viernes, 20 de enero de 2012

De rosas, carpetillas y mala gente

    —Buenos días, Lili —me saluda Bárbara cuando llega a la oficina a las once de la mañana.
    —Buenos días —contesto y busco el 2.55 con la mirada.
     ¿Dónde está? No lo veo.
    ¿Se lo habrá dejado en el coche? ¡Esta tipa no se merece un bolso así, cómo puede abandonarlo en…?
    ¡Madre mía, y si ha venido en autobús? ¡Será imposible recuperarlo! ¡¡¡O en metro!!! ¡Por Dios, igual ya lo está vendiendo un mantero mezclado con imitaciones cutres!
    —Bárbara, ¿tu bolso? —consigo preguntar, con el pulso acelerado y el corazón a punto de escaparse de mi cuerpo. ¡Ese 2.55 tiene que volver a mi vida! ¡Tendremos que contratar a un detective para encontrarlo!
    ¡¡¡No, nada de contratar, que mi jefa es detective!!!
    ¡Vale, estoy perdiendo la cabeza, dónde…?
    —Aquí —contesta y me enseña un Miu Miu celeste—. Ven a mi despacho, que hay que ultimar el asunto de las subcarpetas.
    —Voy —contesto, con la decepción abriéndose paso en mi ánimo. ¿Cómo voy a pasar todo un día sin verlo? Tengo que revisar mi contrato; me suena que había una cláusula al respecto.
    Cojo una libreta y un boli y quito la página de ForoVogue de la pantalla del ordenador. ¡Eh!, no me llames vaga; es que no tengo nada que hacer. No hay clientes, no hay expedientes, no hay jefa hasta media mañana… ¡No hay nada!
    —¡Lili! —me llama Bárbara—. ¿Te has perdido por el camino? —y suelta una carcajada. Mmmm, chistosilla…
    —Ya estoy —contesto, sentándome en una silla al otro lado de su mesa de al menos una hectárea de superficie.
    —Lo he pensado mucho y detenidamente —comienza—, y he decidido que las subcarpetas sean rosas —¿en serio ha pensado mucho?; yo se lo habría dicho en dos segundos—. Pero no un rosa cualquiera. Nada de rosa pavo, ni rosa palo, ni rosa salmón, ni fucsia, ni rosa bebé, y ni pensar en un rosa fuerte —gira la cabeza y me mira fijamente—. Quiero un rosa profesional.
    Vaya… Es increíble, tratándose del color rosa, pero no tengo ni idea de a lo que se refiere.
    —Vale, rosa profesional —apunto en mi libreta.
   —Creo que con doscientas tendremos para empezar —añade y me pasa la tarjeta de crédito de la empresa. Ya…, doscientas… Sí, creo que a este paso igual nos duran un milenio.

                                                                     *  *  *

    He preguntado en cinco papelerías y no tienen subcarpetas de color rosa. Después de llamar al 118no-sé-qué y pedir la dirección de más papelerías cercanas, asumo lo inevitable: tendré que volver a la del primer día, con aquel dependiente tan antipático que se empeñó en llamarme señora, a pesar del aspecto tan…, tan joven que tengo.
    Me consuela el pensamiento de que no se acordará de mí y entro con paso decidido.
    —¿En qué puedo ayudarla, señora? —me pregunta el muy puñetero, que se ha materializado a mi lado en plan X-Men (*).
     —Señorita —le corrijo con calma; nada de alterarme—. Estaba buscando subcarpetas rosas.
     —¿Cafeteras rosas? —me pregunta, de lo más inocente.
     Es obvio: se acuerda de mí.
     —Subcarpetas —le clavo una mirada de advertencia, ya sabes, del tipo “cuidadito conmigo”.
    —Sí, claro, subcarpetas —me observa con ojillos hostiles—, rosas.
    —Eso es —confirmo, y contengo la respiración.
    —Sí, tenemos de varios tonos —dice y se gira para buscarlas.
    ¡Bien! Lo observo mientras rebusca entre montones de carpetillas de cartulina y de repente presiento que nos vamos a llevar genial. Sí, hemos tenido un mal comienzo, pero creo que lo superaremos y dentro de unos años, cuando nos tomemos un café y…
    —Aquí tiene, señora —y me muestra cinco tonos de rosa.
    No, nada de amistad. Ese “señora” ha sonado a declaración de guerra. ¡Será posible!
    —Señorita —le insisto. ¿Está sordo o qué?—. ¡Señorita! —recalco elevando la voz, por si acaso sí que está sordo.
     Me centro en las subcarpetas y…uf, no sé. Hay una fucsia, una rosa salmón, una rosa clarito, una rosa normal y una rosa coral. Cierro los ojos y hago memoria, pero no recuerdo que en ningún artículo de Vogue de los últimos quince años se hablase de un rosa profesional.
     Las vuelvo a mirar y no me dicen nada. Esperaba que alguna de ellas destacase del resto y se mostrase seria, capacitada y competente pero no, por mucho que las observo no dejan de ser carpetillas rosas. Bonitas, sí; profesionales…, buf, ahí está mi duda…
     —¿Cuál le parece más profesional? —le pregunto al dependiente, llevada por la desesperación.
     A pesar de estar frente a mí, consigue torcer el cuello y mirarme por encima del hombro con aire de superioridad.
     —Ninguna —responde, conciso.
     —¿Ninguna? —¿cómo que ninguna?, ¿qué respuesta es esa?—. ¿Por qué?
     —El rosa no es profesional —se da la vuelta y coge una subcarpeta en tono vainilla—: Esto es profesional —me la ofrece con una sonrisa—, señora.
     ¡Y dale! ¡Pero que mala persona, por Dios! ¡Ni Anastasia es tan bicho!
     —Señorita —mascullo entre dientes, mientras trato de controlar a la bestia que comienza a despertarse—, y necesito carpetillas rosas profesionales.
     —El rosa no es profesional —insiste.
     Ya…
     —¿¿¿Y??? —le pregunto a gritos—. ¡Mi jefa quiere carpetas de color rosa profesional! ¡Me importa un pimiento que a usted no se lo parezcan, porque es obvio que tiene un gusto horrible! —señalo la carpetilla vainilla a modo de ejemplo—. ¡Y no me llame señora, que todavía no he cumplido los treinta y tantos y no estoy casada! ¡Y quiero la hoja de reclamaciones! —se va a enterar; me voy a explayar. ¡Voy a escribirle una novela en esa puñetera hoja! —¡Y me llevo doscientas carpetillas de éstas! —elijo un rosa al azar; ¡a tomar viento! ¡No salgo de aquí sin mis carpetas, y si yo no sé si es profesional, Bárbara tampoco puede saberlo!
 
                                                                        * * *

     —No me convencen, Lili —dice Bárbara cuando vuelvo a la oficina, completamente histérica y cargada con al menos veinte kilos en cartulina rosa. Las vuelve a mirar y niega con la cabeza—. No, definitivamente no; tienes que devolverlas —de repente su mirada se ilumina—. ¡Oh, ya sé! —se levanta emocionada—. ¿Qué opinas del color vainilla?
    No lo dirá en serio…
    —No —respondo muy seria.
    —¡Sí, mejor en un tono vainilla, ya sabes… —que no lo diga, porque no respondo de mí…—: profesional! —me hace gestos con el brazo—. ¡Corre, ve a cambiarlas cuanto antes!
    Me levanto en estado de shock, me pongo el abrigo, cojo el bolso y salgo por la puerta con los veinte kilos a cuestas.
    ¿Por qué me pasan estas cosas a mí?
    ¿¿¿Por qué???
   

     (*) JC dice que existe un X-Men con este poder, el Rondador Nocturno. De vaqueros Diesel, vestidos de Maje y botas uGG no sabe mucho, pero de superhéroes se lo sabe todo :)

38 comentarios:

  1. jajaja, me reservo la opinión. Qué tal el rosa "Palote"? jajaja

    ResponderEliminar
  2. No, de eso nada!, opina libremente ;). Sí, me olvidé de ese rosa... Oh, y del rosa chicle de fresa ácida!!! Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Rosa profesional!!!!!!!!!!!!!!!
    Juerrrrr! Y eso con qué se come????
    jajajajaja!!!
    Nos dejas una muestra???
    XDDDDDDD!!!

    Besoooooooooooooooooooo!

    ResponderEliminar
  4. Rosa profesional¿?¿? Si algún día consigues averiguar cómo es, por favor, avísanos, no nos dejes con la intriga!!! XD

    Yo creo que al final el de la papelería y tu os haréis grandes amigos, ya verás... Tiempo!!

    Un besazo guapa!!!!

    ResponderEliminar
  5. Sweet, yo creo que eso no se come con nada! He investigado en Google y no he encontrado nada de rosa profesional relacionado con carpetillas:) Mi jefa es un poco flipadilla, me parece a mí. Besos!!!!

    Cris, creo que lo del rosa profesional quedará como un misterio sin resolver, en plan las caras de Belmez o la edad de Sara Montiel ;) Y el de la papelería no sé, que soy un poquillo rencorosa... Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
  6. Un poco flipadilla tu jefa?? No, yo creo que está muy cuerda, sólo que (bastante) indecisa. El vainilla, me recuerda al helado... Bueno, y el rosa, igual era el del batido de okey... que no sé si era profesional, pero si vendían batido con ese color... qué se yo...
    Te estás ganando el cielo (y un buen final o muy mal) con el dependiente rondador nocturno, jeje... A mayjasband le ha hecho mucha gracia tu comment sobre JC.
    Un besito, flor!

    ResponderEliminar
  7. Alaaaaaaaaaa, que fuerte!!! ejejejeje, ¿y como se quedó el señor cuando cambiaste las carpetillas? Puffff

    Por cierto, que gracia me ha hecho lo del rosa profesional.. nunca lo había oido!!! He ido a google a ver el color y pongo "rosa profesional" y me salen imágenes de secadores, planchas de pelo, maletines de maquillajes.. ejjejej ¿es exactamente este color?

    Besotes

    pd. mil gracias por todas tus palabras de ánimo ;)

    ResponderEliminar
  8. Sweety, yo sólo espero que las carpetillas vainilla le gusten, porque no puedo volver a descambiarlas; en serio, no puedo volver a esa papelería al menos hasta el lunes. Sólo de pensarlo me pongo de mala idea. No te digo el pitorreo que ha tenido el dependiente porque me saldrían un montón de tacos y yo no soy de decir tacos... Oh!, y dale un beso a tujasban de mi parte y que se recupere (pero a su ritmo, sin forzarse :) y tú disfruta de él. Un beso enorme, preciosa!

    ResponderEliminar
  9. Había tonos de rosa y luego está el rosa profesional!! jajajaja.
    El sñor ese se está buscando un problemón cntg eh?? Yo creo q ya le habría escupido!! jajaja

    ResponderEliminar
  10. Sra. T, no puedo escribir la conversación que hemos tenido el bicho del dependiente y yo, pero imagínate cómo me ha mirado que creo que le he dicho todos los tacos que me sé y puede que me haya inventado alguno. Mi duda es si se lo he dicho en voz alta o con la mente... Y yo no soy de tacos de nunca! Lo del rosa profesional..., es un misterio, chica. Estoy pensando en escribir una carta a Vogue, por si ellos saben algo al respecto ;).
    Un beso enorme, preciosa.
    pd.- sólo te mereces cosas buenas :)

    ResponderEliminar
  11. Oji, el dependiente va a soñar conmigo como no cambie de actitud ;) Y mira que yo soy buena y tengo paciencia, pero como se desate la bestia... Lo dejaré descansar hasta el lunes; veremos si durante el fin de semana reflexiona, porque me da a mí que tendremos que vernos a menudo... Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  12. Casi me da un parraque cuando he leido ForoVogue... No puede ser verdad que seas voguera!! A mis brazos, paisana!! Jajaja

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  13. ¡¡¡Pues a mí me molaría mil que las carpetillas en mi curro fueran rosas!!! Mucho más animado que lo que hay ahora, dónde vas a parar XD.

    ResponderEliminar
  14. El pantone puede ayudarle... jejeje... Es que los colores tienen tantos y tantos matices, más que nada porque cada uno los ve con su "color"jeje. Rosa... mmmmmmm... me gusta!!jajaja...

    Mua!

    ResponderEliminar
  15. Me encantaría saber qué cara corresponde a tu jefa, ya sabes, a una persona... así..., tengo tela de curiosidad.
    Jo, tu trabajo es un poco raro pero será una fuente inagotable de anécdotas sí o sí...

    ResponderEliminar
  16. jajaja..Ains Lili, lo que aprendo contigo del mundo del color!! Vamos que me dicen a mi que vaya a buscar carpetas de color rosa profesional y me hunden...Si odio el rosa, tengo algún que otro trauma con ese color!! Y al final que?? cambiaste la carpetillas?? Me parece que la Barbi va a dar mucho que hablar, mas que Anestesia general!! Biquiños guapa!!

    ResponderEliminar
  17. Deben soltarte un pastón por promocionar marcas. Una cosa ¿porqué no mencionas otras conocidas, o vas por tramos?

    ResponderEliminar
  18. El rosa, aunq es uno de mis colores favoritos, no es q sea muy profesional... Tu jefa tiene pinta de tener muuuucho dinero, que si tiene el 2.55 y uno de Miu Miu muy pobre no sera.... Yo creo que las proximas navidades debes sugerirle que de paga extra te regale su bolso, o te compre uno nuevo, no?
    Ah!! Y por favor, no tengas clemencia con el dependiente, que eso de llamarte Senyora va a muy mala leche! Bsos

    ResponderEliminar
  19. Lo bueno del rosa en una agencia de detectives es que (casi) nadie pensaría que en el interior de la carpeta pueda haber documentos super-secretos, así que es el camuflaje perfecto. En ese sentido si que es profesional ¿no?. (Lo digo por buscarle el lado positivo).

    Por cierto, no sabía que existieran tantos tonos posibles de rosa :D

    ResponderEliminar
  20. El color rosa es lo que tiene, que muy serio no parece :)

    ResponderEliminar
  21. Isa, soy de Forovogue de toda la vida de dios!!! Sobre todo de Celebrities y Moda :-) Tú también??? Si es que las de Almería tenemos un no-sé-qué de lo más guay! Un beso enorme, preciosa!

    Doctora Anchoa, a ver si adivino..., ¿colorcillo marrón? Las de la asesoría eran así y te bajaban la moral nada más verlas :) Un beso, guapa, y feliz finde!

    Estrógena, mi primera privi!!!! Me encanta verte aquí de nuevo, guapa! El pantone, que buena idea! Y sí, el rosa es guay, aunque no sé yo si al final no le cogeré manía :) Mua!!!!

    Exter, es cierto, no os la he descrito! En la próxima entrada sobre ella lo haré, prometido:). Y sí, el trabajo promete mucho! Besos ;)

    ResponderEliminar
  22. Volbo, cuando era pequeña mi madre siempre me llevaba de rosa y le cogí una manía tremenda, pero hace cinco años o así de repente volvió a mi vida (en forma de jersey precioso regalo de JC), y desde entonces me encanta! Sí, cambié las carpetillas, ahora son vainilla, aunque Barbi aún no las ha visto (cuando volví del segundo viaje a la papelería se había marchado). Espero que le gusten, porque si no me da algo ;) Biquiños!!!

    Anónimo, eso sería posible? Lo de que me diesen dinerillo por hablar de marcas? Madre mía!!!! Entonces igual hablo de BDBG, o de Etxart & Panno, o de Sandro, o de Manoush, o de Sister Jane, o de todas!!!!! Ooooh!, igual lo intento con Dior (lo de Chanel ya lo hago)! Pero mientras tanto, te aclaro que el último párrafo de la entrada es una indirecta para JC, que se acerca mi cumple... (bueeeeno, quedan dos meses, pero siempre empiezo la ofensiva pronto)(y siempre cambio de opinión mil veces).

    Valenciana, tu teclado no tiene ñ ;) Sí, mi jefa está un poco forradilla; lo malo es que normalmente la gente con dinero es superagarrá (según JC, por eso tienen dinero:). Y lo del dependiente, estoy totalmente de acuerdo: señora a mí??? Con lo jovencísima que soy??? Un besazo!

    Tarambana, vaya... Sí, llevas razón, serían un camuflaje perfecto! Pero ya no están, ahora son color vainilla (por lo menos hasta el lunes, que las vea Bárbara y decida si se las queda o no) (y no soy de rezar, pero he estado tentada de hacerlo y rogar con todas mis fuerzas que le gusten ;)Besos, guapo!

    Doctora, no, serio no, pero lo que dice Tarambana es cierto: nadie sospecharía ;). Mil besos, y feliz finde!

    ResponderEliminar
  23. A ver, todo dios se está centrando en el rosita y esas cosas. Yo no tengo ni p.i. de modas, ni de bolsos, pero por lo que te he leído, me ha surgido una pregunta que nada tiene que ver con el rosa... ¿una persona que tiene un 2.55 de ésos... es la típica persona que va en metro o en autobús????? Y dicho esto, otra pregunta: ¿Existe el 2.55 rosa profesional?
    Un besazo, chula!!

    ResponderEliminar
  24. Qué tia... madre mía es para robarle el bolso y salir corriendo... te lo juro. Rosa profesional? yo conozco a una que también quiere que sus cosas en la empresa sean negras y rosas... la gente no sabe ser o profesional o femenina, no? Aaaaaaaaaais no puede ser.
    qué dijo el maromo al verte?

    ResponderEliminar
  25. Esto parece una de esas pruebas de selección de personal. Están intentando llevarte al límite. Lo del bolso, lo de los colores, todo encaja. No me extrañaría que el dependiente ese también estuviera en el ajo. Tienes que ser fuerte.

    ResponderEliminar
  26. Uufff, qué nivel en tu oficina, yo sólo conozco las carpetas color caca de mi empresa...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. jajaja qué bueno leerte!! pero pobre, como se supone que uno ha de interpretar que es un "rosa profesional"?! y como quedaste cuando volviste a por las vainilla?? jajaj ahora tengo curiosidad!

    te sigo! :)

    ResponderEliminar
  28. Lili suelo comentar en el ordenador del curro y es teclado aleman, asi que ni enyes ni acentos :_(
    Al final el dependiente "majo" te cambio las carpetas por las de color "profesional"? Besoss!

    ResponderEliminar
  29. Uy Lili, me había pasado esta entrada! cómo puede ser??????
    Estoy enganchadísima a tus aventuras y desventuras.
    Un consejo: deja de recalcarle al papelero lo de señorita, es tan sólo un triste que se aburre en su trabajo y tú eres su chispa de la vida. Que le den!

    ResponderEliminar
  30. Sbm, ¿tú crees que ante una situación tan crítica/límite/albordedelcolapso como la que viví, pensando que mi jefa había perdido MI bolso, estaba para razonar en si venía en bus o en metro? Pero claro, ahora que lo dices, no creo yo que sea de ésas ;) En cuanto al 2.55 rosa profesional...,aún no tengo claro que exista el rosa profesional! Pero da igual, el 2.55 siempre en rojo. Un besazo, chulo!!!

    Ana, me encanta tu nueva foto, está guay! El dependiente cruel dijo alguna cosilla, pero yo dije más ;). Lo malo es que la cosa no quedó ahí. Ya te contaré... Un beso!

    HombreRevenido, lo pensé. Estaba todo demasiado en contra... . Pero yo soy fuerte, sí :) Besos!

    Raquel, esas son las que teníamos en mi anterior trabajo, y ahora las echo un poquito de menos!!! Daban menos preocupaciones! Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  31. Leno, bienvenido!!! Hubo peleilla con el dependiente, sí. Y gané yo, claro; pero la cosa no quedó ahí... Un beso!

    Valenciana, ya lo imaginé! En Dresden nada de ñ :). Más besosss

    Sandler, vaya vaya? Me dejás intrigá. Besos!

    Maripili, creo que la posible buena relación con el papelero se ha ido al garete... Ayer tuvimos otro encontronazo y yo creo que de ése no me recupero (ni él ;). Un beso, preciosa!!!

    ResponderEliminar
  32. Yo juraría haber respondido ya ...

    Dile a tu jefa que la próxima vez te acompañe y así sacaís a pasear el bolso juntas ...

    O compra las carpetas negras! eso si es profesional!

    ResponderEliminar
  33. en serio, tienes este curro? es surrealista,... (bueno a decir verdad el mío tb lo es)

    ResponderEliminar
  34. Fran, de eso nada... Igual lo soñaste (yo también empiezo a pensar con carpetillas rosas :). Lo del negro no sé, no nos pega, es demasiado... negro, ya sabes :P. Besos!

    Sandler, yo en mi conjunto soy surrealista. Y tu pregunta también :)

    ResponderEliminar
  35. Dios mio...! desde luego que tu jefa a sabido elegir bien a su secretaria.
    Yo le metía la carpeta rosa no profesional por la boca!
    Buff que tía!
    Besazos guapa

    ResponderEliminar
  36. Increible Lili, nunca hubiera sospechado que existieran tantas tonalidades de rosa...
    un besito

    ResponderEliminar
  37. Te aseguro Señorita, que yo no soy yo ese "X" Man, y puede que algún expediente "X" haya del color que sea para meter en una carpeta jaja!!!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...