lunes, 5 de marzo de 2012

Lili contra el gen. Segunda parte.

    Móstoles, 12 de la mañana. Lili al volante. En el asiento del copiloto Pepe, profesor de autoescuela. Detrás, el examinador, un señor de pelo blanco y mirada bondadosa/cruel/bondadosa/cruel/bondadosa/cruel (aún no lo he decidido; esperaré a ver si apruebo o me suspende).    

    He ajustado el asiento con precisión milimétrica, he revisado los espejos de forma ostentosa y me he puesto el cinturón de seguridad. Lo único que me tiene un poco desconcertada es la pierna izquierda, que no deja de temblar. ¡Y es la del puñetero embrague! Podía temblar la derecha, que es más sencillo eso de frenar y acelerar.
    ¡No, no y no! ¡Era una forma de hablar! Ya no puedo confiar ni en mi propio cuerpo: ¡ahora son las dos piernas las que han cobrado vida propia!
    Un momento…
    ¡Madre mía, será una trombosis?
    —Cuando quiera puede iniciar la marcha —me indica el examinador desde el asiento de atrás.
    No, no puedo. Creo que me está dando un infarto: tengo el corazón a punto de escaparse y casi no puedo respirar. Abro la boca y trago aire, pero no me llega a los pulmones; se queda atrancado en mi garganta. Empiezo a ver puntitos negros y el ruido de mis latidos es ensordecedor.
    ¿Por qué no hacen nada estos dos? ¡Qué me muero!
    ¡Y soy muy joven, por Dios! ¡Tengo toda la vida por delante!
    ¡¡¡Ni siquiera me he casado!!!
    —Por favor, cuando considere que está preparada… —insiste el tipo de atrás.
    Necesito salir de aquí. Mejor me bajo del coche y me examino otro día, que este estado de preinfarto no me va a ayudar nada…
    —¡Lili, arranca ya! —masculla mi profesor.
    ¡Pero qué inconscientes! ¿No ven que no puedo? Me marcho al hospital a que me salven la vida antes de que sea demasiado tarde…
    Oh, oh, ¡¡¡oh!!!
    ¿Dónde voy? ¿Quién ha puesto el coche en marcha?
    Vaya, he sido yo…    ¡Ay madre!

                                                                                    * * *
    —Cuando pueda, gire a la derecha.
    —De acuerdo —respondo obediente. Pongo el intermitente y…
    ¡Eh! ¿Qué hace ese taxi? ¡No te cruces de esa manera, tío loco, que me voy a estampar!
    Vale, sigo recto; el examinador ha dicho “cuando pueda” y está claro que no he podido (taxista puñetero; ya nos encontraremos, que me he quedado con tu matrícula).
    Inspiro profundamente y vuelvo a poner el intermitente de la derecha.
    Mmmm…, no, esa calle no me convence, que es muy estrecha… Voy a hacer como que no existe y paso a la siguiente. Si acelero un poquito, el examinador igual ni se fija.
    De nuevo el intermitente…
    ¡No, ni de broma!: ésta es cuesta arriba y con un semáforo en plena subida. ¿Por qué están todas las calles en mi contra? ¿Qué le he hecho yo a esta ciudad?
    Mi profesor mueve las manos de forma disimulada y señala hacia la derecha…
    —Disculpe, ¿ha dicho usted que gire a la derecha o a la izquierda? —pregunto al examinador con voz cargada de inocente ignorancia (leí este truquillo anoche en un foro de coches).
    —No se preocupe —contesta el examinador—. Continúe hasta que se lo indique.
    ¡Yupi!

                                                                           * * *
    
    —Señorita, le he pedido que salga de la glorieta por la tercera salida —repite el examinador.
    Hago un ruidillo de asentimiento y me acuerdo de toda su familia. ¡Si no se calla, pierdo la cuenta!
    Que le vamos a hacer: otra vuelta a la glorieta. Espero que el examinador también haya perdido la cuenta… Creo que ya van cinco…

                                                                          * * *
    
    —Estacione a la derecha —me indica el viejo cruel (a estas alturas no le queda ni un atisbo de bondad).
    ¡Tendrá mala idea! Justo ese lado de la calzada está lleno de coches y sólo queda un huequecito minúsculo en el que no cabría ni una Vespa.
    Me hago la loca y pongo el intermitente de la izquierda: una acera con sólo un coche aparcado y kilómetros de espacio libre. Mi profesor me dirige una mirada insistente y mueve la cabeza hacia la derecha. Lo ignoro y comienzo a hacer maniobras. ¡Vamos, hombre!, yo aparco al otro lado como haría una persona normal, y no en diez centímetros como pretende el viejo (que mira que tiene mala uva).
    Cinco minutos después, asumo que no lo he enfocado bien. Me retiro el pelo de la cara y vuelvo a dar marcha atrás.
    ¿Son imaginaciones mías o el coche ese aumenta de tamaño? Porque si me ponen trampas, así no hay forma.
    Meto de nuevo la primera y acerco mi Focus todo lo que puedo al coche–que-crece-para-fastidiarme. Lo acerco tanto, tanto (llevada por mi exceso de perfeccionismo, por supuesto) que noto un sutil golpecillo.
    Joooo…. ¿Ves cómo ese coche crece a traición?

                                                                             * * *
    
    Estoy sudando como un pollo, tengo todo el pelo pegado a la frente y los nervios destrozados, pero creo que la cosa no ha ido mal. Ya vuelvo al centro de exámenes. Sólo me falta subir esta cuesta y hecho.
    Por favor, que el semáforo no se ponga en rojo, por favor, que no se ponga en rojo, que no se ponga en rojo…
    No, no, no…
    ¡El semáforo se ha puesto en rojo!
    Vale. Freno y espero.
    Verde. Levanto con suavidad el pie del embrague y… Se cala.
    No pasa nada. Vuelvo a arrancar, de nuevo embrague y…
    ¡Se cala otra vez!
    Tranquila, que lo he hecho muy bien y no voy a estropearlo todo al final. Cierro un segundo los ojos para entrar en contacto con mi conductora interior (consejo de mi madre, que vale mucho) y…
    ¡Eh! ¿¿¿Qué ha sido eso??? Miro por el espejo retrovisor y veo un autobús muy pegado a mí. Demasiado pegado. Diría que todo lo pegado que podría estar si se me hubiese ido el coche hacia atrás y me hubiese estampado contra él…

                                                                        * * *
    
    ¿Me ha suspendido? ¿En serio el viejo cruel me ha puesto un suspenso?
    ¡¡¡No me lo creo!!!


54 comentarios:

  1. Tía! seguro que no estás describiendo mi examen?????!!!! jajajajajajaja encantada de conocer a la segunda única mujer del mundo mundial que es capaz de calar un Focus diesel en una cuesta arriba. Porque era diesel, verdad? jajajajaajajaj

    Tranquila, so guapa, a la próxima seguro que apruebas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tía, sí, diesel. Por qué no me dejan conducir con uno automático? Firmo lo que haga falta, y juro sobre la biblia (bueno, eso no es mucho viniendo de mí, lo cambio por jurar sobre un libro de Sophie Kinsella) que nunca me acercaré a la palanca de cambios de uno normal.
      Millones de besos, preciosa!!!!!

      Eliminar
  2. Nena a la próxima seguro que sí!!! ;)

    El punto del aparcamiento y la subida con el semáforo en rojo me recuerda a mis exámenes de conducir... Aunque yo no me comí ningún autobús ni nada por el estilo!! ;)

    Un besazo guapa!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cris, no imaginas lo cerca que se tuvo que poner el autobusero para que le acabara dando. Y por qué mi profesor no pisó el freno??? (esta pregunta es de JC, yo no lo había pensado). No hay derecho..., pero en fin, la próxima vez irá mejor (eso es realmente fácil ;-P ).
      Besos, preciosa!!!

      Eliminar
    2. Ostras, es verdad!! Yo tampoco había caído en eso!! Pq no pisó el freno el profesor¿? Que para algo tienen los pedales tb!!!
      Besos guapa!

      Eliminar
  3. Lili eres la mejor. No te desanimes que quien la sigue lo consigue.
    Cuando lo tengas usalo y que no se te caduque como a mi...
    Un beso muy grande y lejano de 5 admiradores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, uy, uy... Me imagino quienes son mis admiradores ;))) Ma, vas a h&m sin perderte, eres una fenómena! Pe Pi, ya no queda nada, y Oli será un sol y nos lo vamos a pasar genial con ella (va a ser la más chic del mundo!). Pa, a disfrutar del Louvre todo lo que puedas (pero ve al D´Orsay, por Dios, que los Van Gogh nunca se cansa uno de verlos), y Fran, JC dice que tienes muuucha paciencia y que eres un tío guay:-P. Ya sabeis que yo no me desanimo nunca!!! Y sí, cuando lo tenga lo usaré..., digo yo ;). Besos para los cinco. Os quiero mucho, de aquí a China ;).

      Eliminar
  4. Joder, no entiendo nada, yo pensaba que lo habías hecho todo mu bien:
    -No has hecho caso de las indicaciones de los demás pasajeros.
    -Has insultado a un taxista.
    -Has dado varias vueltas a una rotonda hasta dar con el camino adecuado.
    -Has golpeado a un coche al aparcar.
    Todo como una conductora profesional, ¿no?. Sólo te faltó poner la radio y decir que no se cambia la puta emisora (hazlo la próxima vez, igual te da puntos).
    En fin, más suerte otra vez ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dotora, si me lucí como nunca!!! Jamás hice un recorrido tan completo. Se me ha olvidado (bueeeno, no exactamente, pero la entrada iba a ser tan larga que nadie la leería) pero al entrar en un tunel en vez de poner las luces puse los limpias. Es que ni yo me lo creo :-)))
      Muchos besos, y la próxima vez no olvidaré lo de las luces :P

      Eliminar
  5. A ver esto huele que tumba,... Tú no te has casado ya? Móstoles? Eres de esas personas que se saca el carnet en un pueblo porque es más fácil? Eso es tongo!!!
    Amigos de Móstoles, sé que Móstoles no es un pueblo pero comparado con Madrid es un pueblo. Amigos de Móstoles, huid!!
    Hay gato encerrado;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandler, sí, me he casado y no viniste, pero aún así me debes un regalo, y si puedo elegir, me quedo con cierto bolso del que hablo a veces... Y nada de tongo!!! Los exámenes de Madrid capital se hacen en Móstoles :P.
      A pesar de lo que me chinchas, te mando un beso (mira que soy buena gente...:-)))

      Eliminar
    2. No vine porque no hubo invitación formal!! Y respecto al regalo, no, no puedes elegir! En serio los exámenes de la capital del reino se hacen en Móstoles? Yo chinchar?

      Eliminar
    3. Sandler, los que hablamos bien el español decimos: "no fui", no "no vine", pero vamos, que el bilingüismo es lo que tiene, que hablas mal los dos idiomas.
      Se hacen en móstoles, de la misma forma que nuestra playa está en Gandía, ¿algún problema? y no, no chinchas, no puedes.
      Lo siento Lili, es que hoy estoy toca huevos, y sandler me lo pone muy fácil.
      De nada. (jijijijiiji)

      Eliminar
    4. Sandler, que no me he casado!!! Y como sigas así, no habrá invitación formal. Y claro que puedo elegir el regalo, de toda la vida de Dios :P. Tú chinchar? :P. Un beso, chinchoso!

      Maripili, todo tuyo;-))). Gracias (je, je). Muchos besos, preciosa!!!

      Eliminar
    5. Pilis; no entraré en debates dialécticos porque no ha lugar. Sigo pensando que se puede utilizar "no vine" aunque como no soy un experto en la materia, me rindo ante tus aptitutes técnicas(que no actitudes)en el tema que superan de largo las mías.
      Ser bilingüe, trilingüe o cuatrilingüe siempre SIEMPRE será mejor que sólo hablar un triste idioma. Y para muestra nuestros presidentes del gobierno, ninguno ha hablado inglés. Este es el drama nacional!

      Lili; ok;)

      Eliminar
    6. Sandler, que magnífico te pones cuando te pones magnífico.

      Eliminar
    7. lo sé Pilis, es uno de mis encantos (jajajaja)

      Eliminar
  6. Jajaja, algo parecido hice yo, cambié de sentido tres calles más tarde y encima va y me meto en dirección prohibida... no te preocupes, tarde o temprano lo conseguirás, eso si, no lo dejes ehh!! deberías imaginarte que al acabar estará alguién con el dichoso bolsito esperándote!! seguro que funciona!! Animossssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volbo, nada de dejarlo, que llevo tantas clases que me da vergüenza ;-). Lo tuyo tuvo mérito, jajajaja!!! Biquiños!

      Eliminar
  7. Cruel, si, y más que eso...

    Siempre que te leo termino pensando en lo injusta que es la vida contigo, y en lo mal que te tratan los demás... y no puedo evitar las lágrimas...

    (de tanto reírme, por cierto...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :(, si las lágrimas son por eso me alegro!!! Aunque el examinador era cruel y con mala idea. A lo mejor no he conseguido plasmarlo del todo en la entrada, pero si lo hubieses visto, estarías de acuerdo conmigo :-))) Un beso, guapo!

      Eliminar
  8. Mira que son crueles los examinadores, si es que una persona de bien no puede ir a examinarse tranquilamente sin que le intenten suspender ;). Mucho ánimo y a por la siguiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doctora Anchoa, eso es! Van con la idea de "mira que chica con pinta de conducir exageradamente bien; pues se va a fastidiar, porque la pienso suspender". Y claro, así no apruebo, por muy bien que lo haga :-). Muchos besos (a repartir con El Ese)

      Eliminar
  9. A mí me trincaron la primera vez porque el examinador me decía gire usted a la izquierda y yo cambiaba de sentido.

    Me hizo pasar por el mismo sitio 3 veces y las 3 veces lo hice mal, yo para mis adentros pensaba: "vaya tío más retrasado que no se ha dado cuenta que es la 3 vez que pasamos", pero era que me daba otra oportunidad. Si a eso le sumamos que aceleré con un semáforo en ambar por no crear cola ....

    SUSPENSO ASEGURADO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fran, jajajaja!!! Te toca con un examinador buenecillo y no lo aprovechas, no puede ser ;-))) Y lo de acelerar con el semáforo en ámbar, yo creo que lo llevamos grabado en el código genético (el pie aprieta el pedal sin querer :P). Besos!

      Eliminar
  10. Bueno, a la próxima cae... espero que el aprobado, no otro coche por una cuesta abajo... Tranquila, sabes hacerlo, si no el suicid... digo, profesor no te dejaría examinarte aún...
    Un besito y mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sweety, jajajaja!!! El examinador iba a ciegas conmigo, pero mi profesor tiene valor, que me conoce desde hace mil millones de clases... Más besos para ti, guapa!!!

      Eliminar
  11. Uy, yo me paré en un semaforo en verde... no se, el estres me volvio daltonica por unos segundos... Animo que lo tendras...!!
    Un beso!!!!!
    MaPaPePiOliFran

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MaPaPePiOliFran-Pe Pi, jajaja, es cierto,me suena la historia:-))) Pero tú eres una máquina, florecilla, salvaste la honra de la familia ;-). Besos infinitos!!!!
      JC también os manda besos!!! (y a Pa un abrazo ;-)))

      Eliminar
  12. Que mundo más injusto. Pero recuerdame que le de las gracias al examinador. Tengo la sensación de que me ha salvado la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bubo, exagerado :P !!! Y sí, mundo injusto y cruel, porque mi hermana Sofi tiene carnet y es un peligro tremendo. Yo conduzco muuuuucho mejor, cómo lo hizo ella???
      Un beso grande!

      Eliminar
  13. JC:
    Eso es que te tenía manía el profesor, claro que yo conociendo tu nivel de desequilibrio no te lo daría en la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
      Cuando tenga el carnet, lo primero que voy a hacer va a ser coger el coche para ir de compras :P. Y mejor que vengas conmigo, que ya sabes el peligro que tengo :-))))
      Besobesosbesosbesosbesosbesos, guapo!

      Eliminar
  14. Yo aprobe a la tercera xD, en la primera no supe aparcar y en la segunda me trague un semaforo de una rotonda que si no llega a frenar mi profesora me como a todos los coches que iban a toda pastilla....
    No te preocupes que aun tiene 3 intentos mas... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valenciana, las rotondas (que ahora se llaman glorietas, solo para mosquear y que te quedes un rato diciendo, "¿de qué me habla? ah, ya, de la rotonda de todalavidadedios") son un invento del demonio. Las odio!!! Siempre me lio al contar las salidas y doy dos vueltas como mínimo (yo soy de letras ;P). Tengo muuuchos intentos más :))))).
      Un beso enorme!!!

      Eliminar
  15. Yo aprobé a la primera, me acuerdo que me hicieron ir como unos 50 metros en marcha atrás y lo hize cerrando los ojos vamos que cuando arranqué pensé si miras de desviarás y cerré lo ojos y acceleré, el examinador me preguntó si me pasaba algo a los ojos y les contesté lastimosa, es alergía y me dijo cómo la entiendo yo también la padezco y me aprobó no sé si por eso o por el escote porque SÍ me puse un escotazo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, Cruela, chica lista... Yo lo del escote es que lo tengo chungo, porque..., porque no tengo mucho escote :-))). Pero el truco de la alergía es guay!!!
      Besos para ti!

      Eliminar
  16. Jajajajaa qué tía!! =D
    Yo aprobé a la segunda, pero porque el señor de la primera era un superborde y me suspendió cuando ya había acabado el examen por "acercarme demasiado al coche aparcado" cuando me dijo, vale, deje el coche aquí puesto que hemos terminado. ¬¬...Pero bueno, sirvió para ir mucho más tranquilo a la segunda y bordarlo! =D.

    Por cierto, muuuuuuuuuuuuchas felicidades por tu casamiento guapa! =). Voy a bajarme a esperarme delante del buzón a ver si hay suerte y llega la carta de invitación :)


    Un besazo enormeeeeee!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MDoc, que mala idea la de tu examinador! Igual era el mismo que el mío ;).
      Gracias, estoy feliz con lo de la boda!!! (y eso que yo nunca he sido de casarme :P). No sé yo lo del buzón, mejor espera delante del ordenador :))).
      Mil besos, y feliz día!!!!!

      Eliminar
  17. Yo tengo una consulta respecto al siguiente tema: Vamos a ver, si el examen resulta aprobado, lo apruebas tú, ¿no? Y si resulta que es un suspenso TE SUSPENDEN...

    Vaiga, vaiga...

    Sigo diciendo lo mismo, si no apruebas a la segunda, no mereces el carnet. Venga, te lo concedo: a la tercera. Y otra cosilla: aunque apruebes el examen no significa que sepas conducir, te lo aseguro. Algún día te contaré lo muy muy que puede llegar a ser... dejémoslo ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sbm, chulo, pues claro: es lo primero que te enseñan en el patio del colegio (al menos en mi época de EGB, igual con la ESO han perdido hasta los principios más básicos ;)). Incluso creo recordar un capítulo de Barrio Sésamo en el que Coco hablaba del tema... :P.
      Y en cuanto a lo segundo que dices, no sé qué es peor: si una chica de treinta y pocos que se saca el carnet a la cuarta y coge el coche por el día para ir de compras (un ejemplo como otro cualquiera) o un chaval de dieciocho que se lo saca a la primera y coge el coche para irse con los colegas a celebrarlo con un botellón (teniendo en cuenta como conduzco, las dos cosas son igual de peligrosas). Espero que me lo cuentes algún día.
      Un besazo, chulo :-)

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. No se puede decir tanto con tan poco :-)))
      Un beso!

      Eliminar
  19. es lo normal, en cuanto uno se examina de conducir ese día todos los elementos de las ciudades se confabulan contra uno, en masa, peatones, pájaros y fenómenos meteorológicos incluídos... no sé si debería dcirlo pero yo aprobé a la sexta!!!!!!!!!!... por culpa de ellos claro, jajajajaja

    ainsss qué rstitos más buenos paso con tu blog!!

    por cierto, en mi otro blog vistenovistovintage.blogspot.com sorteo unos zapatos Dolce Gabbana, estarías monísima para el próximo examen, apenas parecen cómodas para conducir si si...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Oliver, a la sexta, fijo que somos parientes, aunque sea lejanas!!! Yo con sacármelo a la cuarta quedo fenimenal. La sexta es lo normal en mi familia :)))
      Millones de besos!!! (y adoro esos zapatos!!!)

      Eliminar
  20. Si la mejor opción es ser rico e ir en taxi o con chófer, o pobre y circular en bici o en mula. El tráfico no está hecho para gente mundana.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sergio, jajaja!!! Queda la opción del bus y el metro :-))).
      Muchos besos!

      Eliminar
  21. Lo de la rotonda me resulta familiar, en mi primer examen de conducir empecé a dar vueltas en una rotonda porque no me acordaba de la salida que me habia dicho, hasta que el examinador cruel me dijo: "muy bonito el paisaje, pero si quiere podemos continuar". Ya verás como a la próxima todo irá bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther, qué más le da al examinador que le dé 20 vueltas a la glorieta (porque ahora no son rotondas, son glorietas, para mosquear un poquillo más...)? Como si me quiero quedar a vivir allí ;))). Ya os contaré la próxima. Un beso!!!

      Eliminar
  22. jajaja, pobre, de verdad te ha suspendido? mala persona.

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, de verdad verdadera... Mala persona el examinador, verdad? :-)))) Totalmente de acuerdo. Y sin conciencia, que voy a acabar arruinada con tanta clase.
      Otro beso!

      Eliminar
  23. Como me he reído tengo tan recientes los exámenes que me acuerdo de las pifias de los pensamientos que tienes mientras lo haces y me parto.
    una compañera giraba siempre al lado contrario que le decía el examinador y como tu, dio un par de vueltas a una glorieta buscando la 3 salida...

    ResponderEliminar
  24. Celia, eso le pasó a Fran, lo de girar para el lado que no era!!! Yo es que las glorietas las erradicaba de la faz de la tierra, y a tomar viento.
    Un beso enorme, preciosa!

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...