lunes, 5 de diciembre de 2011

¡¡¡ Yo dimito !!!

   —¡Lili, ha venido un vecino a traerte unas llaves! —me dice JC desde el dormitorio cuando abro la puerta de casa—. ¡Dice que las ha encontrado en el jardín!
   —¿Unas llaves? ¿De qué? —pregunto y me dirijo hacia la voz, que está quitándose la corbata (mmmm…, algún día te contaré lo mucho que me gusta cuando se quita la corbata).
    —De un piso, ¿de qué va a ser? —responde, riéndose.
   Ya, ya, ya… Me olvido de la corbata y me centro en la conversación.
   —¿Y por qué me las trae a mí? —no lo entiendo. ¿Soy “objetos perdidos” o qué?
  —Porque eres la presidenta, guapa —contesta—. Ya sabes, te presentaste voluntaria en septiembre y…
   Pero no sigue, porque llaman al timbre. Envuelta en oscuras meditaciones en torno a lo despacio que pasa el tiempo (¿hace sólo tres meses que tuve ese pequeño lapsus?; ¡venga ya!) abro la puerta.
    —¡Lili, me han robado! —chilla Monikey y se cuela en la entrada—. ¡Tienes que llamar a la policía!
    ¿Cómo ha podido pasar por un espacio tan estrecho? ¡Si sólo he abierto la puerta dos centímetros, por Dios!
    —Buenas noches, Monikey —la saludo cortés, manteniendo las distancias.
    —¡Nada de buenas noches, Lili! —entra en el salón y se deja caer en el sofá—. ¡Me lo han quitado todo! —levanta las manos al techo y recalca—: ¡¡¡Todo!!!
   —¿Todo? —pregunto dubitativa. No me quiero dejar llevar, que esta chica está muy loca, pero una ligera inquietud se abre paso en mí.
   —¡Todo¡ ¡Absolutamente todo! —apoya el brazo en el sofá y comienza a llorar.
   ¡Ay, madre!
   —¿Y por qué no has llamado a la policía ya?
   —Lo he hecho, pero no me hacen caso —dice en voz baja, entre suspiros y gemidillos.
   “No me extraña”, pienso para mí; seguro que tienen miles de millones de llamadas falsas y ahora no se fían.
   —¿No te extraña? —pregunta Monikey, mirándome con ojos llorosos…
   Ups. ¿Pienso en voz alta? ¿O esta pirada lee la mente?
   —No te preocupes, que llamo yo —y marco el 091. ¡Qué no se diga que no me entrego como presidenta!
   Tras unos segundos de espera, una voz de hombre contesta al otro lado de la línea.
   —Policía, ¿dígame?
   —Buenas noches, soy Lili Díaz, presidenta de la comunidad de propietarios de Granada 81 —respondo, el título lo primero.
   —¿Cuál es la emergencia? —me pregunta la voz, desprovista de todo sentimiento.
   —Han robado en casa de una vecina. Se lo han llevado todo —contesto y miro a Monikey, que asiente desde mi sofá.
   —¿Granada 81, me dice?
   —Sí
   —¿La vecina es Monikey Balonso?
   —Ahá —asiento—. Entiendo sus sospechas de falsa alarma, que Monikey es un poco especial —le digo al agente, bajando la voz—, pero esta vez va en serio.
   —Señora Díaz… —responde el agente.
   —Señorita —le corrijo.
   —Sí, lo que sea —continúa la voz—, lo siento, pero no podemos hacer nada.
   —¿Nada? ¿Cómo que no pueden hacer nada? —no me lo creo—. ¡Tengo a esta pobre mujer llorando a moco tendido en mi sofá porque se lo han llevado todo y me dice que no pueden hacer nada?
   —Señora Díaz, por favor…
   —¡Señorita! —¡que tío más torpe!
   —Bien, señorita, cálmese y…
   —¡Estoy calmada! —y añado—: ¡Muy calmada!
   —Bien… —oigo como el agente respira fuerte al otro lado y continúa—: Le he dicho a la señora Monikey Balonso que lo que tiene que hacer es cambiar las cerraduras, pero que no puedo mandar una patrulla de vigilancia porque haya perdido las llaves.
   Un momento… 
   ¡No, no puede ser…!
   —¿Ha perdido las llaves? —pregunto incrédula al teléfono y miro a Monikey—. ¿Sólo has perdido las llaves? ¿Eso es que se lo han llevado todo?
   Monikey asiente con la cabeza.
   —La llave de casa, la del portal, la del garaje, la del trastero…, todo…

   Media hora y media botella de chardonnay después, me siento mejor.
   —Yo dimito —le digo a JC, que me rellena la copa comprensivo y me pasa el plato de pistachos—. Mañana mismo.
   —No creo que puedas dimitir, cariño —responde acariciándome la espalda.
   —¿Y qué hago? ¡Porque yo acabo loca! —o psicópata; la idea de matar a Monikey empieza a tomar fuerza en mi cabeza…
   —Ya queda menos.
   —¡Queda un montón!
   —Bueno, lo que puedes hacer… —comienza JC, y se calla; me dirige una mirada maliciosa que me descoloca— …en la próxima junta…
  —¿Sí? —lo miro expectante.
  —Puedes volver a presentarte voluntaria —y se va corriendo hacia el dormitorio justo a tiempo de escapar de las cáscaras de pistachos que he tirado en su dirección.
   ¡No puedo creerme tan poca solidaridad!

39 comentarios:

  1. Váyase Señora Lili, váyase!!

    feliz Lunes!

    ResponderEliminar
  2. jajajja hola lili ya hechaba de menos leerte cielo que siempre me sacas la risa jajajaja feliz comienzo de semana besitossssss

    ResponderEliminar
  3. Lili presiento que a la señora Monikey le va a pasar como en el cuento de Pedro y el lobo que un día le pasará algo serio y nadie le hará caso...la próxima vez cuéntale el cuento a ver si se da por aludida, pero cuéntaselo en formato actualidad...con un final horroroso para que se asuste un poco. Besicos

    ResponderEliminar
  4. Qué paciencia con Monikey! Es para matarla!!! En eso estoy de acuerdo contigo. Pero, por favor, no lo hagas!!! Que como te metan en la cárcel, a ver que hacemos sin tí!!! ;)
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Me encanta tu vecina Monikey!!! Una señora que se encarga de hacer que la vida de la comunidad mucho más animada y divertida XD.

    ResponderEliminar
  6. Y ya que ni la policía se preocupa por Monikey, por qué no la matas directamente???

    Nadie la echará en falta.

    ResponderEliminar
  7. estoy con Take your mama out...
    si la matas nadie la echara en falta y la policia hará la vista gorda... lo mismo hasta se hacen coleguitas tuyos.
    jejejeje!

    ResponderEliminar
  8. Sandler, ja! Como si fuese tan fácil! Feliz lunes para ti también :)

    Embrujo, preciosa, que guay verte por aquí! Me alegro de que te rías, guapa. Mil besos!!!

    Cocci, algo tengo que hacer con ella, porque llevas razón: si alguna vez le pasa algo malo (que no creo, porque el mal bicho luego tiene mucha suerte) se lo va a creer su madre! Un besazo, guapa!!!

    ResponderEliminar
  9. Cristina, por ahora me controlo :) Cuánto tiempo aguantaré..., eso ya es más discutible. Pero si me meten en la carcel, me llevaré mi portátil, que soy blogadicta!!! (tendrán que enterrarme con él :) Un beso enorme, guapa!

    Doctora Anchoa, le da vidilla, sí, pero a veces echo de menos la calma!!! Un beso, y feliz semana!!!!

    ResponderEliminar
  10. No sé cómo te presentaste voluntaria a la presidencia con semejante vecina pululando por la zona. Hasta la poli la tiene calada ;P

    ResponderEliminar
  11. No, no la mates... que si lo haces, ¿de qué nos reímos luego?

    [En realidad, más pena que tú me dio ese pobre policía:::]

    ResponderEliminar
  12. Take, yo sí que te echaba en falta a ti! No sé..., no me des ideas... Y si de repente aparece un tipo pelirrojo con gafas de sol y la cabeza ladeada (y que se llama Horatio, or si no me sigues :) y comienza a preguntarme? Fijo que me derrumbo!!! Besos, guapo!!!

    jajaja, Celia, me estáis empujando al delito!!! El día menos pensado salgo en los periódicos:) Muchos besos!

    Doctora, yo tampoco lo sé... Estaba aburida, y JC me dejó sola en la junta, y me lie..., y al final presidenta. Y por todo un año!!! Y un año muuuuuuy largo! Un beso, preciosa!

    ResponderEliminar
  13. :(, crees que eso es motivo suficiente para no matarla...? Mmmmm, no sé... La cárcel también me corta mucho el rollo,la verdad :) Besos!!!

    ResponderEliminar
  14. jejeje, cuántas aventuras! Podrías escribir una serie de televisión con todo esto... :D

    Por cierto, los grifos de Villa Lili ¿llevan agua o chardonnay? (lo pregunto porque es una bebida que aparece mucho en estos relatos...) ;D

    Que tengas buena semana!

    ResponderEliminar
  15. Noooo, no la mates, no ves que igual le puede tocar investigar el caso a Barbi y a su ayudante (osea tu) jajja, y eso sería raro raarooo raaarooo!

    ¿¿No llegaría con no abrirle la puerta??

    ResponderEliminar
  16. JC:

    La culpa es mia por abrir.
    La última vez.

    Eso o monto un golpe de estado contra la presi...

    Esto con Antonio Recio no pasaba, no pasaba.

    ResponderEliminar
  17. Tarambana, lo he pensado, sobre todo viendo que Vogue pasa de mí! Y los grifos de villa Lili llevan agua, ¿te lo puedes creer? Yo tampoco, tendré que hablar con el Canal de Isabel II, a ver si pueden hacer algo. Besos!!!

    Volbo, gracias por poner un poco de realismo en el blog!!!! Llevas razón:) A ver si me centro: no puedo empezar mi nueva carrera como investigadora (si la empiezo...) investigando mi propio crimen!!!. Un montón de bicos, guapa!

    ResponderEliminar
  18. jajaja, JC! Que guay, eres tú!!! Que cara más dura, que tú eres el presi consorte (sin boda, que conste...) y pasas mucho! No crees que me merezco un regalo guay??? Por lo mal que lo pase, ya sabes....
    Si no se te ocurre ninguno, pregúntame.

    ResponderEliminar
  19. Cuando sea grande, quiero tener un blog como el tuyo! Con seguidores y toda la cosa!!!!
    :)

    Un beso, me encanta!

    La bruja mexicana.

    ResponderEliminar
  20. A mi se me ocurre! Quieres una bolsa, y te la regalaría pero ese JC, que no soy yo...
    Bah, siempre hay alguien que llegó primero! Y uno aquí sin saber llegar!

    ResponderEliminar
  21. ja ja ja!!!
    Pues auguro un año muy gracioso en tu blog!!!

    Lo siento, miremos el lado positivo, no?

    Entre la presidencia y las misiones de detective....

    Aburrirte, no te vas a aburrir!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. lo que digo yo... NO HAY QUE IR JAMAS DE LOS JAMASES A LAS JUNTAS DE VECINOS, siempre acaban liándote alguna...

    jajajaja oye es un buen sistema, una pierde las llaves y...

    un beso

    ResponderEliminar
  23. Sorceress, me alegro de que te guste:) Un besazo, guapa!!!

    JC, que fuerte!!!! Aunque no seas mi JC, eres bienvenido:) Un besazo!!!

    Aleiz, eso seguro! El aburrimiento no entra en mis planes, no:) Besos!!!

    Maria Oliver, yo no pienso ir a ninguna más, salvo a la próxima, para ceder el mandato :) Muchos besos, guapa!

    ResponderEliminar
  24. jaja un llavero gigante y con una cadenica bien atada, que graciosa la señora :)

    Muy divertida la entrada, un besazooo

    ResponderEliminar
  25. Espero que el tio las barriera, qué menos ¿no? jajajajjaja y la monkey... ays no podía tener una cita con anestesia? molaría un montón ver a las dos juntas... lo mismo el universo explota o algo!

    ResponderEliminar
  26. Jajaja qué geniales sois en vuestra comunidad! Es a lo aquí no hay quién viva, sin duda! Ya me gustaría a mi, aunque en realidad alguna anécdota tengo para contar!

    Tú quédate con la imagen de cómo se quita la corbata, y de lo demás te olvidas...hasta la próxima vez, SEÑORITA!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  27. Me ha gustado mucho tu entrada, casi me han entrado ganas de dimitir en todo :D

    ResponderEliminar
  28. Clá, me encanta la idea de la cadena!!! Y si se le engacha en algún sitio y le provoca una muerte lenta y agónica... No..., mejor dejo eso, que pensamientos así ennegrecen mi karma:) Muchos besos, guapa!!!

    Ana, ¿te refieres a que JC barriera las cáscaras de los pistachos? Jajajajajaj, eso sí que tiene gracia!!!!! Mmmm...., juntar a Monikey y a Anestesia..., cómo mola!!! Un besazo, preciosa :)

    ResponderEliminar
  29. MDoc, cómo captas la esencia!!! ¿Por qué me llaman señora? Si parezco una veinteañera!!! Que ganas de amargarme la vida, de verdad. Y si al menos me hubiera casado, me tendría que aguantar, pero no, ni viaje, ni traje blanco, ni regalos... ¿entonces señora de qué? Un besazo, guapo!!!!!

    Horacio Holiveira, no te dejes llevar, a ver si vas a ser el presidente de Zara encubierto. En ese caso, y sólo en ése: no dimitas!!! Un beso

    ResponderEliminar
  30. olé tu nueva foto de perfil. Sencillamente genial!

    ;)

    ResponderEliminar
  31. Jajaja, Sandler! Me alegro de que te guste :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  32. ajaja yo también hubiera querido dimitir, qué divertido Lily

    ResponderEliminar
  33. Gracias, Ana!!! Y te puedes creer que no se pueda dimitir? Un besazo!

    ResponderEliminar
  34. lo de la petaca y los san bernardos, es genial!!!

    usaré la frase...

    ResponderEliminar
  35. CUANDO ERA PEQUEÑA LEÍA UNOS TEBEOS EN LOS QUE VENÍAN LAS HISTORIAS DE LILÍ ,ME LO HAS HECHO RECORDAR

    ResponderEliminar
  36. Absolutamente divertida. Un gran descubrimiento tu blog, gracias por seguirme, yo ya me he descubrimiento tu blog, gracias por seguirme, yo tras la visita, he contraído a la "lilitis fanatica" y soy tu fiel seguidora. Son casi las dos de la tarde y desde que te he leído a primera hora de la mañana no he dejado de sonreír -Dios" Cuanto tiempo me queda para que me toque ser presidenta?...Los segundos corren en mi contra, es una batalla perdida contra el destino...- Lo dicho: Enhorabuena por tu genialidad! Ah! y es cierto... Cincuenta millones de perros San Bernardo, no se pueden equivocar… Besos de una fiel seguidora!
    www.clubmujeresreales.blogspot.com

    ResponderEliminar
  37. Por un momento me había emocionado de la alegría, creía que eras la nueva presidenta de la comunidad, lo que pasa que yo vivo en el nº 10.

    ResponderEliminar
  38. Sandler, pero tú tienes que conocer a Wodehouse, que has vivido en Londres!!! Si no, te lo recomiendo. Un beso!

    Anilegra, yo también leía los tebeos de Lili, y los de Esther, y los de Emma. Los leía todos! Un besazo!

    Idoia, bienvenida!!! Que guay verte aquí!!! Sabes lo peor de todo? Que me prsenté voluntaria para presidenta de la comunidad. Yo también te sigo, guapa!!! Un beso enorme:)

    ResponderEliminar
  39. Jajaja, Sergio!!!! Lo siento, porque soy una presidenta genial:) Besos!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...