martes, 17 de enero de 2012

Retorno al mundo laboral, ¡¡¡ bien !!!

    —¡Lili, esto es justo lo que necesitas! —exclama mi madre, poniéndome una camiseta de listas verdes y lilas en el brazo a la vez que me arrebata de un tirón una blusa blanca preciosa.— Y suelta esta camisa, cariño, que tienes mil iguales y tu aura se aburre.
    La miro con incredulidad.
    —¿Quieres que me disfrace de duendecillo? —pregunto con ligera ironía—. Y no tengo ninguna camisa como ésta —añado, recuperándola del montón de ropa arrugada dónde la ha dejado. Que algo así lo diga JC tiene un pase, pero que lo diga mi propia madre es terrible —: ¡Por Dios, mamá, que es de manga francesa!
    —¿Como la que llevas hoy? —pregunta y me lanza una falda naranja que de ningún modo pienso coger; me aparto y la dejo caer al suelo mientras echo un vistazo a la camisa que llevo puesta.
    Vale…, es blanca…, y mmmm…, sí, de manga francesa…, pero dejando eso al margen, ¡no se parecen en nada!
    ¡Ups! Me llaman al móvil.
    Lo rescato del fondo del bolso y miro la pantalla.
    —¡Es Bárbara! —le digo a mi madre, que rebusca en un perchero lleno de pantalones color frambuesa.
    —¿Qué Bárbara? —me enseña un par de mi talla—. Estos te los regalo yo, cariño.
    —Ya sabes, Barbi, la hija del amigo de papá —mi madre me mira fijamente y vuelve a buscar en un remolino de colores—: ¡La de la agencia de detectives! —aclaro, emocionada.
    —Creo que has engordado un poquito esta Navidad, y te sienta muy bien, pero mejor te cojo una talla más.
    —¡Mamá! —esto es demasiado—. ¡No he engordado! —bueeeno, quizás un kilillo, ¿pero quien no lo hace en vacaciones? Además, eso ahora es lo de menos—: ¡Me está llamando Bárbara!
    —No, cariño, ya no —responde, y se dirige hacia una montaña de jerséis amarillos.
    ¿Qué?
    ¿Me ha colgado?
    ¿Por qué? ¡Si sólo ha sonado un par de veces, o tres como mucho!
    Voy a llamarla.
    —¿Bárbara? Soy Lili. Disculpa que…
    —¡Lili, cómo estás? —me interrumpe—. Yo muy liada, nadie hace nada de lo que necesito y como lo necesito. Y el señor de las estanterías es el peor: ¿desde cuándo un tono caoba es lo mismo que un tono nogal? —¡por Dios, desde nunca!; pero no me da tiempo a responder—. Te espero en la agencia en media hora para firmar el contrato. Necesito poner todo esto en marcha y…
    ¿Firmar el contrato? ¿En serio? Me apoyo en la pared aturdida por la impresión.
    ¡¡¡Es increíble!!! ¡Y eso que a ella le envié el currículum incompleto! (en una versión nueva y mejorada, inspirada por mi reciente encuentro con Loli-llámame-Lola, he añadido conocimientos básicos de japonés. ¡No, no me llames mentirosa: me encanta el sushi y el sake! ¡Oh!, y tengo un baúl chino en el salón, eso también cuenta, ¿no?)
    —… tengo preparada una lista de tareas pendientes, de modo que cuanto antes llegues mejor.
    —No te preocupes, en media hora estoy ahí —¡bien!
    Busco a mamá con la mirada y la veo cargada de bolsas.
    —Me tengo que ir —le digo feliz—. ¡Tengo trabajo!
    —¡Cielo, eso es maravilloso! —exclama emocionada—. ¿Qué trabajo, cariño? ¿Y cuándo empiezas?
    —¡Mamá! —me indigno—. ¿No me escuchas? —¡cuando JC me haga esta pregunta, le diré que la culpa es de mi madre y que lo llevo en los genes; que lo hable con ella!—. Era Bárbara, la hija del amigo de papá, ¡y empiezo ahora mismo!
    —No, no, no —responde mi madre, espantada—. No puedes ir así; tienes que cambiarte para transmitir optimismo y… —rebusca en una de las bolsas y saca unos pantalones verdes y un jersey celeste.
    Me giro y echo a andar a buen ritmo. Vuelvo la cabeza y le lanzo un beso.
    —¡Luego te llamo! —grito, cuando estoy fuera de su alcance. De ningún modo voy a aparecer mi primer día de trabajo como si me hubiera escapado de un circo mientras me fumaba un… algo.

* * *

    Una hora después estoy en el despacho de Bárbara y he firmado el contrato y una cláusula de confidencialidad larguísima (¡qué guay, seguro que tenemos clientes famosos!), todo bajo la atenta mirada de su 2.55, que preside la estancia cómo si de un monarca se tratara. 
     ¿Cómo dices? ¡No, claro que no le he hecho ninguna reverencia! Mmmm…, bueno, puede que quizás una pequeñita al entrar; pero tendrías que verlo, tan acolchado y tan rojo y tan bonito y tan… ¡de Chanel!
    —Ésta es la lista de lo imprescindible para empezar a funcionar, y aquí tienes una tarjeta del despacho —dice Bárbara al tiempo que me pasa una libreta rosa de Ordnin&Reda y una tarjeta de crédito en una funda de Salvador Bachiller. ¡Vaya!—. Cuando vuelvas, empezaremos con los expedientes.
    Podría llevarme el 2.55, para airearlo un poco y…
    —¿Llevarte qué? —me pregunta Bárbara.
    ¿Desde cuando pienso en voz alta?
    —Mi bolso, ya sabes —murmuro. Empiezo a retirarme y me despido con desenfado. De Bárbara, por supuesto. Del 2.55 me despido como si no fuera a verlo nunca más. Nunca se sabe lo que puede ocurrir durante mi ausencia: un incendio, un robo…
    ¡Madre mía, lo tendrá asegurado? ¿Habrá una caja fuerte para guardarlo en caso de necesidad? Si hace falta, estoy dispuesta a defenderlo con mi vida. ¡Haría lo que fuera por él! ¡Ni una pandilla de cientos de miles de atracadores podrían conmigo! Lo único que me preocupa un poco es el color: con tanta cosa rosa que tengo no me pega. Es obvio que necesito renovar mi vestuario centrándome en el rojo como punto de partida. Mmmm…, igual le escribo una carta a Amancio Ortega para que saque una línea especial con el rojo como el nuevo negro de la temporada. ¡Sí, qué buena idea! Ya, ya sé que se ha jubilado o algo así, pero seguro que sigue mandando y fijo que comprende mi situación…
    Entro en la primera papelería que encuentro.
    —¿Puedo ayudarla, señora? —me pregunta un dependiente.
    —Señorita —le corrijo—. Necesito todo esto —y le paso la libretita con la lista de material.
    El chico le echa un vistazo y me la devuelve, negando con la cabeza.
    —No tenemos nada de eso —me dice.
    —¿Nada? —¡venga ya!, que necesito volver rápido a la oficina para echarle un ojo a mi bolso… de Bárbara—. ¿Nada de nada?
    —Nada, señora —confirma y se gira para atender a otro cliente.
    —¡Señorita! —le corrijo de nuevo. ¡Y vaya asco de papelería, que no tienen de nada!
    El chico se gira y me mira retador. Oh, oh…, creo que he vuelto a pensar en voz alta.
    —¿Sabe lo que es una papelería? ¿Y sabe lo que vendemos aquí —me pregunta—, señora?
    —¡Señorita! —uy, uy, uy, me estoy mosqueando…—. ¡Y por supuesto que lo sé!
   —¿Y realmente esperaba encontrar una cafetera, cápsulas no-se-qué, toallas y no sé que más tonterías?
    —¡Claro que no! —respondo, alterada. ¿Este tío se cree que soy tonta o qué?
    —¿Ha leído la lista —y añade, para rematarlo—, señora?
    Ups…
    Bajo la vista y lo hago:
    “Máquina Nespresso, cápsulas Volluto y Capriccio, cinco toallas de lavabo color malva y cinco color beige (de Zara Home), dos juegos de escritorio de Salvador Bachiller (uno en tono rosa para mí; el otro es para ti, elige el color, pero nada de amarillo), (ni de naranja), (ni marrón), cuatro tazas de café (¡que no sean de los chinos!) y alguna cosa que quede bonita en la oficina. Barbi.”
    ¡Madre mía, he encontrado el trabajo de mis sueños!
    Levanto la mirada y ahí está, el dependiente, esperando con una sonrisilla de superioridad en los labios. No pasa nada, sólo tengo que salir de aquí con dignidad, y a mí de eso me sobra.
    —Señorita —le digo con calma y me doy la vuelta, como una diva de los años cincuenta, aunque echo en falta una falda vaporosa y el gorro de lana no me deja dar un golpe de efecto con el pelo—. Nada de señora; se-ño-ri-ta.
   Y me marcho, toda digna y feliz.
    ¡De compras! ¡Y me van a pagar por ello!
    ¡¡¡Bien!!!

35 comentarios:

  1. uyuyuyuyyy!
    tu jefa es tu jefa ideal!
    Solo me preocupa que te cape o bete algunos colores? y eso?
    es un poco mandona no?
    Bueno es lo que tienen las jefas

    firmo como Barbi?? en serio?

    ResponderEliminar
  2. Si es un sueño,...no despiertes.

    Felicidades

    ResponderEliminar
  3. Celia, ya ves, con lo bonitos que son los juegos de escritorio de Salvador Bachiller amarillos! (lo del naranja y el marrón lo entiendo, que son colores un poco... regulares:) Sí, firmó como Barbi, y sí, quiere que le diga Barbi!!! Besos, guapa!

    Pilar, nada de sueño y nada de despertar. Y si me despierto y no me gusta lo que veo, me lo invento. Un besazo! (estás muy guapa en tu nueva foto:)

    ResponderEliminar
  4. Comprate una gabardina y unas gafas oscuras!

    Te harán falta para ser una buena detective!

    ResponderEliminar
  5. Eso es un trabajo! q cañaaaaaa!!!!!!!!!!
    Espero con ansias tus siguientes historias, y vigila bn el 2.55!! jaja
    besos

    ResponderEliminar
  6. jajaja!!! Este trabajo va a ser tu perdición!!! Me alegro mucho por ti de verdad!!, está claro que Barbi sabe escoger...estáis echas la una para la otra jaja!! Disfrútalooo..Besitos guapaaa

    ResponderEliminar
  7. Pues genial... ¿qué más puedes pedir?

    Enhorabuena, guapa... te lo mereces!

    Un besote

    Pd. No tienes un puesto para mi??? Sigo desesperada y necesitada de trabajo!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Jajaja genial, ¿no?. Te ha caído del cielo, señora...digo, señorita! :P
    Por cierto, ¿no has pensado nunca en sacar un libro?. Yo te lo compro (precio de amigo, ¿eh? ^^), pero dedicado! jajaa.

    Por cierto, tienes en mi blog la entrada de mi chica del ascensor.

    Un beso grande! :)

    ResponderEliminar
  9. Me alegro muchisimo, me he acordado de un libro que estoy leyendo que va sobre una agencia de detectives.Espero que a pesar de la confidencialidad puedas contarnos alguna cosilla llamémosle X.
    Tu atenta al bolso, a lo mejor puede prestartelo algún día y luego se te olvide devolvérselo.

    Si tienen hueco en la agencia yo también estoy disponible jaja.

    ResponderEliminar
  10. No necesitará a nadie más no¿? Que si hace falta yo me traslado a Madrid sin ningún tipo de problema eh!! ;)

    A ver que tal te va... Está hecho a tu medida!! ;) jeje

    Un besote guapa!!!!

    ResponderEliminar
  11. para mí un ristretto! ya que es momento de pedir,...

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena!! Tiene muy buena pinta el trabajo!! Felicidades

    ResponderEliminar
  13. Eso necesita un perramus beige con botas obvio!!! y una falda larga. :P

    Felicidades por el trabajo.

    ResponderEliminar
  14. Qué bien, enhorabuena guapa! Has encontrado el lugar perfecto para tus aptitudes e intereses. Seguro que la investigación, si te deja que hagas algo, también se te da de lujo y hay unas gabardinas monísimas por la vida, combinadas con esos sombreros de ala... Oooooh, pero qué guapa vas a estar!!

    Mucha suerte. Besitos.

    ResponderEliminar
  15. ¡¡¡Acabas de encontrar tu vocación!!! Para mí que trabajarías ahí aunque no te pagaran XD.

    ResponderEliminar
  16. pero que envidiaza verde me das! so pedorra!
    Vale....en lo de las compras no, no me gustan demasiado y no tengo gusto pero, en lo de trabajar en una agencia de detectives, es que te odio profundamente!!!!!!!!
    Tiene razón Fran, urgentemente una gabardina y gafas oscuras!
    Y puedes decirle a tu jefa que en lugar de paga de incentivos, que te regale un 2.55 como en la peli de sexo en nueva york (¿era en esa que la escuálida esa americana le regala un bolso de marca a su secretaria mucho más gorda y negra que ella???)

    ResponderEliminar
  17. Por cierto! enhorabuena por tu nuevo trabajo

    ResponderEliminar
  18. Oye, que yo tengo conocimientos básicos de japonés de verdad!!!! jajajaj. Enhorabuena!

    1besico

    ResponderEliminar
  19. Felicitaciones Lili, tienes un blog muy agradable y con personales pots, amenos.
    Un cordial saludo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  20. Sabía que conseguiría el empleo (aunque yo que tú en la oficina chapurrearía cosas en japonés de vez en cuando, para impresionar al personal más que nada).
    En una papelería igual no, pero si hubieses entrado en una panadería seguro que tenían :)
    Me alegro por ti :D

    ResponderEliminar
  21. Acabo de añadir el chino mandarín a mi CV, habida cuenta de lo fructífero que se está mostrando, de que yo tb tengo un jarrón chino en algún sitio y que me gustan los tallarines con setas y bambú.
    Barbi tiene que estar espectacular con su escritorio rosa y su 2.55 de guardaespaldas.
    Disfruta.

    ResponderEliminar
  22. Madre mía, cuanto comentario!!!!!!!!!!!!!!! Muchas gracias a todos, sois guays:) Ahora voy uno a uno, que es lo que me gusta!

    ResponderEliminar
  23. Fran, llegas tarde, ya lo tengo: gabardina de invierno en negro con el forro de dentro en azul (es chulísima, igual le hago una foto y todo) y gafas enormes, que me dan un aire de lo más misterioso:) Un beso, guapo!!!

    Oji, sí!!! El 2.55 no se ha separado de mi campo de visión en toda la mañana (menos cuando he bajado a por folios). Ahora se lo ha llevado mi jefa (cómo si fuese suyo!) (que lo es, claro, pero aún así es duro:) Besos, guapa!

    Volbo, he puesto muchas esperanzas en este trabajo, sí! Y Bárbara (es que lo de Barbi aún no me sale, es demasiado incluso para mí) me cae genial (y tiene un gusto guay para los muebles:). Cruzo los dedos. Biquiños, preciosa!

    Sra. T, si mi jefa decide contratar a alguien, prometo que te aviso (palabra de bloguera, que es sagrada), pero tendrías que venirte pa Madrid:) Mil besos!

    MDoc, ya he visto la entrada de la chica del ascensor (y varias más que tenía atrasadillas;), y te lo digo en serio: te cogía del brazo y nos íbamos a buscarla, y seguro que la encontrábamos!!! Un besico!

    ResponderEliminar
  24. Jajajajajajaja, qué bueno! enhorabuena Lili, espero que la realidad sea como la pintas porque ya ves que estamos muertas de la envidia, por lo menos Maripili y yo por lo que he podido leer y sentir.
    Besos, guapa, y mantenos informadas!

    ResponderEliminar
  25. Anuska, lo de la clausula de confidencialidad es un rollo: si la he tenido que firmar, seguro que es porque vamos a tener clientes famosos, pero si no puedo contarlo, para que me sirven? Así que la obviaré un poquillo (siempre que lo que cuente no salga de aquí:). Y si hay otro puesto en la agencia, después de la Sra. T. vas tú, faltaría más! Un beso enorme!

    Cris!!! La tercera, ea! Jo, si fuera por mí..., estaría la oficina llena de blogueras:) Besos, preciosa!

    Sandler, justo el que te pega:) Pero no, sólo tenemos Volluto y Capriccio. Besos, guapo!

    María, muchas gracias! Ya os contaré. Un beso :)

    ResponderEliminar
  26. Rebeca, qué es un perramus??? Y lo de la falda larga..., no sé, yo soy más de mini ;). Besos, guapa!

    Sweety, me encanta verte por aquí! Sí, yo me veo a lo Laura Holt, lástima que mi jefa no tenga un golf blanco descapotable, porque ya sería la repera!!! Y la gabardina, tengo una guay de Tintoretto con forro azul, es preciosa :). Me falta el sombrero de ala ancha, en invierno soy más de gorro de lana con pompón :)Un beso enorme!

    Doctora Anchoa, yo creo que también :)Pero es que encima me pagan! Besos, preciosa!

    Maripili, es mi vocación! Ya tengo todo preparado (menos el sombrero de ala, pero es que hace mucho frío y son mejores los de lana, que me tapan las orejillas:). Y sí, es en esa peli!, y no le pudo regalar un bolso más feo (parece increible que un Vuitton sea feo; como lo consiguieron?, igual era de los chinos ;). Besos, pilis!!! (ya me lo ha pegado quien tú sabes:)

    Fiona, en serio??? Jajajaja, que guay! Pues eso viste el currículum una barbaridad:) Otro besico pa ti!

    ResponderEliminar
  27. Anrafera, bienvenido y gracias! Un beso:)

    Doctora, mi jefa no tiene el currículum con los conocimientos básicos en japonés (menos mal), pero sí el de inglés: prácticamente bilingüe (verás tú si al final no me meto en un lio con los idiomas :) Besos, preciosa!

    Walden, sí, para mí marca una diferencia importante; le da un toque guay al currículum, como muy... chic:) Yo no lo dudaría. Y quitando a Fiona, quien habla idiomas de esos raros? (dejando a un lado a los chinos y a los japoneses, claro). Un beso!

    Exter, preciosa, en este caso, cómo en muchos, la realidad supera la ficción!!!! Si es que mi vida da para mucho:) Un montón de besos!

    ResponderEliminar
  28. El trabajo de mi vida....
    Me encanta leerte, eres única!

    ResponderEliminar
  29. Buen relato, señora. :D

    Tienes un estilo muy original escribiendo. Me ha gustado eso de pensar cosas que los demás pueden oir: en ocasiones podría convertirse en un serio problema... ;D

    ResponderEliminar
  30. hum
    no quiero decir nada PERO me da a mi que tu jefa va a ser de las de personas múltiples...
    no puede ser tan bonito
    pero ojalá me equivoque jajaj
    besos

    ResponderEliminar
  31. Leo y comprendo, así no vale...
    :)

    ¿la envidia es siempre cochina, verdad?

    ResponderEliminar
  32. Me estas diciendo querida lili que esto es real?? que hay gente a la que le pasan esas cosas?? pero si eso solo ocurre en las peliculas americanas!!! vaya!! que envida!!pero me alegro por ti!!
    un besito

    ResponderEliminar
  33. ¡Qué caña, Lili! Te lo vas a pasar del quince y nosotros también, leyéndote, así que no dejes de contar y contar cada aventura como sólo tú sabes.
    Y no dejes de avisar, por favor, en cuanto salga tu novela, ya te comenté que mi nena y yo vamos a regalárnosla a medias, salga cuando salga, y estoy deseando.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  34. Valenciana, que guay verte!!! Muchas gracias, preciosa :) Un besazo!

    Tarambana, señorita ;). Sí, lo de pensar en voz alta puede ser un problemilla, pero la vida es tan aburrida sin ellos... Besos!!!

    Cruela, tú sí que sabes :). Puede ser, sí, que mi jefa no sea tan tan tan guay... Ya veremos! Un montón de besos!!!

    Sergio, hay quien habla de la envidia sana, pero no sé yo si existe de verdad ;). Un beso!

    Verillo, claro que es real! Real como mi vida misma, claro ;). Besos, preciosa!!!

    Jana, creo que este trabajo va a dar mucho de sí ;). Y claro que avisaré cuando salga la novela!!! (un pequeño problemilla con la portada lo ha retrasado todo, pero espero que ya no falte mucho). Lo pienso poner en grande debajo del título del blog!!!!!! Un beso enorme, guapísima!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...