martes, 7 de febrero de 2012

De compras con Alicia :-)

       Sábado, 4 de febrero de 2012.

   ¡Soy una tita guay! De hecho, creo que soy la mejor tita del mundo No, no exagero: mi sobrina Alicia siempre me lo dice y ella es muy sincera (lo único que me crea cierta duda es que también se lo diga a sus otras titas) (y a las amigas de mi hermana) (y a alguna vecina…). Pero qué más da, entre ella y yo hay una conexión especial: es la única que ve todas las fotos del Vogue conmigo sin quejarse e incluso hace comentarios de lo más inteligentes (“tita, ese chaleco es como el mío de pastorcilla, ¿me lo puedo poner mañana para el cole?”). Por eso no imagino un plan mejor para el sábado por la tarde que irme de compras con ella.
    —¿Quién se puede quedar esta tarde con Alicia? —pregunta mi hermana Sofi después de comer algo con pinta rara en casa de mi madre. Sí, lo has adivinado: mi madre se mantiene en fase vegetariana-a-mi-manera y la cosa empieza a ser insoportable. Mi padre, mis cuñados y JC se han inventado los sábados de hombres y se van a comer al restaurante de la esquina; yo tengo excusa, que estaba en el baño cuando lo decidieron, pero a mis hermanas aún no las he perdonado. ¡Qué falta de reflejos, por Dios!
    —No puedo, cielo —responde mamá—. He quedado con mi grupo de meditación —y se levanta de la mesa, haciendo sonar el cascabel que lleva en el tobillo de su pie derecho y que se escapa de sus babuchas turquesa. ¡Ay, madre! ¿Qué será lo próximo? ¿Un tatuaje? ¿Un porrito? Mmmmm., de hecho, el incienso de hoy huele raro…
    —Uf, yo me encuentro regular —dice Eli, y me lo creo. Está de siete meses y… ¡Oh, no te lo he contado: sale de cuentas el día de mi cumpleaños! ¿Te lo puedes creer? ¡Si es que soy la mejor tita del…
    —¿Sólo se puede quedar con Lili? —pregunta Sofía con tono alarmado.
    —¡Eh! —¡pero bueno! —¿Qué pasa conmigo?
   —¿Mamá? ¿Eli? —Sofía las mira a los ojos mientras ellas niegan con la cabeza y se encogen de hombros; ¡será posible!
    —¡Sofía, esto es demasiado! —me ofendo—. ¿Qué tengo yo de malo? —a veces pienso que para ser la hermana mayor, me respetan muy poco. ¡Pero que muy poco!
    Sofía se vuelve hacia mí.
    —Lili, escúchame: Alicia lleva falda y jersey y quiero que vuelva con la misma ropa —ya…, quizás lo diga por aquella ocasión en que le probé tantos trapillos que luego no recordaba cual era el suyo y le puse un vestido equivocado y saltó la alarma y me indigné y nos llevaron a…, da igual, no tienes que saber todo sobre mí—… y nada de maquillarla y llenarle todo el pelo de purpurina —¡venga ya, si era carnaval! —…, y ni hablar de cortarle el pelo —¡si sólo fueron las puntas y un poco el flequillo, que llevaba un corte de lo más soso! —y ni se te ocurra…
    —Vale —la interrumpo—. Daremos un paseíto y nada más.
    Que tu propia hermana saque tus trapos sucios en público duele…
   Una hora después y tras una acalorada discusión con argumentos de peso por ambas partes entre mi sobrina y yo, estamos entrando en Zara. Alicia prefería Mango porque las dependientas son más simpáticas y a veces tienen caramelos, pero ha ganado Zara porque tiene cuatro plantas y yo llevo una bolsa de Sugus y una piruleta en mi bolso.
    —¿Qué te parecen? —le pregunto a mi sobrina y le enseño unos pantalones color aguamarina.
    —Me gusta más esto —se sienta en el suelo, se quita el abrigo y las botas y se pone unos zapatos de tacón de al menos 40 cm (no, no me he equivocado, nada de 8 o 10 centímetros; igual son hasta 50) color amarillo chillón.
    —No, no te veo con algo así —entre otras cosas, porque mi sobrina tiene cuatro años y los zapatos le están enormes. Pero además es que éste va a ser el verano de los colores pastel y ese amarillo no pega con nada que no sea… con nada.
    —Sí, tita, los quiero —y echa a correr. Me quedo alucinada mirando el sentido del equilibrio tan sobrenatural y…, ¿dónde va? —¡Alicia, párate! —cojo sus botas y el abrigo mientras ella, que se ha tomado un descanso, suelta los tacones amarillos y se pone unas sandalias de tiras color fresa. ¡Vaya, son preciosas! Si se estuviese quieta un segundo para poder verlas bien…, pero no, vuelve a correr por toda la tienda—. ¡Alicia! —grito un poco exaltada. ¿Pero que lleva ahora? ¡Madre de Dios, se ha puesto una falda de cuero!— ¡¡¡Alicia, estate quieta ahí!!! —¿cómo puede correr de esa manera con tacones y falda? ¡Va en contra de todas las leyes de la física!
    Mi sobrina se gira y me sonríe. Le hago señas para que no se mueva pero ella me saluda con la piruleta en la mano y retoma la carrera, esta vez en dirección a unas chaquetas blancas. Oh, oh… A cámara lenta veo como Alicia restriega la piruleta por la manga impoluta de una chaqueta y…
    ¿Pero quién me llama ahora? Busco el móvil en mi bolso y contesto, sin separar los ojos del blanco, que se va tornando en rojo.
    —¿Qué tal va todo? —pregunta mi hermana Sofía.
    Doy un respingo y vuelvo a la realidad. Tengo que mantener la calma.
    —Bien —contesto.
    —¿Seguro? —insiste. 
    ¡Qué pesada!
    —Segurísimo —Alicia mira alrededor y ve unas camisas de seda beige—. Todo controlado —respondo mientras corro hacia mi sobrina y mantengo el móvil en equilibrio entre mi hombro y el oído. Llego justo a tiempo de impedir que restriegue la piruleta por la última camisa que queda limpia—. Dame eso o se lo digo a mamá —le digo, bajito.
    —¿Me dices qué? —pregunta Sofía. No sé si es instinto maternal o que tiene el oído muy fino. O tal vez estoy tan histérica que el tono “bajito” ha pasado a ser un chillido.
    —Señora, ¿es su hija? —me pregunta una voz a las espaldas. Me giro y ahí está: la dependienta de Zara, con las chaquetas blancas y las blusas beiges manchadas de piruleta de fresa en el brazo.
    —Señorita —contesto—. Y es mi sobrina, ¿algún problema?
    —Sí, hay un problema —cuenta las prendas y añade—: Doce problemas, para ser exactos. —¿Doce? Miro a Alicia y me sorprendo: ¡esta chica es rapidísima!—. Comprenderá que tiene que abonar al menos el…
    Uy. uy… No, de eso nada. ¡Que pongan controles de edad para entrar! ¡O detectores de golosinas! Miro a mi sobrina y una corriente de comprensión se cruza entre nosotras: sí que son antipáticas estas dependientas. ¡Tendríamos que haber ido a Mango!
    —… y son unos ciento ochenta euros —concluye la dependienta—. Si me acompaña a la caja, por favor...
    ¿Qué?
    —¿Qué? —¡ni en broma!—. ¿Qué? —repito para ganar tiempo—. ¿¿¿Qué??? —¡no se me ocurre nada!, salvo…—: ¿Mi sobrina está sangrando por la nariz, a punto de desmayarse, y ustedes quieren cobrarme? —Alicia, que es listísima (¡cuánto se parece a su tía Lili!) está poniendo cara de enferma, o algo parecido: se ha tumbado en el suelo y…
    —¡Seguridad! —grita la dependienta—. ¡Tenemos a una niña sangrando por la nariz!
    —¡No! —exclamo, mientras cojo a Alicia de un brazo y trato de levantarla—. No es necesario avisar a seguridad.
    —¿¿¿Qué??? —grita mi hermana Sofía, al borde del colapso—. ¿Alicia está desangrándose?
    Ups… ¿Desde cuándo llevo el teléfono en el hombro?
    —Sofi, no te preocupes —le digo, con cierta flema británica propia de una novela de Wodehouse—, que no es lo que parece.
    Pero hablo sola: mi hermana ha colgado.

                                                                      * * *

    —No era para tanto —le digo a JC mientras como pistachos y bebo una copita de chardonnay—. Mi hermana es una exagerada; no sé por qué llamó a una ambulancia antes de llegar a la tienda. Y la dependienta ha sido de lo más antipática.
    JC me mira y trata de mantenerse serio. Espero que lo consiga: no tengo más ganas de pitorreo esta noche. Además, hay una cosa que me tiene preocupadísima. Doy un trago a mi copa y dudo si planteárselo; no estoy segura, creo que prefiero seguir en la ignorancia.
    Mmmm…, no, que yo soy una chica valiente; mejor se lo pregunto y asumo la respuesta
    —¿Crees que en Zara tendrán una lista negra, para piradas y gente así, y me habrán apuntado en ella?
  

37 comentarios:

  1. jajajaja, muy bueno, Lili! Lo que pasa, chula, es que si todo el mundo te llama señora, es que tienes aspecto de señora! Y no te imaginaba así! Muéstrate!
    Por cierto, ¿sólo hay un Zara en tu ciudad? ¿o eres más de pueblo?
    Es cierto que me he reído, pero si ya odio la moda, si a eso le mezclamos un niño/a... bufff, qué chungo.
    Un besazo, chula!!

    ResponderEliminar
  2. Sin lugar a dudas queda uste desterrada del universo Amancio ;)

    ResponderEliminar
  3. Y yo me quejo de mis peques... qué pesadilla con la piruleta en la mano.
    Bueno, si no tuviste que pagar nada, hay que reconocer que tienes unos reflejos rapidísimos, y tu sobri los ha heredado. Bien por las dos.
    A propósito, hace dos añitos que llevo una tobillera de cascabeles (es la de la suerte así que mientras no se rompa no se irá), ¿eso me incorpora a un universo paralelo, para ti? Me he sentido aludida...
    Clin, clin.
    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, chulo, tú lo intentas, pero la cara no me la ves :P! Y no parezco una señora, si cualquiera diría que acabo de terminar la carrera!!! Oh!, y ni de pueblo ni de ciudad: de capital de provincia. Lo de los niños..., yo ahora necesito una semana para recuperarme (Sofi, si lees esto, he pensado que quizás sería buena idea que antes de dejármela le dieses una tila) (o dos). Un besazo, chulo! Mejor dos, por ser el primero en comentar!!!

    Pilar, no lo dirás en serio!!! Y a quien escribo para que me readmitan? Un beso!

    Jana, preciosa, nada de pagar, pero no me libré de un "ligero" cabreo de mi hermana y de un exceso de pitorreo por parte de JC. Y en cuanto a los cascabeles, no creerás que alguien que se rie tanto de sí misma puede criticar a otra persona en serio? No!!!! Si todos fuésemos iguales la vida sería gris, y yo adoro el color! No te des por aludida, por favor :) Y si lo haces, que sea porque te pareces a mi madre, que es una tía guay! Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Una tarde con el terremoto de tu sobrina seria para mi un gran anticonceptivo.
    Ha salido a su tita es intrépida y rápida y seguramente muy guapa

    ResponderEliminar
  6. amo a mis sobri
    sobre todo por la identificacion que siento y es verdad... a veces no se sabe lo que pasara llendo de compritas y luego con sustitos o sorpresitas

    :)

    ResponderEliminar
  7. Ahora entiendo por qué en esos sitios hay carteles de que no puedes pasar con comida :P

    ResponderEliminar
  8. Madre mía q liada la de tu sobri!! pero parte de culpa es tuya q una niña con piruleta es más peligrosa q una caja de bombas!! jajajaja

    ResponderEliminar
  9. jajjajajajajajjajajajajaj bueno algún día me valdrá esa ropa así que me la puedes prestar :D

    Es que solo te ocurre a ti lo de la piruleta...jajajjaja yo tenía una tienda y cuando entraban los niños con comida pufff se me encorvaba la columna como a los gatos!!

    Por cierto tengo una amiga que curra en zara, te quitamos de la lista en un pispas

    ResponderEliminar
  10. jjjaaj Lili, como me he reido!! fue una tarde de compras complicada...nadie dijo que estar a la moda fuera facil!!ESo si eres una tita muy guay!!
    besos

    ResponderEliminar
  11. jajaja...No sé que es más surrealista una niña con tacones amarillos y falda de cuero correteando con un arma peligrosa en mano, o que una madre avise a una ambulancia para que vaya a una tienda por que ha oído algo de que su hija sangra por la nariz...Por favor!! Dime que parte de esta historia está en tu imaginación y en tu gran creatividad!!!Y si no es así, llévame a comer con tu familia por favor!!! Biquiñoss

    ResponderEliminar
  12. Uy, te digo como Celia y como Doctora (así te ahorro inventar una respuesta nueva, puedes pegarme mitad y mitad jijijiji).
    Ains, ¿tú quieres tener niños? Esto es un infierno!!!!

    ResponderEliminar
  13. Lili, visto lo visto, lo que tienes que decirle a tu hermana es que, en otra ocasión, siempre será mejor llevarla a la peluquería.
    De todas formas, eres una tía con suerte, y Alicia una crack! qué forma de leer los pensamientos!

    ResponderEliminar
  14. ¡¡¡Qué reflejos!!! Aunque la verdad, no acabo de entender por qué tu hermana pone cara rara por dejarte a tu sobrina... XD.

    ResponderEliminar
  15. La celia de arriba soy yo... Muack!

    ResponderEliminar
  16. Jajajjajajajajaja, formais una pareja ideal!! Viva Lili y la sobri Ali!! jejejejejeje

    Besotes para las dos

    ResponderEliminar
  17. Increible! jajajaj Tu sobrina es inteligentísima!

    ResponderEliminar
  18. Celia, sí, no hay nada mejor para valorar la vida sin hijos que pasar una tarde con uno ajeno ;). Y eso que mi sobrina es la mejor del mundo! Pero es agotadora y cuando vuelvo a casa y estamos solos JC y yo es maravilloso. Besos, preciosa!!!

    Jo, sí, los sobrinos son guays pero un pelín imprevisibles. Y eso que yo estoy de lo más centrada siempre y en cualquier situación ;) Un beso!

    ResponderEliminar
  19. Doctora, eres una chica lista! Pero deberían cachear a las niñas de cuatro años con cara de buenas: siempre llevan piruletas. Y a las titas que llevan bolsos guays: siempre llevan caramelos:). Más besos, guapa!

    Oji, lo sé, pero están tan buenas... Son esas piruletas con forma de corazón que te dejan la lengua roja. Sí, yo también me comí una ;) Un montón de besos, preciosa!

    ResponderEliminar
  20. Por eso yo voy sola incluso cuando toca comprar la ropa de los niños!! Yo se la compro "a ojo" y si no ya se cambia luego, pero no me arriesgo a meterlos en una tienda ni loca!! Jajaja, son mini terroristas en potencia.

    Por cierto, yo cumplo 3 dias despues de tu cumple, a ver si tu hermana o yo atinamos ;D

    Besotes guapa!!

    Bobadilla's girl

    ResponderEliminar
  21. niños? centros comerciales? tiendas?? tu lo pensaste bien antes de ir. Jajaja..ainss tendras que comprar mucho en Zara para que se olviden del "incidente" jaja. Un saludito.

    Me acuerdo perfectamente de la frase de Sexo en N.York2

    ResponderEliminar
  22. qué chunga eres,...y sí, tienen una lista negra y es probable que hasta figures como morosa y si nunca quisieras trabajar en este mundillo todo se sabe,...ya veo el titular "Posible ejecutiva de Vogue acusada de morosa"

    ResponderEliminar
  23. muy bueno, muy en la línea

    ResponderEliminar
  24. Ana, esa amiga es un tesoro!!! He de reconocer que soy un catálogo andante de Zara, que le voy a hacer ;). Millones de besos, guapísima! Y cuando necesites renovar vestuario, avísame!!!

    Verillo, soy la mejor tita del mundo! (hoy me lo ha vuelto a decir Alicia, y esa niña es un pozo de sabiduría y sinceridad :). Muchos besos, preciosa!

    Volbo, es más surrealista lo de mi hermana Sofi, que no se puede ser tan exagerada! Y en cuanto a comer con mi familia, te lo ibas a pasar guay! (yo soy la normal, imagínate ;). Muchos biquiños!

    Exter, no, de niños nada! Yo sólo sobrinas, que al menos cuando hacen alguna locura puedo decir "se lo voy a decir a mamá" y así dejo bien claro que la culpa de que se me desmadre es de otra :). Un beso enorme, guapa!

    ResponderEliminar
  25. Tu sobri tiene el mejor nombre del mundo (que conste que el que diga esto no tiene nada que ver con que yo me llame igual...), es un nombre con estilo... Creo que tras esta aventura, te lo pensaras dos veces antes de darle una piruleta a un ninyo/a en una tienda de ropa... :p

    ResponderEliminar
  26. Maripili, me parece que mi hermana Sofi va a tardar unos días (o incluso puede que semanas) en dejarme a Alicia de nuevo... Después de la peluquería, el mosqueo le duró ocho días, y eso que no tuvo que llamar a ninguna ambulancia y el corte de pelo era guay, así que en este caso no se yo si para semana santa... Mil millones de besos, preciosa!

    Doctora Anchoa, me he reído con tu comentario! Yo tampoco lo entiendo, la verdad ;P. Besos!

    Sra. T, estoy deseando que cumpla 18 años y nos vayamos de tiendas juntas, y a tomar chardonnay, y a ver el escaparate de Chanel (menos el chardonnay, lo demás ya lo hacemos;). Va a ser genial!!! Más besos, preciosa!

    Rebeca, si es que se parece taaaaanto a su tía Lili que impresiona ;). Un beso enorme!

    Bobadilla´s girl, que guay!!! Y que memoria la tuya, eres la repera por acordarte de mi cumple! Sí, lo de ir de tiendas con niños exige valor o estar un poco loca. Mi caso es el segundo ;). Un montón de besos, guapísima!

    ResponderEliminar
  27. Anuska, sí, tendré que comprar un poquito más de lo normal (bien!!!). Y la frase de Sexo en NY es tan yo que se me quedó grabada. JC no se cree que sea de la peli, se piensa que me la he inventado :). Muchos besos!

    Sandler, cómo que chunga? Chungo tú, que vienes a Madrid y no nos invitas ni a una copilla miserable de chardonnay :P. El titular mola, pero me veo más en la línea ejecutiva-columnista-estilista-celebrity-trendsetter (dominio absoluto del inglés ;). Un beso!

    Querido anónimo, no será usted por casualidad don Francisco, mi maestro y mentor? En caso afirmativo, un beso! Y en caso negativo..., no, seguro que es usted!!!

    Valenciana, el nombre es guay! Si yo tuviese una hija, se lo pondría :) Y sí, nada de piruletas a niños en tiendas de ropa :). Claro que tengo tan mala memoria y mi sobrina es tan convincente cuando me pide algo que..., mejor que no me la pida, porque fijo que se la vuelvo a dar! Millones de besos, guapa!

    ResponderEliminar
  28. Te EXIJO que dejes el chardonnay y te pases al rioja de toda la vida.
    No aceptaré un "no" por respuesta!

    ResponderEliminar
  29. Muchachas, podemos quedar cuando queráis, no me han dado la beca y tengo que dejar la carrera definitivamente :D

    ResponderEliminar
  30. Jajajajajaja ay, por favor! Me encanta tu sobrina (vamos, toda tu familia, tú incluída xD). Y pobre tu hermana, ¡casi la que necesitaba ambulancia era ella! Jajaja

    PD1. ¿Necesitas sueldo extra? Mañana empieza mi búsqueda de editor, que lo sepas.
    PD2. Estás nominada! =DD.

    ResponderEliminar
  31. Pues yo creo que tienen más peligro las que van a probarse ropa con 3 kilos de maquillaje en la cara. No se por qué siempre les da por probarse blusas claras (de limpieza en seco!) o jerseys de cuello cerrado en blanco, beige, rosa claro... eso sí que da rabia cuando encuentras manchada la única prenda que te gusta y queda en tu talla. Aaaaiiiinssss, al menos las niñas no son tan conscientes del daño que pueden hacer... jeje.

    Un saludo!
    www.ladylike-me.blogspot.com

    ResponderEliminar
  32. Increíble encontrarnos anoche y ver que nada ha cambiado. No pasarán de nuevo ocho años.

    xxx

    ResponderEliminar
  33. Chungo? pero si llegué a las 9 de la noche y a las 10 y media estaba ya en el sobre con fiebre y al día siguiente tuve tres reuniones,....y luego AVE de vuelta,...poco espacio para el chardonnay.

    ResponderEliminar
  34. Hay que mirarlo por el lado positivo ... quizás la niña tiene madera de deportista de élite.

    ResponderEliminar
  35. Jajajaja, esa niña viene pisando muy fuerte.

    Casi tanto como su tía :)

    ResponderEliminar
  36. Kobal, molaría! Aunque yo la veo más inclinada hacia el mundo de la farándula :) Besos

    Take, Ali es mil veces mejor que yo (imagínate, si hasta es rubia natural!!!) Mil besos, requeteguapo!

    ResponderEliminar
  37. Sandler! Perdonado por esta vez, pero que no se repita :) besos

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...