lunes, 19 de diciembre de 2011

¡Soy una chica con suerte!

    Podría resumir en tres los hechos que me han abocado a esta situación:

    Uno.- El insomnio. ¿Cuántos días puede resistir una chica de treinta-y algún-más-años sin dormir de tirón una noche completa? ¿En qué momento las ojeras son irreversibles? ¿Es normal mezclar Lexatín con chardonnay (en dosis bajas, no hay que preocuparse) y no pegar ojo?

    Dos.- El despiste. Llevar el mismo vestido gris dos días seguidos sin ser consciente de que lo has repetido es alarmante, pero coger un bolso marrón cuando llevas el abrigo negro es demasiado. Y si a eso añadimos que debajo del abrigo aparece otra vez el vestido gris, es síntoma claro de que algo no va bien. No, nada bien...

    Tres.- La cana. Te acuestas por la noche intranquila y nerviosa pero sin canas, y te levantas, seis horas después, con una cana.

    ¿Por qué?
    Sólo hay una respuesta a eso: ¡¡¡mi jefe me está quitando la salud, la juventud y hasta las ganas de vivir!!!
    Llegados a este punto, no hay marcha atrás. Me voy.
   Y justo en este punto estoy, abriendo la puerta de la oficina, con el vestido gris que no me quito desde hace tres días (no, no arrugues la nariz que no huele mal; soy una chica muy limpia) y deseando decirle a Eduardo: ¡a tomar viento, pequeño dictador sin piedad!
    —Hola, Lili —me saluda Mai, mi compañera de laboral. Es un sol; la echaré de menos—. No tienes buena cara —comenta preocupada, mientras me quito el abrigo—. ¡Y llevas otra vez el vestido gris!
    Afirmo con la cabeza y me dirijo al despacho de mi jefe.
    No hay un segundo que perder. Y la derrota no es posible: tengo el estado de ánimo perfecto, con el recuerdo de la cana fresco en mi memoria y las ojeras a punto de llegarme a los pies que me proporcionan el valor de una heroína…
    ¡Ups! ¿Qué es esto que hay en el pasillo?
    Mmmm..., vale, “esto” es mi jefe.
    —¡Lili, por Dios! —exclama de malhumor—. ¿Es que no miras al andar?
    No puedo flaquear. Me imagino empuñando una lanza y…
    —Me voy —le digo con una entonación digna de Juana de Arco. En mi cabeza, ya sabes; en la realidad sólo me sale un murmullo.
    —¿Qué dices? —pregunta Eduardo sin interés y continua caminando hacia su despacho.
    —Que me voy —repito detrás de él, elevando un poco más la voz.
    —¿Qué te qué?
    —¡Que me voy! —grito, algo alterada. ¿Está sordo o qué?
    Se gira y me clava los ojillos despiadados en la cara.
   —¿Qué te vas? ¿Cómo que te vas?
   —Pues eso —le digo, perdiendo ligeramente la confianza—. Que me voy.
    —¡Esto es lo que me faltaba por ver! —vocifera—. ¡Tres años aguantándote, tres, y ahora dices que te vas? —¿cómo que aguantándome? Uy, uy, uy, que palabra tan mal empleada…—. ¿Tú sabes la de veces que he pensado en despedirte? ¿Y ahora vienes y me dices que te vas? ¡De eso nada!
    —¿Cómo que de eso nada? ¡Claro que me voy! —contesto, completamente alucinada. ¡O me ata o me largo; no hay otra opción!
    —¡No, no te vas! —responde, totalmente fuera de sí
    —¡Sí que me voy! —¿ves cómo está loco?
   —¡Te digo que no! ¡Estás despedida! —se dirige hacia la mesa de Mai y le dice a voces—: ¡Prepara el finiquito de Lili! ¡¡¡Ya!!!
    Mai me mira con la cara blanca y vuelve la vista a Eduardo.
    —¡¡¡Ya es YA!!! —añade mi jefe, tan rojo que parece al borde del colapso—. ¡Y ten cuidado, no te vaya a despedir a ti también! —Mai lo mira esperanzada, pero el bicho se da la vuelta y se marcha—. ¡Cuando lo tengas me lo traes a mi despacho! ¡¡¡Lo quiero en cinco minutos!!!
   
    Media hora después estoy en la puerta de la oficina, con una carta de despido en una mano y el justificante de la transferencia de pago de mi indemnización en la otra. Vuelvo a mirar la cifra y sigo sin creérmelo.
    ¡Me ha despedido en serio! ¡Y me ha pagado!
    ¡¡¡Bien!!!
    Un sentimiento de libertad me embarga y comienzo a caminar feliz. Cojo el móvil y llamo a JC. ¡Estoy deseando contárselo!
    —¿Qué tal ha ido? —pregunta—. ¿Te has marchado de una vez?
    —No —contesto—, en realidad…
   —¿Cómo qué no? —me interrumpe JC—. Lili, guapa, no puedes seguir así. Ya lo habíamos hablado y estábamos de acuerdo en…
    —¡JC, me ha despedido! —exclamo, radiante—. ¡Y me ha dado 45 días por año de indemnización!
    —¿En serio? ¿Justo hoy que ibas a decirle que te marchabas? —mi novio se echa a reír—. ¡Chica, lo tuyo es suerte!
    —Sí, algo así —respondo.
   JC sigue hablando pero ya no le escucho. He llegado a mi destino; aprieto con fuerza en la mano derecha el justificante de mi indemnización mientras todos mis sentidos conocidos y algún otro que no sabía que tenía están concentrados en el escaparate de Chanel.
    ¡¡¡Y en el 2.55!!!
    ¿Cómo dices?
    Ya, lo sé… Estoy en el paro, con un posible aunque no muy probable trabajo de administrativa en una agencia de detectives, en plena crisis…
    ¡Pero es el 2.55! ¡En rojo!
    ¿Qué hago, madre de Dios?
    Sólo se me ocurre una cosa. Cruzo la calle Ortega y Gasset y entro en un bar.
    —Una copita de chardonnay —le pido al camarero, que me mira con cara de "pequeña, son las diez de la mañana y está claro que tienes un problema". Lo ignoro, ¡qué sabrá él!
   ¡Voy a celebrar que no tengo que volver a ver a Eduardo.!
   Lo del 2.55…,  eso ya lo pensaré mañana... De todos modos, nunca podría entrar en Chanel con un vestido gris.


    PD.- Sofi y Eli, sin vosotras tampoco podría hacerlo!!!
 

34 comentarios:

  1. Vale, vale, no me voy sin decirte algo.
    Me gusta el blog.
    Me quedo.
    Pues eso, ya está dicho.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Gaearon, eso me lo dicen muchos! Besitos para ti también!!!

    ResponderEliminar
  3. ehhh enhorabuenaaa!!! joer eso si que es "chegar e encher" como se dice en mi pueblo... Qué bien, año nuevo y vida nueva nunca mejor dicho ehh!! y no te cortes, date un caprichito que bien que te lo mereces. Me alegro mucho por ti, lili. Verás que el cambio será para mejor!! Disfrútalooo!! Biquiños miles

    ResponderEliminar
  4. MA-RA-VI-LLO-SA!! Me encantan las historias de administrativas que trabajan agencias de detectives. Si antes te seguía... Ahora estoy enganchada, Lili: genial.
    www.clubmujeresreales.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Madre mia!! que suerte! y en que buena epoca te llega ese fiquito!
    Una el ego de un hombre ha hecho tanto bien.

    Besazos

    ResponderEliminar
  6. Jaaaaaaaaaajajajajaja, muy buena la entrada Lili, y espero que pese a la dramatización haya sido así de bueno lo sucedido. Ole.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  7. Ahora a recuperar las horas de sueño, que a la agencia de detectives hay que llegar en plena forma.

    ResponderEliminar
  8. Te ha salido todo rodado XD. Ahora toca prepararse para empezar con buen pie en el siguiente curro.

    ResponderEliminar
  9. Bueno pues sí que es suerte... ahora que estás en paro por algún momento dedícate a sacar el gris del armario y ponte colorotes... el bolso de Chanel puede esperar es un clásico...
    Besos

    ResponderEliminar
  10. ALELUYA!! No vas a ver mas al loco de Eduardo!! Y encima, por cabezota y por querer tener la última palabra te ha hecho un regalo en forma de finiquito!! Ahora a disfrutar de la navidad y a descansar para llegar a la agencia de detectives a tope!!
    Has estado muy avispada con no entrar a Chanel. No puedes comprarte el adorado 2.55 con un vestido que te has puesto 3 días seguidos, no no, jajaja.
    Beso, guapa!!

    ResponderEliminar
  11. Ooooooooooleeeeeeeeeeeeeeeeee!!!
    ahora unos días de vacaciones en esta epoca en q son tan necesarias, y a esperar q el año nuevo te traiga todo lo bueno q te mereces :D

    ResponderEliminar
  12. Volbo, estoy feliz de la vida!!! Me siento tan liberada que no te haces una idea:) Y sí que me he dado un caprichito, pero al final no ha sido el bolso: una escapadilla de nochevieja JC y yo solos, bien!!!! El bolso..., sé que lo tendré..., algún día:) Un millón de bicos, guapa!!!

    Idoia, guapa, prepárate, porque presiento que va a ser genial!!! Si Bárbara, mi futura y posible jefa, me llama para firmar el contrato y no para decirme que me va a llamar para firmar el contrato! Muchos besos!!!

    Celia, yo no me lo creía. ¿Se puede estar tan loco? Bueno, aunque creo que lo de mi exjefe (que bien suena, madre mía!!!) es una mezcla de locura y tontería. Y sobre todo ego, como dices tú. Mil besos, preciosa!

    ResponderEliminar
  13. Exter, en la realidad fue aún mejor!!! No hay palabras para explicar el subidón. Cuando me dio el finiquito casi me desmayo (si yo me iba gratis!!!!). Soy libreeeeeee, bien! Besos, guapa!!!

    HombreRevenido, sí, que empezaba a aparentar mi edad y eso no puede ser!!! Y madre mía que ojeras me estaban saliendo! Un beso!

    Doctora Anchoa, veo tantas posibilidades ante mí que me mareo de pensarlas! Y en ninguna tendré que hacer contabilidad creativa!!! Muchos besos!

    ResponderEliminar
  14. Cruela, el vestido gris está en la basura (directamente, nada de llevarlo a ningún sitio ni nada; ese vestido está lleno de mal karma). Ahora he vuelto al rosa!!! El bolso tendrá que esperar, sí. Aunque espero tenerlo antes de llegar a los cuarenta:) (JC, guapo, si lees los comentarios, esto va por ti; aún quedan unos añillos, pero no lo dejes para el final!). Un montón de besos!!!

    Isa, antes de ir a Chanel tendré que ir de compras, que una no puede ir a Chanel así por las buenas y de trapillo! Y tendré que avisar a mis hermanas y a al marido de mi cuñado(si no, me matan:) Y tendré que prepararme mentalmente para la emoción, y quizás necesite una copita de chardonnnay y... Sólo con pensarlo ya se me acelera el corazon!!! Un beso, paisanilla:)

    Oji, llevas razón. Lo malo se queda en este año. El próximo va a ser genial! Millones de besos, preciosa:)

    ResponderEliminar
  15. Intentaría darte alguna de las respuestas desde mis canas y más en la barba, que parezco Papá Pitufo, pero no hay fórmula para acabar con las ojeras provocadas por la mala vida, o buena según se mire. A despistes no hay quién me gane, ahora más acusado supongo que por las canas y no los años... vamos, que cuando quieras brindamos con Chardonnay para el disgusto. :)

    ResponderEliminar
  16. Jajaja, he sonreído mucho con tu última frase...
    Tu jefe es gilipollas, la de dinero que se pudo ahorrar con tu baja voluntaria...

    Un beso, chula! Sigue así, algún día te llamarán de jolibut.

    ResponderEliminar
  17. Sergio, eres de los míos!!! (de los despistados, me refiero; el tema canas-ojeras espero que se frene, ahora que ha vuelto la felicidad a mi vida:)Sí, tenemos que brindar!!! Un beso!

    Sbm, sólo sonreído???? Otra vez no te arranco una risa? Eres el chico más difícil del mundo! Lo de jolibut mola mucho:) Un beso enorme, chulo!

    ResponderEliminar
  18. Pues bien está lo que bien acaba, claro que sí!! A Audrey le pasó algo parecido, y a las tres semanas tenía curro de nuevo;)

    Exijo que nos invites a un chardonnay a tus followers;) Hemos soportado mucho del pesado de tu ex- (jefe).

    Lo de las canas es normal, dada tu avanzada treitena...;)

    ResponderEliminar
  19. Sandler, os invitó a chardonnay cuando queráis!!! Espero que me pase como a Audrey y tenga pronto trabajo (en Vogue, si puede ser:) (pero como creo que no va a poder, me conformo con la agencia de detectives).
    Avanzada treintena??? A treinta y dos lo llamas avanzada treintena? Venga ya! Además, nadie me echaría más de treinta y uno :) Un beso, guapo!

    ResponderEliminar
  20. Un aplauso, para la que lo dijo, y ademas, lo hizo!!! bien por ti guapa!!! Es el comienzo de algo grande, y que mejor que romper con algo cuando no nos gusta!!
    ERes una valiente!
    Un besito!!

    ResponderEliminar
  21. Ole...

    Es como si te hubiera tocado la lotería!

    Me alegro un montón.

    Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  22. Verillo, gracias!!! Ha sido una liberación, y estoy feliz! Ya sólo me pueden pasar coss buenas, no admito otra cosa:) Un besazo, guapa!

    Fran, sí!!! Y un poco mejor, porque cuando mi exjefe se de cuenta de lo que ha hecho, le da un infarto:) Besos!!!

    ResponderEliminar
  23. ostras! en qué momento llego!!!! no me lo puedo creer!!! claro que sí, nena, hay mujeres que nacemos con una flor en el culo, y esas somos tú y yo. En mi anterior trabajo me pasó algo parecido a esto que has contado, la parte mala, es que yo encontré trabajo demasiado pronto para mi cansancio atrasado y energías gastadas, y encima con mi jefe que es un puñetero caciqueeee!!!!
    Pero una cosa te voy a decir, sea como sea, yo por un currelo de auxiliar administrativo en una agencia de detectives: MA-TO!!!!
    ánimo, guapa, ya verás como todo sale rodado!

    ResponderEliminar
  24. Maripili, Que alegría verte por aquí!!!!!!! Chica, llevas toda la razón: tengo mucha suerte! Y llegas en el momento perfecto: ¿te imaginas de administrativa en una agencia de detectives? Y lo mejor es que mi posible futura jefa (que espero que me llame mañana) (o pasado) (o la semana que viene, tampoco hay que agobiarse) parece una tía guay; luego nunca se sabe, pero al menos lo parece, y eso es buena señal:) Un montón de besos, guapa!!!

    ResponderEliminar
  25. Lili y Pili; sólo falta Mili? vaya dúo...

    ResponderEliminar
  26. jajajajajajajajajajaja ostias sandler, es verdad! jajajajajajajajaajaj

    ResponderEliminar
  27. Jajajajjaajajajajaajaja, me descojono contigo!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Di que si!!!!!!!! A celebrarlo por todo lo alto!! Así me gusta!!!
    Y encima con 45 días por año!

    Ahora disfruta de las navidades, y luego a buscar otra cosita!!

    Besucos guapa y felices fiestas

    ResponderEliminar
  28. Sandler, es verdad!!!!! Maripili, podemos decírselo a Ana Pepinillo, fijo que no le importa cambiarse el nombre :)

    Sra. T, estoy de celebración continua!!! Una vergüenza, la verdad :) Un beso enorme, guapa!!!

    ResponderEliminar
  29. Yo pensaba que ya tenías muy asumido que ibas a dejar de trabajar para ese tipejo, no sé cómo has esperado a estar tan estresada, y más aún teniendo una oferta de Laura Holt :P
    Me alegro de que te haya salido tan bien la jugada, de verdad ;)

    ResponderEliminar
  30. hola! acabo de ver tu blog y me ha gustado mucho como escribes
    ya tienes 1 seguidora mas :)
    te dejo el mío y si te gusta pues...hazte seguidora , me encantará!!
    Feliz navidad
    www.hunterchic.es

    ResponderEliminar
  31. Jajaja sí, sí. Sin duda eres una suertuda!!! ;) Pero lo importante es la GRAN liberación!!!
    A mi me pasó algo parecido hace unos años. En mi caso yo me fui, sin dar 15 días ni nada, y me finiquitaron bastante bien XD

    Un besote guapa!!!

    P.D.: Estoy un tanto desaparecida, pero prometo volver pronto!! Los estudios me tienen 100% retenida!

    ResponderEliminar
  32. Doctora, si puediera cambiar a Laura Holt por Remington Steele ya sería perfecto:) Un besazo, guapa!!!

    Hunter Chic by Marta, bienvenida!!! Prometo pasarme por tu blog. Un beso!

    Cristina, es justo eso: la liberación!!! Suerte con los estudios, guapa! Y un beso enorme :)

    ResponderEliminar
  33. Mira, no hay mal que por bien no venga: si te hubieras ido no tenías derecho a paro, como te han despedido sí!!! :D

    ResponderEliminar
  34. Soy el único al que le gustaría conocer a Arturo? Gran personaje, peor jefe.

    Gracias por seguirme, me he dado una vuelta por aquí, me encantan tus historias.

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...