jueves, 12 de enero de 2012

¿Celos yo? De eso nada... Pero nada de nada.

    ¡He quedado con mi hermana Sofi y nos vamos de rebajas, bien! Y lo tengo todo perfectamente planificado para no perder la cabeza: llevo una lista de lo que voy a comprar dividida en tres apartados, de mayor a menor importancia (cosas imprescindibles, cosas absolutamente necesarias y cosas sin las que no podría vivir), una ruta con las tiendas clave (¡el año pasado me olvidé de Etxart y Panno!; aún me duele cuando mi hermana me lo recuerda) y un par de barritas de cereales.
    ¡Va a ser un día glorioso! Hoy voy a dar lo mejor de mí; voy a recorrer cada rincón de cada tienda, cada perchero, cada montón de ropa y no voy a desistir, por mucha adolescente inexperta que se interponga en mi camino. ¡Me siento como Juana de Arco dirigiendo un ejército frente a…
    —¡Lili!
… frente a quien fuese! ¡O como el capitán Alatriste en una de sus…
    —¡Lili!
… batallas! ¡Estoy armada con mi tarjeta y soy peligrosa! ¡Nada podrá detenerme!
    —¡Lili! —una chica rubia y delgada se acerca corriendo—. ¡Que casualidad verte también a ti precisamente hoy! —y me lanza dos besos—. ¿Cómo estás?
    Me suena de algo, pero no consigo situarla…
    —Bien, ¿y tú? —respondo mientras trato de hacer memoria.
    —¡Divina! —exclama—. Acabo de tener la última entrevista con JC y me ha confiado que, aunque aún tiene un par de candidatas más, el puesto es prácticamente mío. ¿Qué te parece? ¡JC y yo juntos de nuevo, como en los viejos tiempos!
    ¡Vaya! De pronto, a través de las lentillas azules y el rubio de bote, la reconozco.
    —¿Loli? —pregunto, para mayor seguridad.
   —¡No, cielo, llámame Lola, que Loli es muy… ordinario! —y se quita de la frente un mechón de pelo con un gesto tan pijo que me deja sin aliento.
¡Madre mía, si la viese JC ahora no la reconocería! En vez de zapatillas de deporte lleva unos tacones de al menos 8 cm y ha cambiado el vaquero roto por una falda de tubo ideal (¡tengo que apuntarla en mi lista!).
    Un momento… ¿Qué ha dicho de JC?
    —¿Qué haces por este barrio? —y añado, como si tal cosa—: ¿Has visto a JC?
    No es que me importe. Loli-llámame-Lola es una antigua amiga de JC, de la época anterior a que yo lo conociese. Y sí, puede que estuviesen saliendo un tiempo. Y sí, puede que la dejase al conocerme. Y sí, puede que ella lo acosase un poquito, con cartas un pelín dramáticas y algo de terrorismo telefónico. Pero nada de eso me afecta. No soy una chica celosa.
    Para nada. Para nada de nada.
   —¡Claro que he visto a JC, cielo! —contesta, y suelta una risita coqueta que no tiene nada que ver con las carcajadas histéricas que yo recordaba—. No puedo creerme que no te haya dicho nada —mueve la cabeza en gesto desaprobador—: Hombres.
    Consigo sonreír con un sutil aire superioridad.
    —Sí, por supuesto que me lo ha comentado, pero no sabía que ya estaba hecho —digo, mientras pienso en ¡¡¡cómo es posible, por amor de Dios, que mi novio no me lo haya contado!!!—. Tengo prisa, ya nos veremos —le devuelvo los besos volátiles y añado, toda dulzura—: Loli.
   Echo a andar hacia la parada de autobús mientras trato de calmarme. No puedo llamar a JC en este estado; pensará que…
   —Hola, guapa —me saluda JC al otro lado de la línea.
   —¿Por qué has quedado con Loli? —no sé en qué momento he sacado el móvil del bolso y he llamado a mi novio: a veces mi cuerpo y mi mente tienen vidas completamente separadas.
    —¿Con Loli? —repite, y guarda silencio—. ¡Ah, con Lola! Cariño, no he quedado con ella, es que va a ser mi nueva secretaria.
    ¿Qué? Espera que me siente un momento en un banco y…
    —¿¿¿Qué??? —¿esa hortera reconvertida en pija?; nada de celos, me baso en criterios puramente estéticos— ¿Y por qué no me lo has contado? —le pregunto, con marcado tonillo acusador.
    —¡Claro que te lo he contado! —replica, ofendido—. ¡Llevo una semana diciéndote que estaba haciendo entrevistas y que probablemente la contratase a ella, y me dijiste que perfecto! —ups…, ahora que lo dice, quizás lleve razón; me suena haber oído algo de una Lola, ¡pero es que Lola no es lo mismo que Loli!—. ¿Es que no me escuchas cuando te hablo?
    Uy, uy, uy…
   ¿Pero que hombre, madre de Dios, es capaz de creer que a su novia no le importa que su antigua novia, que ha pasado de ser una hortera zarrapastrosa a una divina-de-la-muerte, vaya a ser su secretaria? ¿Y en qué mundo vive ese hombre?
    ¿Y por qué justo ese hombre tiene que ser mi novio?
    Necesito toneladas de calma y madurez para afrontar esta situación.
    —¡Claro que si, yo siempre te escucho!—inicio la ofensiva, aunque estarás de acuerdo conmigo en que no debería decirme cosas importantes la semana previa a las rebajas (cuando estoy en permanente elaboración mental de mi superplan de ataque infalible)—, pero no creí que lo dijeses en serio. Ese tipo de secretaria no va contigo —me callo y siento como la mente de JC trata de adivinar a lo que me refiero—. Parece un adorno y tú necesitas alguien más serio —creo que va pillando la idea—, con más carácter, con más presencia, más…—no doy con la palabra…— más masculino. Y mayor, que los años dan mucha sabiduría.
    ¡Eso es! Y no una rubia de bote que seguro que al final me acaba tocando las narices. Todo esto dicho sin celos, obviamente. Y desde un punto de vista objetivo y completamente racional.
    —Ya... —responde JC, meditabundo—. ¿Y no crees que Lola encaje?
    —Loli —le corrijo—. No, nada. Ni un poquito —se lo voy a dejar claro, por si no lo ha captado—: No.
    —No sé; estaba dudando entre ella y una señora… —oigo ruido de papeles—, Ana, con mucha experiencia, cincuenta años, un par de idiomas… Creo que podría encajar, pero Lola también habla japonés, y eso es…
   —Loli —insisto—. Bah, seguro que se lo ha inventado —y mmmm…, sí, creo que voy a hacer lo mismo; le da mucha vidilla a un currículum en estos tiempos tan grises; además, quién va a averiguar si es cierto o no, si nadie habla japonés. No, no digas que tú sí, porque no me lo creo…
    —No me decido… —dice JC, para mi desesperación.
    Necesito el master touch, pero me he quedado en blanco. Si todo fuese cuestión de celos sería más fácil, pero ya sabes que no es así (porque yo no soy una chica celosa en absoluto). Miro alrededor en busca de inspiración y de repente lo veo.
    ¡Un taxi! ¡Madre mía, la idea me viene tan de golpe que me deja sin respiración! Trato de calmarme, respiro profundamente, y…
    —Es una decisión difícil —afirmo comprensiva—. De todos modos, no creo que espere tu llamada hasta mañana. Creo que me ha dicho algo así mientras paraba un “taxis”.
    —Taxi, Lili —replica JC—. Si es un taxi, uno solo, una unidad de taxi, es un taxi, no un taxis.
    He aquí, querido lector, la prueba irrefutable de que mi novio tiene alguna que otra extravagancia (de lo más oportuna, eso sí): le he visto retirar el saludo a un amigo de la infancia durante dos días completos por llamar “taxis” al taxi de toda la vida. Esa palabra ejerce un extraño efecto en él; sólo puedo compararlo con el de la kryptonita en Superman, o el de una imitación cutre del 2.55 en mí: realmente impresionante.
    —¡Yo lo llamo taxi, por Dios! —le digo, escandalizada—. Ha sido Loli quien lo ha llamado “taxis” —hago una pausa y añado—: dos veces. —Y remato—: o puede que tres.
    JC mantiene un tenso silencio durante unos instantes.
    —Contrataré a Ana; por la experiencia, ya sabes —comenta—, es un punto a su favor.
    Nada que ver su decisión con la palabra “taxis”, por supuesto.
    —Me alegro —¡¡¡¡bieeeeeen!!!!—. Creo que es lo mejor.
    Nada que ver mi estado de ánimo con la palabra “celos”, por supuesto.
    Porque, y esto es muy importante, ha quedado claro que no soy una chica celosa. Para nada. Para nada de nada.
 

49 comentarios:

  1. Jaja celosa tu¿? Que vaaaaaa... Ni de coña!!!
    Me ha encantado lo de "taxis", buena táctica! ;)
    Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Ay Lili, qué grandes!! Tu, por querer proteger lo que es tuyo de lagartas varias (cosa que no tiene nada que ver con los celos, obviamente). Y JC por su preocupación por que la gente hable bien. Eres genial!!

    Un beso, reina!!

    ResponderEliminar
  3. Cristina, eso ha quedado claro, verdad? Es que si luego lee la entrada JC y saca la conclusión de que soy celosa... Y de eso nada ;) Otro beso!

    ResponderEliminar
  4. Isa, es mejor prevenir, y a Loli se le veía que buena secretaria no iba a ser (objetivamente, por supuesto). Y JC..., sí, lo del "taxis" lo altera un poquillo:) Un beso enorme, guapa!

    ResponderEliminar
  5. Buf,,, mujeres!! Yo voto que Loli vuelva a vuestras vidas;)

    ResponderEliminar
  6. Sandler, no!!! Loli mejor bien lejos; si puede ser, en otro pais ;). Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Lili!! Clarisisimo ha quedado!!! No sufras por eso! ;)

    ResponderEliminar
  8. El pasado mejor dejarlo dnd estaba, q allí no hace ningún mal. Y no son celos, es prevenir, q nunca está de más :P

    ResponderEliminar
  9. Celosa tu? Para nada!!

    Nota para JC: yo se que Lili no tiene por que sentir celos y los dos sabemos que jamas vas a encontrar una mujer que le llegue a la suela de los zapatos, asi que me gustaria que se lo recordases mas a menudo para que no tenga que recurrir a las armas de mujer :D

    Besos de Bobadilla's girl!!

    ResponderEliminar
  10. Para nada, para nada, para nada, y ¿además quien quiere hablar japonés, si lo que molan son los chinos?
    A Ana le has hecho un enorme favor, que pasados los cuarenta, todo se pone muy dificil.

    Suerte con las rebajas...

    ResponderEliminar
  11. Lili!! dos cositas: la primera alucino pero del todo con tu súper control del planning rebajas, madre de dios!!
    Y segundo...te acuerdas de esa canción...no me llames Dolores llameme lola... jajajja pues eso...que aunque la mona se vista de seda... yo tengo una prima que igual, toda la vida en un pueblo se fue unos meses fuera y cuando volvio dejo de llamarse Maria Victoria para llamarse Vicky...anda ya explicale tu eso a mis abuelos!!jajaja
    un besito!!

    ResponderEliminar
  12. Para nada, de nada... vamos, quién podría pensarlo??
    :p
    Cuéntate algo de las vacaciones, andaaaa!!

    Un besico.

    ResponderEliminar
  13. jajaja, está bien volver de vacaciones y reencontrarse con tus relatos. No sé qué tenéis las mujeres contra las rubias de bote y las tetas siliconadas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Cris, eres guay!!! Yo también lo veo obvio, pero por si acaso... Más besos!

    Oji, eso digo yo. Y siempre he sido una chica precavida ;). Un beso, guapa!

    Bobadilla´s girl, eres la mejor! Y tú me conoces bien y sabes que nada de celosa; le doy tu recado a JC (seguro que lo lee esta noche, cuando le diga que le has escrito;). Millones de besos!!! Por cierto, mi sobri Ali leyó/borró algunos guasap estas navidades de mi BlackBerry (que es su preferida porque tiene una funda rosa) y me acabo de enterar de que habéis estado aquí!!!!! Volved!!!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Pilar, eso digo yo. Y Ana seguro que va a ser una secretaria genial que va a llenar la vida de JC de calma (que falta le hace;). Mmmmm..., igual añado chino a mi currículum, aunque no sé si sería pasarme... Besos!

    Verillo, el tema rebajas es serio, hay que prepararlo bien ;). Y en cuanto a lo de tu prima antes María Victoria-ahora Vicky la divina, ya sabes, se puede sacar a la chica del pueblo, pero no el pueblo de la chica! Un besazo!

    Sweety, pero nada de nada!!! Las vacaciones han sido perfectas (con escapadilla con JC incluída en Nochevieja), tan perfectas que me pongo superñoña si hablo de ellas. Y eso no puedo permitirlo. El blog será pijo, superficial, divertido (esto lo digo yo;), pero ñoño no! Un beso enorme, guapísima!

    ResponderEliminar
  16. Walden, bievenido de tus vacaciones, pues! Contra las rubias en general no tengo nada, pero si una rubia me fastidia, lo de rubia de bote es que queda como muy... muy insulto (lo que no tiene ningún sentido si confieso que durante un tiempo fui una de ellas; de las rubias de bote, me refiero). En lo de la silicona, ahí no sé que decirte: eso no me molesta (por ahora...). Un beso!

    ResponderEliminar
  17. He sonreído todo el rato, jajaja, pero te hace caso tu chico a la hora de contratar a alguien????? jodó, qué peligro. Aquí eso de taxis no se oye, yo lo sé por lo que dicen algunos en la tele, pero es peor, dicen TASIS.
    A mí una rubia de bote y siliconada no me puede atraer en absoluto, pero allá cada uno con sus gustos y disgustos. Un beso, chula!!

    ResponderEliminar
  18. Liiiiiiiiiiiiiili, Liiiiiiiiiiiiiili! Jajajaja ¡qué grande!. No he parado de sonreír en todo momento y eso entre tema y tema no sabes cómo se agradece!

    Gran decisión la tuya y buena táctica. Yo lo que oigo -principalmente de mi abuela y sus amiguetas varias- es lo de tasis como dicen por aquí arriba. Poco escandaloso si consideramos toballa o cocleta xD.

    Un beso grande! Me voy a por la rotura uterina (ouch!) de otra manera :DD.

    ResponderEliminar
  19. jajajjaja...que bueno!!!! Si es que algunas ex son unas petardas...que manía tienen de aparecer y aparecer así de repente!!! Menos mal que algunas mujeres tenemos nuestras propias armas... Y yo tampoco soy celosa para nada de nada!!!! Biquiñossss

    ResponderEliminar
  20. Yo tampoco me considero celosa, jeje pero si me pasa a mi, la Lorena Bobbit a mi lado es un corderito...

    Muy divertida la historia.

    ResponderEliminar
  21. jajajjajjaa
    está demostrado... nada celosa
    y Loli es peor que Lola de toda la vida...
    pero yo soy una ex fantástico como podrás comprobar en mi último post
    Besos

    ResponderEliminar
  22. muy bueno Lili!! La verdad de celosa no tenes un pelo jajajaj!!

    ResponderEliminar
  23. ¡Buena jugada!

    Ahora hay que mantener la mente fría, alejada de esa bobada de lo celos, dar con Loli, golpearle fuerte en la cabeza con un objeto contundente (una grapadora bastará), ir al puerto más cercano y dejar su cuerpo inconsciente en un carguero que parta hacia Australia.

    Los celos nublan la mente. Lo que necesitas es algo más sano, ¡venganza!.

    ResponderEliminar
  24. PEro que bueno, Lili!!!!!!!!! jajajajajaja que peazo descubrimiento gracias al catalán que tanto queremos (y no hablo de guardiola).
    Buenísimo el post.

    En cuanto a la historia que cuentas, a mi se me ocurre una forma perfecta de "olvidarnos" de Loli. Para ser más exactos, me viene a la cabeza "Mujer blanca, soltera busca...." y un tacon de 8 centímetros clavado en la cuenca de un ojo.
    Ahí lo dejo.
    Por ahora, y hasta que llevemos a cabo nuestro plan, una maniobra sublime, Lili.

    ResponderEliminar
  25. Pilis; no querría por nada del mundo que fueras mi suegra, que mala leche gastas, jajajajaja...
    Lo de las "ex" es un tema cuanto menos, espinoso!

    ResponderEliminar
  26. Sandler, tan sólo reza para que nunca llegue a ser la suegra de tu hijo....chanchan chanchan chaaaaaaannnnnnnnn (música de terror terrorífico)

    ResponderEliminar
  27. Sbm, claro que no me hace caso! Lo de no contratar a Loli lo decidió él..., yo no tuve nada que ver ;-). Me gusta que sonrías, pero sabes que prefiero que te rías. Un besazo, chulo!

    MDoc, estás de exámenes? Mucha suerte:-) Lo de la rotura esa suena fatal! Lo de cocleta también lo dice cierta suegra que yo me sé (no, no es la mía, que es muy fina), y mondarina (cuando lo oígo me da la risa floja, no lo puedo remediar). Un beso!

    Volbo, sí que tienen cosas tontas las ex. Y si deciden reaparecer en escena, que lo hagan como en su tiempo, con zapatillas y vaqueros, y no reconvertida en una femme fatale! Biquiños, preciosa!

    ResponderEliminar
  28. Raquel, jajaja, veo que eres un poco de las mías, nada celosa, no. Pero nada de nada ;). Besos!!!

    Cruela, sé que eres una ex guay cuando lei lo que tu ex opinaba de ti. Y claro que no soy celosa, faltaría más! Eso está claro desde el principio ;-). Mil besos, guapa!

    Rebeca, me alegro de que la idea importante haya quedado clara! Más besos!

    HombreRevenido, jajaja!!! Sí, así habría acabado antes, y mis acciones serían impulsadas por un sano espíritu de venganza, buena idea! Si vuelve a aparecer en mi vida, recordaré tu sugerencia:)Un beso!

    ResponderEliminar
  29. Maripili y Sandler, me encanta veros por aquí!!!!

    Maripili, lo del tacón es una idea genial! Durante un segundillo lo he imaginado y sí..., genial! No tengo ninguno así de aguja, pero si me tengo que ir de compras me voy (no es que me apetezca, pero la causa lo merece :)

    Sandler, lo de las ex es un rollo. Mis ex son superbuenas personas, simpáticos y feos, y no mejoran con la edad. No podrían hacer lo mismo las ex de JC? Es mucho pedir, por dios?

    Y lo de que los dos acabeis emparentados, guau!!! Me pido escribir el blog de vuestras aventuras suegra-yerno!!!

    Millones de besos para los dos!!! (a repartir en partes iguales :)

    ResponderEliminar
  30. Cómo que a partes iguales? Los catalanes siempre queremos más;)

    Mola leeros/discutir y reír con vosotras;)

    ResponderEliminar
  31. Eso, Sandler, tienes que hablarlo con Maripili, pero no creo que te dé ninguno de su mitad, que las madrileñas somos muy nuestras (incluso las de adopción) Maripili, ni medio beso, que es un agonioso ;)

    ResponderEliminar
  32. Por supuesto que no le pienso dar ni uno, Lili! además los catalanes siempre quieren más a menor precio, y eso con los besos es impensable!

    Nena, si te supone mucho esfuerzo salir de compras a por los zapatos, siempre puedes clavarle el suyo propio! así siempre puedes decir que fue suicidio en lugar de homicidio involuntario, además, sus zapatos estarán llenos de sus huellas y del apestoso olor de sus pies.

    ResponderEliminar
  33. Lili; tienes una buena oferta en mi blog en lo que a posters se refiere,...(y tu Pilis tb).

    ResponderEliminar
  34. Lili, Ali sale a tita por lo que veo, jajaja.
    No te insisti porque no sabia si os habiais escapado unos dias y la verdad es que fue un viaje relampago. Visita al zoo con Juan, Cortilandia, Plaza Mayor... vamos, lo que le puede flipar a un niño de 4 años, jajaja.
    Al dia siguiente le toco a la mama hacer algunas compritas y de regreso a casa que habiamos dejado al peque con los abuelos y no era cuestion de abusar.
    Ya no creo que me mueva en un tiempito, que estoy muy barrigona, pero si me escapo no te preocupes que te aviso.
    Un besazo para los dos!!
    Bobadilla's girl

    ResponderEliminar
  35. Yo era algo celoso hace años, ahora nada o prácticamente nada y si lo soy es más por actitudes que no por terceros. Será que la madurez aporta serenidad y que la kripnonita, aunque sea un SuperEhore, ya no me afecta.

    ResponderEliminar
  36. Pues a mí lo de "Taxis" me hace mucha gracia, es muy de Omaita ;P
    También me mola la gente que dice "chocolás" en vez de chocolate y "arrojar" en vez de vomitar :P
    Pobre Loli, has vuelto a truncarle la vida...

    ResponderEliminar
  37. Armas de mujer. Una clara prueba de cómo los celos pueden llegar a cambiar el mundo. A saber si la empresa del pobre JC no se va al garete por culpa de los celos...
    Besos.

    ResponderEliminar
  38. ¿Celosa tú? ¿Y de una "loli" rubia de bote? ¡Por Dios, claro que no! Es que una secretaria que diga "taxis" no le pega para nada a JC, además, las secretarias mayorcitas dan mucho más prestigio, eso va de cajón.
    Fuiste muy rápida de reflejos, así me gusta, Lili.
    No te digo que disfrutes de las rebajas porque vas a disfrutar seguro, seguro. Espero que nos cuentes pronto.
    ¡Besazos!

    ResponderEliminar
  39. Quien evita la tentación, evita el peligro!!

    ResponderEliminar
  40. Yo también habría contratado a Ana, sin duda!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  41. Ay... las ex, todo un mito. Sin particularizar en el texto, la ex en sí no existe, la ex habla del fantasma de cada uno y los celos hablan de los miedos. Lo patético no es la ex, lo patético es morirse de miedo pensando en quedarse solo... El mito de la ex que regresa, ¿por qué nunca se piensa que a lo mejor lo haya dejado ella, que ahora tenga una vida mejor y que ni empapada en alcohol quisiese volver con el susodicho? Cierto, es más fácil pensar que es ella la que viene a arrebatarlo de nuevo, a pensar que es él quién que se escapará corriendo de nuevo a sus brazos, jajaja... Ay, los juegos del inconsciente! Ahora sí, en este caso, si es una lady drama venida a menos no hay por qué considerarla rival, no? jeje.
    Mua!!

    ResponderEliminar
  42. Para nada de nada, de todos modos no sé como se le pasaría por la cabeza contratar a la susodicha...a menos que hayas exagerado con lo de las cartas y el terrorismo telefónico, alguien que me haya estado agobiando de esa manera no lo querría cerca.

    Y me surge una duda...porqué no te contrata a ti? Quizá sea porque conoce las mentiras de tu CV? :P

    Besos!!

    ResponderEliminar
  43. Esta muy bien el blog, no lo conocía hasta ahora, me pasaré más a menudo a leerlo. Aprovecho para felicitarte el 2012, un saludo!!

    ResponderEliminar
  44. Juuass!! :D me ha encantada la historia... desde luego que me resulta divertido leer como pueden llegar a pensar las mujeres a veces!!... o casi siempre, eso está por ver aún. Cuéntame como asiduo de tu Blog. Te doy voto por ello! ;) un saludoO! y pásate por mis blogs cuando puedas y si quieres, por su puesto.. estás invitada!

    ResponderEliminar
  45. Maripile, eres la repera! Pero ya tengo zapatos de tacón ;). Desatá es poco; estoy completamente fuera de control estas rebajas!!! Besos, guapa!

    Sandler, me voy pallá (espero que la oferta siga en pie ;). Un beso!

    Bobadilla´s girl, Ali es muy yo, sí! Y sí, hubo escapadilla, primero para el sur, y luego para el norte ;). Millones de besos, preciosa!

    Sergio, pero yo no soy nada celosa! Me alegro que tú ya tampoco lo seas :). Besos!

    Doctora, que se chinche Loli! Aunque yo no tuve al final nada que ver, que la decisión fue de JC exclusivamente... Un beso enorme!

    Elvis! Tienes que leer de nuevo la entrada, porque no lo has pillado: si yo no soy celosa! Nada de nada!!! :P Más besos!!!

    ResponderEliminar
  46. Jana, que alegría verte! Sí, chica, dónde se ponga una secretaria de unos cincuenta años con aire maternal, que se quiten las rubias subidas a tacones y... Me alegro que JC lo pillase al final:) Lo de las rebajas está siendo un poco descontrol, la verdad. Hoy me he pegado a la silla, pero hace un día tan bonito, con sol y frío, que no sé cuanto aguantaré:) Muchos besos, preciosa.

    Fran, ése habría sido un título perfecto para la entrada:). Un beso!

    Sra. T, es que no hay color! Los años dan una sabiduría que no se valora últimamente nada, y es importantísima:). Un besazo, guapa.

    Estrógena, sabes esas ocasiones en que miras a una chica e intuyes que va a ser un problema en tu vida? Loli es de esas, y si me la puedo quitar de un plumazo, no lo dudo: fuera problema. No sé si JC correría a sus brazos o no (decir que fijo fijo que no sería mucho decir, aunque realmente es lo que pienso), pero paso de averiguarlo. Soy más de actuar que de quedarme a esperar los acontecimientos :). Un beso!

    ResponderEliminar
  47. Cocci, se lo he dicho, que yo sería la secretaria perfecta! Pero sí, lo del inglés es un problemilla..., y dice que lo distraería y que no sería serio. En fin... Pero tengo novedades en el terreno laboral, ya os contaré!!!!! Un beso enorme, preciosa!

    David del Bass, bienvenido, feliz año, y espero verte por aquí a menudo :) Un beso!

    Juan Luis, bienvenido tú también! Me has votado??? Gracias!!! Que guay!!!! Me encantará que te quedes por aquí, aunque no me tomes a mí como ejemplo de las mujeres: mi amigo Sandler dice que estoy zumbada, y creo que lleva razón:) Un beso enorme! Me voy de visitilla a tu blog!

    ResponderEliminar
  48. Como comprendo a tu chico, odio que le digan taxiS, jesus! Y celosa no se si eres. pero lista y avispada un rato largo pillina.

    Un besito!

    ResponderEliminar
  49. Celia, lo de taxis le transforma, sí :) Besos, preciosa!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...