tropiezos son ocasionados por ese enano entrenador tuyo, que como venganza hacia las mujeres guapas y elegantes como tú (a las que nunca ha podido tener), como venganza las trata de confundir con artimañas para que fracasen en su intento, seguro que el pato lo compro él medio muerto en el mercado y preparo la escena de la agresión.

    ResponderEliminar
  5. A mí el profesor me hubiera dado igual, se lo merece, eso y más, pero el pato...pobre...jajajaj, menudo puntería nena!

    1besico!

    ResponderEliminar
  6. El españoleto, me encanta tu explicación!!! Cómo le iba a dar yo al pato, si estaba lejísimos? Muchas gracias por tus ánimos!!! Y sobre todo por lo de mujer guapa y elegante (me ha gustado una barbaridad:). Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  7. Fiona, me pillé un trauma tremendo! (pobre pato..., aunque igual, como dice El españoleto, no le di y fue todo planeado por el rubio cruel...). Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  8. A mi no me gustan ni el golf ni los patos ni los profesores en generak, así que te apoyo y no te cojas un trauma, los patos y los profesores de mechas rubias son de los que hacen mucho ruido para pocas nueces.... no sirven de mucho pero se lo tiene creído
    jajjajaj
    Beoss

    ResponderEliminar
  9. Cruela, que guay!!! Me daba cosilla publicar esta entrada, por si los defensores de los animales o algo así se me echaban encima (por si las moscas: fue sin querer) y tu comentario me alivia un montón. Las mechas rubias en los hombres deberían estar prohibidas (salvo en David Beckham)!
    Millones de besos!!!

    ResponderEliminar
  10. Creo que no estás en fase "disciplinada alumna", me temo.

    Quizás si descansas un poco....

    ResponderEliminar
  11. jajajaja pobre patito, seguro que se recupera... y estoy contigo, todos los profesores de golf son antipáticos!!!!!!!!! jajajajajaja, al menos yo conozco a uno que ni nos da los buenos días para no despeinarse...

    un saludito!!

    ResponderEliminar
  12. ¿Viste la bola impactar en el pato? No ¿verdad?.

    Acabas de ser una nueva víctima de la típica estafa al seguro de un pato. No estás sola, hay hasta una asociación de damnificados.

    Respecto a los profesores de golf... mira, esto es como con los árbitros, si no saben aguantar un insulto que se hagan bibliotecarios.

    ResponderEliminar
  13. Jajajajaja, me encantas!! eres un show!
    y desde luego, menuda punteria!! eso es de buena golfista, q no todo el mundo le sabe dar a un blanco en movimiento, ese profe lo q te tiene es envidia!!! jajaja

    ResponderEliminar
  14. jajaja, es que, a ver, a quien se le ocurre poner un pato ahí. si se supone que hay gente aprendiendo, es un riesgo, pero claro mola mucho tener a los pobres patitos ahí a modo de escaparate. La culpa es de ellos por tener patos, faltaría más!! y deberías disminuir la dosis semanal de profesor chungo-borde, es malo para salud!!! Besitos guapaaaa

    ResponderEliminar
  15. No entiendo nada, yo pensaba que el objetivo del golf era atizarle con la bola a todos los seres vivos posibles... así al menos es como se juega en Villaverde ;P
    Hay mucho estresado de la vida dando clases, tú no te preocupes.

    ResponderEliminar
  16. niña estás de suerte, soy profe y yo te adorooooo!!!

    Y la culpa es suya, te grita, lleva mechas que te distraen, psss.. culpa suya, está clarísimo.

    Besosssssss

    ResponderEliminar
  17. Me da mucha gracia porque aca en Argentina el deporte nacional es el pato! Jaja (se juega montado a caballo -como el polo- pe sin taco y con una pelota q tiene agarraderas de soga, y se remata en un arco)

    Segui intentando. Dicen que esta bueno jugar golf

    ResponderEliminar
  18. Pobre patito... Pero, oye, la puntería que tuviste, qué, eso no se valora o qué??
    Si es que... qué profes te buscas, que no aguantan nada... jajaja...

    Un besazo y tú sí que eres un sol!!

    ResponderEliminar
  19. jajaja, estoy con Sweety, no creo que tenga tanto mérito embocar de un golpe como acertar en el cuello de un pato salvaje que ha esquivado a los mejores golfistas del mundo.
    Sólo por eso deberían pasarte de green.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Qué barbaridad, si es que está claro que cualquier deporte que suponga andar con palos y lanzando cosas por ahí no puede acabar bien XD.

    ResponderEliminar
  21. Pilar, estoy de acuerdo. Me noto un poquillo rebelde de más, en plan segunda adolescencia :) Un besazo!!!

    Maria Oliver, sí que suelen ser antipáticos! En el campo de golf hay un montón, y se les ve bastante estiradillos (si alguno de ellos lee esto, seguro que él es la excepción:). Más besos, guapa!

    HombreRevenido, me parto de risa!!! El pato no sé si estará para reclamar, pobre... Y en cuanto al profesor de golf..., no sé que tiene ese deporte que saca lo peor de mí! Digo hasta tacos, imagínate!!! Besos!

    ResponderEliminar
  22. Ojizarka, es que estoy como un poco atacada. Yo creo que es por el cambio de tiempo, que me afecta un montón. Voy a relajarme y a entrar en una fase zen, en busca de paz interior y cosas de esas... (ya estaba en una fase zen, de hecho, pero no me ha ido muy bien:). JC está de acuerdo contigo: dice que el golpe tuvo mucho mérito. Mil besos, guapa!!!

    Volboretinha, y si tienes patos, al menos enséñales a esquivar bolas!!! Sí, llevo una racha rara, en plan matoncilla de barrio. Necesito relajarme un poco:) Montones de bicos!!!

    Doctora, seguro que si fuese así, jugaría mucho mejor, sobre todo si cambias ser vivo por profe de golf:)
    No, no, no, nada de eso, que me olvido de que estoy entrando en una fase zen de paz y bondad:)Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  23. Ana Pepinillo, eres más mona que todas las cosas!!! Te puedes creer lo de las mechas? Y yo creo que se pasa hasta las planchas, porque lleva el pelo en plan languidillo y eso no se consigue de forma natural:) Mil millones de millones de besos!!!

    Rebeca, no conocía ese deporte! Sí, aguantaré un poco más con el golf (hasta que haga mucho frío), porque en el fondo soy un poco masoquilla. Muchos besos!!!

    Sweety, yo creo que el pobre pato sobrevivió (o eso dice JC, que yo no lo vi porque Borja no me dejó acercarme). Desde luego que Borja debería haber valorado más mis cualidades y haber echado a los patos o algo, y puestos a darle a alguien, podría haberle dado a él (se lo merece más que un pato:) Besos!!!!!

    ResponderEliminar
  24. Walden, y encima eran patos milenarios!!! ¿No han aprendido nada durante una existencia tan extraordinariamente larga? Muchos besos, guapo!!!

    Doctora Anchoa, totalmente de acuerdo:) Con lo sano que es andar y pasear y esas cosas, y las pocas posibilidades que tienes de herir a nadie, ¿para que me meto en líos? Besos!!!

    ResponderEliminar
  25. Jajaja. Me uno a las condolencias del pato. Pobrecillo...
    Lástima que no fuera Borja el que recibiera el pelotazo, verdad?? ;P

    ResponderEliminar
  26. Estoy contigo. ¿a quién se le ocurre poner patos en un campo de golf?

    Y peor aún, ¿a quién se le ocurre no sacarlos cuando te toca una clase?

    ResponderEliminar
  27. -¿Del planeta Tierra?
    -De donde va a ser si no
    -Del más allá (De lo más profundo del suelo)

    Esto viene a cuento del palo, Lili, jeje!!

    ResponderEliminar
  28. Soy S, sí, ahí se ve la falta de mala intención por mí parte. Si lo hubiese hecho a mala idea, el bolazo se lo habría llevado Borja ;). Muchos besos!!!

    :(, estoy contigo! Espero que no vuelva a suceder y que se lleven a los pobre patos bien lejos para la clase del próximo domingo, que luego me quedo con una culpabilidad tremenda!!! Un besazo, guapo!

    ResponderEliminar
  29. Expediente X, ya sabes, the truth is out there:) Ay, cómo me gustaba Mulder. Muchos besos!

    ResponderEliminar
  30. Eh!
    Gracias por la visita y los halagos.
    Me quedo por aquí.
    Sí, Señor!!!!

    Muakssssssss!!!!!!

    ResponderEliminar
  31. Sweet, bienvenida!!! Y es cierto, tienes un blog precioso.
    Más besos:)

    ResponderEliminar
  32. Mira, yo no sé cómo no le has estampado una bola (o un palo) de golf directamente al Borjamari este, que me cae fatal.

    ResponderEliminar
  33. Lili, te superas. Es la una de la mañana y me has hecho soltar tres carcajadas. Pato laqueado????? jajajajaja

    Eres MUY buena escribiendo.

    ¿Envuelve al pato? jajajajajajaja, joder, el vecino de enfrente está fumando un cigarro por la ventana y sacude la cabeza mirándome, jajaja

    Un besazo, CHULA!

    ResponderEliminar
  34. Y habra segunda parte? porque no se los demas, pero al menos yo quede preocupado por el pato, y siendo sincero, tambien por saber si el hortera se quito las mechas, en una de esas y le pegaste al orgullo, igual a la proxima lo encuentras calvo... o pato en el menu, quien sabe.


    Me rei bastante con tu escrito, tu redaccion es genial, gusto conocerte!

    ResponderEliminar
  35. Lili! recomiéndame un restaurante para cenar por la zona de la Plaza de las Cortes. Hoy me toca viajar a Madrid...
    Saludos; tienes la respuesta a lo de la prima;)

    Sandler

    ResponderEliminar
  36. Sandler, vas al Palace??????
    Que tipo de restaurante: para cenar con Audrey, con amigos, con compañeros de trabajo o con jefes?
    No conozco ninguno, pero estoy investigando. Besos!

    ResponderEliminar
  37. Jajaja. Ya me gustaría ir al Palace. Te crees que soy Duran i Lleida o qué?? Voy al otro que hay en la plaza (bastante chulo por cierto)...
    Voy por curro así que Audrey no viene (ohhh). En principio es para ir con un compañero aunque siendo americano (tío raro) igual se queda en el hotel y ya está...aunque si tienes alguna recomendación será bienvenida!!

    ResponderEliminar
  38. A. SANDLER, perdonad que me meta en la conversación... pero conozco uno por la zona que tiene muy buena pinta. Yo he estado varias veces pero en la planta de abajo, que lo tienen para copas, cócteles y demás. La decoración tremenda, la atención fantástica, y los cócteles ni te cuento...

    El restaurante no lo he probado pero tengo varios conocidos que me han hablado maravillas, mi problema es que al ser un restaurante nórdico hay muuuucho a base de pescados y a mi no me entusiasma. Aun así lo tengo pendiente.

    Es este sitio: http://www.olsenmadrid.com/olsen-es.html

    A ver qué te parece... Saludos!

    ResponderEliminar
  39. Gracias por la aportación, Take!!! Tenemos que quedar un día y me llevas de cócteles a sitios de esos, que estoy segura de que me caerías genial. Y después de lo de Borjamari, más aún!!!
    Muchos besos, guapo!

    ResponderEliminar
  40. Take; métete en la conversación, faltaría mas!! He mirado y tiene muy buena pinta y está realmente cerca, así que podré ir caminando!!

    Sólo por esto, ya merece la pena tener un blog;)

    ResponderEliminar
  41. Cuando quieras!!! Sería un planazo, claro. Eso sí, puede ser que nos levantemos a la mañana siguiente con las lentillas arrugadas dentro del ojo, el rímel pegado... vamos, como a ti te gusta!

    ResponderEliminar
  42. Sbm, bien, has vuelto!!! Pensé que ya no me ibas a leer nunca más. Y me alegro de que te rías, que de eso se trata. Ves cóomo la Lili ñoña no pega aquí? Mil millones de besos, chulo!

    ResponderEliminar
  43. A. SANDLER, sí, está realmente cerca... sólo tiene un inconveniente y es el precio, yo calculo que será unos 30-40 euros por cabeza, aunque siendo por un tema de curro y si hay que quedar bien tampoco me parece exagerado.

    Hay otro que está aún más cerca de la Pza. de las Cortes y en el que he estado algún día picando algo, se llama http://www.tapasenestadopuro.com/ y que creo que baja algo más de precio

    Es más rollo tapas en plan modernito (vamos, tapas pequeñas bien presentadas tirando a carillas para la cantidad) y que para ir con un americano que viene con el chip de "España=toros=tortilla de patata=olé" puede estar bien, dada la decoración de las paredes completamente cubiertas de peinetas (no te asustes y mira las fotos primero). El cocinero es Paco Roncero, quien ha cocinado entre otros para el Ritz o para el Casino de Madrid.

    ResponderEliminar
  44. Take;

    Genial. tema precio como es por curro no hay problema, dentro de unos límites (30-40 euros) es razonable!!

    El americano ya ha estado en Madrid y es tan raro que fijo que no sale a cenar pero mil gracias por la info, chicos.

    Cuando vengáis a Bcn y necesitéis info, os debo una;)

    ResponderEliminar
  45. Sandler, te he dejado cosillas en tu blog, pero me fiaría más de Take:)
    Más besos, guapo!

    ResponderEliminar
  46. Take, eres un sol:) Pero ya nada de lentillas que me operé hace unos años! Lo del rimel por supuesto, faltaría más!
    Más besos!!!

    ResponderEliminar
  47. Syd, bienvenido!!!!!!! Quédate por aquí y ya verás... Me pasan unas cosas mas raras;) Informaré del estado de Borjamari y del pato.
    Besos!

    ResponderEliminar
  48. A mí una vez intentaron llevarme a jugar al golf y me negué en redondo. Luego me enteré de que realmente no es nada fácil...

    ResponderEliminar
  49. Divertida entrada.Engancha.Original blog.T sigo.T invito a seguir mi blog.Saludos poéticos.

    ResponderEliminar
  50. Eh, que pasa? hay cena y nadie me ha invitado, que yo sé estar eh, os lo juro, que no voy contando chistes todo el día, que quiero ir :( (no os doy penita? :((( (y ahora?)

    ResponderEliminar
  51. Mi casa de juguete, que va a ser fácil! Es la repera de complicado, y hay que tener unos nevios de acero para no matar al profesor;) Un besazo, guapa!

    Juan Pardo, bienvenido! Y gracias; te visito. Un beso!

    ResponderEliminar
  52. Ana, ¿de verdad crees que si hubiera cena no te ibamos a invitar??? Cosas tienes:) Pero es que no hay cena. Sandler viene a la capi por cosas del trabajo y nos ha preguntado por un sitio guay para ir. Más besos!!!!

    ResponderEliminar
  53. Jajajaja lo se pero era por si colaba, a ver Sandler es un tío majo y demás y joe, somos madrileñas, viene a madrid... que nos pague una cena!!!

    ResponderEliminar
  54. Ah, pero que la cena es para nosotros y paga A. SANDLER??? Esperad entonces que piense un sitio mucho mejor (y sobre todo más caro)!

    ResponderEliminar
  55. Ehhh!!!! Quieto parao tol mundo, que voy a releer la entrada..., a ver si me he saltado algo.

    ResponderEliminar
  56. Ana y Take, no, no hay confusión. Nada de invitación a vinillo (no hay que ser ansioso) o a cenar (por probar...). Me parece que no nos invita. Voy a su blog a confirmarlo:)

    ResponderEliminar
  57. Ah, que take es un tío¿? encantada! estoy soltera y no como, me invitas a cenar?


    Por cierto Lili, deberías hacer un doce meses doce causas y buscarme novio.

    ResponderEliminar
  58. ANA PEPINILLO, encantado, sí, soy un tío y hasta estoy soltero!!! Ehhh, aquí falla algo: te falta una cosita entre las piernas.

    ResponderEliminar
  59. Ana, estás como una cabra!!! Take es un chico, pero me da que no pegáis...

    ResponderEliminar
  60. Jajajajajjajaja bueno, no pasa nada. Puedes seguir invitándome a cenar, quién dice que durante la cena o después vaya a enseñarte mis piernas?

    ResponderEliminar
  61. Aaaaaah no. Yo no invito a cenar a ningún hombre, mujer, animal, planta o cosa que no me enseñe las piernas.

    ResponderEliminar
  62. Ya está, se lo he preguntado a Sandler en su blog directamente, en plan "¿Hay invitación o no?" (a ver si me he liado, hemos quedado incluso en el restaurante nórdico y le damos plantón). Si tengo noticias, os lo cuento:)

    ResponderEliminar
  63. cuqui la has cagado porque la pregunta era muy abierta, tenías que haber preguntado la hora directamente y punto.

    TAke (madre te has puesto el nombre pa unas prisas eh) si te pones así te enseño piernas, pero vamos no toques... porque de verdad tengo un trauma sobre por qué tocais si no os gusta lo que tocaís... tendré que hacer un test y subirlo al blog o algo :d

    ResponderEliminar
  64. Tu crees??? Si es que yo bajo presión me bloqueo. Voy a ver si ha contestado :)

    ResponderEliminar
  65. toy en el AVE, no habia visto todo este rollo vuestro de que yo os invitaba..jajajaja!

    unas birras es a lo que llego, soy padre de familia y catalan, jajaja...

    ResponderEliminar
  66. Cuando sucede una desgracia, siempre acude una buena noticia por la ley de la compensación, la compensación podría haber sido pato a la naranja.
    No, borra eso, no es buena idea, mejor compra cascos para patos y la proxima vez que vayas se los pones a todos, que el golf es un deporte con mucho riesgo.

    ResponderEliminar
  67. Chicas, que A. SANDLER invita a bebercio!!! YUJU!!!

    ANA PEPINILLO, quién toca qué? Porque yo soy un arisco del copón y ni toco ni soporto que me toquen (salvo honrosas excepciones) :D Pero sí, tengo algún amigo gay (uno particularmente) que es ver una tía con buenas tetas y no poder evitar meterle mano. Es así. Espero esa investigación.

    LILI, no te esperaba tan ligerita!!!

    ResponderEliminar
  68. sandler, lugar y hora!! yo soy hija de familia, si sirve... :D

    take a mi lo de tocar como que tampoco :D

    ResponderEliminar
  69. Sandler, tan jovencillo y con churumbeles!!! Cuanto te cunde:) Esperamos datos de la cena! Besos, guapo

    Steppenwolf, pensaré lo de los cascos, pero lo mejor es que se los lleven cuando yo salga al campo:) Que son patos milenarios, por dios!!! Un besazo!

    Take, que estaba en yoga y no me enteré de la invitación!!! Y yo tampoco sabía que soy tan ligerilla, me llevo unas sorpresas tremendas conmigo misma:) Más besos!!!

    Pepinillo, me parece que va a ser para la próxima vez:(. Yo en yoga con el ramapranayama o algo así y vosotros de juerga aquí!!! La próxima vez, diga lo que diga mi profe, no apago el móvil. Un montón de besos, flor!

    ResponderEliminar
  70. cuqui! que yo fui buena, me marché con mis amigas a hacer compras, me probé un vestido rojo de niña buena precioso!!! con un lazo y todo, madre mía cuando esté delgada seré una cuqui total!!! así que poco estuve por aquí.

    Por cierto, no llames flor a una tía con bigote, queda fatal :D

    ResponderEliminar
  71. Ana, de compras!!! Que guay!!! Pero te compraste el vestido o no? Las cuquis al poder!!! Yo me he escapado al mediodía a ver la colección de Versace en H&M y es horrorosa!!! Chica, que churro de ropa, unos colores fosforitos para dejarte ciega y un estampado... Así que me he ido a Zara y me he comprado un jersey:)
    Lo de flor es que es muy almeriense:)
    Más besos!!! Flor!!!

    ResponderEliminar
  72. ostia, no ha salido mi comentario!!! estoy hasta el chimi del blogger!!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...