viernes, 1 de junio de 2012

¿Despiste?... No, esto es algo mucho más misterioso :-P

    Esta mañana me ha sucedido algo horrible: he llegado tarde al trabajo.
    No, no chasquees la lengua y digas para ti que siempre llego tarde porque no es cierto. Soy una persona extremadamente puntual; rozo la perfección en este aspecto. Sólo en contadas ocasiones, como cuando no tengo absolutamente nada que ponerme (no pretenderás que vaya desnuda a la agencia) o cuando el autobusero arranca con una sonrisa cruel y despiadada en los labios al verme llegar a la parada, me he retrasado unos minutos. Ocasiones que puedes contar con los dedos. Sí, quizás tengas que juntar los de las manos y de los pies, pero son dedos al fin y al cabo.
    Hoy el problema ha sido otro: todo ha comenzado con las llaves. Anoche llegué de trabajar y dejé las llaves de casa encima de la mesa. Esta mañana las llaves no estaban: así de sencillo y así de misterioso.
    Me he pasado media hora buscándolas por todo el piso hasta que al final las muy traidoras se han dejado ver dentro de mi bolso. ¿Qué hacían ahí? Ni idea; pregúntaselo a ellas, que han decidido ir por libre y tomar sus propias decisiones sin comunicármelas.
    Cuando he cerrado la puerta y estaba a punto de salir del portal me he percatado de otra ausencia vital: el móvil. He mirado en el bolso (no suelo tropezar dos veces con la misma piedra, aprendo rapidísimo) y he vuelto a entrar en casa, rozando la desesperación. Quince minutos de búsqueda infructuosa después he decidido llamarme a mí misma con el fijo y he elevado una plegaria a Amancio  Ortega (*) para que no lo tuviese silenciado.   
    —¿Sí? —contesta una voz que me suena familiar—. ¿Lili? ¿Estás bien?
    —¿Mamá? ¿Por qué tienes mi móvil? —hago memoria y confirmo que no la he visto desde el fin de semana. Es imposible que tenga mi teléfono; ¡si ayer hablé al menos cuatro veces con Sofi y cinco con Eli sobre su performance!
    —No cariño, estás llamando a mi móvil.
    —¿Llamas “mi móvil” a mi móvil? ¿Te lo ha dado JC? ¿Y por qué no me cuenta nadie nada? —esto es demasiado. Miro el reloj: media hora tarde.
    —Lili, estás llamando a mi móvil, a mi número de teléfono, no al tuyo. Cielo, esto es grave. Te voy a fijar una cita con mi maestro yogui para que…
    —Un beso, mamá —y le cuelgo.
    Vale, me he equivocado de número. No es grave, es un despiste tonto. Vuelvo a marcar en el fijo y espero que la cancioncilla de “gato apestoso” de Phoebe la de Friends suene en algún lugar de casa.
    —Hola, guapa —me saluda JC al otro lado de la línea.
    ¡Joooooooooo!
    —Un beso y feliz día —le digo con voz animada y corto la llamada. No, no le extrañará: vive conmigo desde hace mucho tiempo y cosas más raras ha visto.
    Mientras medito sobre el siguiente paso a dar, busco en el bolso el tarrito de cacao y…
    ¡Venga ya! ¿Qué hace el móvil aquí? ¡Si hace un rato había un vacío absoluto de aparatos de telefonía!      
     ¿Quién está jugando conmigo?
    ¿¿¿Y por qué???

                                                                    * * *

    Tras ocho horas de jornada laboral dedicadas a un exhaustivo examen de la situación, he dado con la solución perfecta: ¡necesito otra libreta!
    Y como soy una chica de acción, ya la tengo, en un precioso tono azul mar y con todos los apartados necesarios para mantener bajo control hasta el mínimo objeto de mi vida: llaves, móvil, horquillas, coleteros, botecito de cármex, monedero, tarjetero… Cualquier elemento que se te ocurra lo tengo localizado gracias a mi libreta las 24 horas del día.
    —¿Nos vamos? —me pregunta JC. Hemos quedado con su hermano y su marido para contarles todo el asunto de la performance de mi madre. ¡Están emocionadísimos y no piensan perdérsela por nada del mundo!
    —¡Sí, ya casi estoy! —le grito desde el dormitorio. ¿Dónde he puesto la puñetera libreta? ¡La necesito para encontrar todo lo demás!
    —Lili, guapa, que ya llegamos tarde —insiste mi novio.
    Así no me ayuda…    Necesito calma para hacer memoria: he llegado a casa del trabajo y he ido dejando las cosas en…, no recuerdo dónde. ¿Para qué iba a hacerlo, si estaba apuntándolo todo en la libreta?
    Y luego he cogido la libreta y…
    Nada…, mi mente se ha quedado en blanco.
    —Guapa, si vas a tardar mucho llamo a mi hermano y le digo que…
    —No, si ya estoy —le interrumpo—. Sólo necesito la libreta para encontrar el móvil y las llaves y el cármex y esas cosas —y sigo dando vueltas por el dormitorio.
    —¿Quizás la hayas metido en el bolso?
    ¡Ja, el listo! ¿Y para qué iba a meter la libreta en el bolso, eh?
    —¡Sí, está aquí! —exclama triunfal desde el salón—. Y también esta el móvil, las llaves, la cosa esa que te echas en los labios y que pica, el boli y…, ¿qué es esto? ¿Típex? —mmmmm…., odio hacer tachones en las hojas… —. Listo, vámonos.
    Voy al salón y miro el bolso; parece inofensivo pero un escalofrío me recorre la espalda. ¿Por qué todo va a parar a su interior? ¿Será como la tele de Poltergeist?
    No, ni se te ocurra pensar que soy yo quien pone lo que pilla ahí, que no estoy tan mal; mi despiste entra dentro de lo normal, como todo en mí.
   Da igual porque he dado con la solución: ¡necesito otra libreta para apuntar dónde dejo la primera!
  ¿Con un GPS, quizás?


    (*) El sí que sabe hacer realidad los sueños de una chica. Estimado Amancio, ¿podrías plantearte para tu próxima colección un 2.55 en tono burdeos? Con las “C” entrelazadas, y a poder ser, auténtico.

39 comentarios:

  1. Colocale un sensor de proximidad y si te alejas mas de 3 metros que se ponga a pitar como loco xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhh, que buena idea! Lo puedo combinar con el GPS?
      Besos!!! Y feliz fin de semana!

      Eliminar
  2. Jaaaaaaaaaaaaaajajajajajaja, quizá ahora más que nunca necesitas ESE OTRO BOLSO que tanto te gusta...
    Por cierto, ¿tienes "smelly cat" en el móvil? qué bueno!!!!
    Besitos, que tengas muy buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rune, preciosa!!!! Sí, smelly cat, smelly cat, what are they feeding you? Es que me encanta!!! Y yo soy muy Phoebe :-))) Y muy Mónica, con lo de la limpieza y eso... Y muy Rachel, por lo de las compras :-P
      Con mi otro bolso no me pasarían estas cosas, eso seguro... A ver si cae un día de estos ;-)))))).
      Millones de besos, y feliz finde!!!

      Eliminar
  3. ¿Y ponerle un mando a distancia a la libreta, para que pite o algo cuando lo aprietas? Eso sí, el mando te lo cuelgas del cuello con una cintita o algo XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, Doctora Anchoa, me podía colgar la libreta del cuello!!!!
      JC dice que tratar de saber dónde dejo las cosas es luchar contra lo imposible, ya ves, cómo si la culpa fuese mía y no de las cosas que se cambian de lugar porque sí :-P
      Muchos besos para los dos!!!

      Eliminar
  4. jajaja...ains amiga...hay cada expediente x por ahi..que ni te cuento.
    en serio tienes gato apestoso en el movil? eres la caña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anuska, es que no puede ser que todo me desaparezca así :-P
      En serio, Smelly cat:-))))) Phoebe es lo más!!!!
      Besos!!! Muchos!!!!

      Eliminar
  5. Telita... tu lo haces por divertirte, seguro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribir? Sí, no lo dudes :-))) Perder las cosas de manera compulsiva? Eso ya no... :-P
      Un beso!!!!

      Eliminar
  6. Lili eso de no saber donde dejas las cosas...también me ocurre. Pero yo suelo perder los estribos, los juramentos me salen a borbotones cual catarata del niágara y los portazos retumban en toda la casa. Creo que necesito hacer yoga como tú...o unas vacaciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cocci, mejor las vacaciones. El yoga..., depende del día, pero a veces salgo peor de lo que entro :P. Aún así estoy enganchadica a las posturas raras :-))))))
      Mil besos, guapa!

      Eliminar
  7. Nena el día que encuentres una solución me la cuentas porque me pasa lo mismo que a tí , sin ir más lejos ayer escuché mi móvil sonar desde la papelera y juro que lo que tiré fue un paquete de tabaco vacío, a lo mejor alguien nos quiere mal y nos ha echado un mal de ojo.
    Y dónde están mis cucharilas y el otro calcetín eh???? otro misterio sin resolver
    Besooos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cruela, yo sé dónde están tus cucharillas y tus calcetines desparejaos: con los míos, de parranda :P.
      Jajajaja, el móvil a la papelera: igual fue un acto de lo más lúcido!
      Besosssssssssssssssssssss

      Eliminar
  8. Juan Carlos mete la mano en tu bolso???? A mí ni se me ocurriría! Un beso, chula!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sbm, claro que Juan Carlos no mete la mano en mi bolso, si yo no conozco a ningún Juan Carlos :P. Y desde aquí aviso a todos los Juan Carlos del mundo que no se les ocurra ni intentarlo!!!
      Otro beso patí, chulo!

      Eliminar
  9. A mi me pasa eso todos los días, y es una de las cosas por las que todos mis amigos me conocen como "maldito Leno llevamos 2 horas esperándote a la puerta de tu casa" o como "si tenemos que salir a las 5 que Leno venga aquí a las 3". Sobretodo con las llaves, esas malditas... Si tuviera una libreta también la perdería... pero oye! yo estoy contigo, no estamos locos! hay fuerzas sobrenaturales que se dedican a esconder cosas... están entre nosotros.

    Un besazo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leno, lo peor es que nos echen la culpa a nosotros,cuando nuestra inocencia está más que obvia :-)))). No sé tú, pero yo noto ya un cierto pitorreillo en mi gente cuando les hablo de mi puntualidad legendaria y a prueba de bombas... :P
      Un besazo!!!

      Eliminar
  10. Ando un poco desaparecida del mundo bloggero, pero echaba de menos tus aventuras!

    Pasa un estupendo domingo!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi casa de juguete, me encanta verte por aquí, me encantan tus fotos y me encanta tu blog:-)
      Un beso, preciosa, y feliz semana :-)

      Eliminar
  11. Lili, tengo que confesarte algo: sí, ya sé que te dije que no le iba a ser infiel a "La Iliada" hasta dentro de dos semanas, pero anoche no pude más y para crearme más remordimientos de conciencia decidí abrir un libro que jamás pensaría que iba a tocar porque hace cinco años vi la película y me quedé dormida. El libro se llama "El amor en los tiempos del cólera" y es de Gabriel García Márquez. Para mi sorpresa he de confesarte que he llegado a la página 70 en una sola noche de desvelo y que en la página 57 hay una frase que nos va como anillo al dedo a las dos: "El que no tiene memoria se hace una de papel". Mi memoria consta de una libreta, una agenda y varias listas de papel y ¿la tuya?
    Buen domingo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lemon :-)))))))))) Me encanta la frase, es perfecta! Mi memoria necesita chuletas, post it y libretas a toneladas. Y que me rodee gente con muuuucha tenga paciencia y aún más sentido del humor :-)
      Montones de besos!!!

      Eliminar
    2. Jajajajjaja, Lili :)
      Yo también necesito a gente con paciencia ;)
      Besotes!!!

      Eliminar
  12. A veces todo lo cotidiano se pone en contra de una... es así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, y son un rollo. Lo compensan los días en los que todo está de cara y parece que te ha rozado la suerte y se ha quedado contigo unas horitas :-)))
      Muchos besos, preciosa!

      Eliminar
  13. Hy sweetie! lovely post, maybe we can follow each other? Kisses

    FashionSpot.ro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, uy... Esperaré a que venga Sandler por aquí y te conteste, que lo del ingles... :-)))

      Kisses!

      Eliminar
  14. Necesitas una libreta, un móvil, unas llaves, etc. para cada día.
    Es una inversión, sí, pero al final lo recuperas porque ganas tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HombreRevenido, jajajajaja, buena idea... Y mi tiempo vale mucho, sí... Igual podría vender mi tiempo y en vez de comprarme todo eso comprarme el 2.55. Seguiría igual de despistada, pero con un Chanel la vida se ve diferente :P.
      Sí, así no vale, que entonces volvería a no tener tiempo que vender porque me pasaría el día buscando cosas...
      Complicado el asunto; seguiré pensando en ello :-)))
      Besos!

      Eliminar
  15. doy gracias a dios que no soy al único que alguien le esconde las cosas solo por joder :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fran, el que me las esconde a mí hoy ha decidido cambiarme toda la ropa de los cajones y pasarla a los de JC. ¿Está pirado? Que estrés de vida :P
      Un beso enorme!!!

      Eliminar
  16. sabes? yo cuando era pequeña tenía una oración para encontrar las cosas que siempre funcionaba, y no, no es la de "san cucufato san cucufato, los cojones te ato", era otra muchísimo más útil. ME ponía al principio del pasillo de mi casa y gritaba: " MAMAAAAAAAAAAAAA DÓNDE ESTÁ....(aquí rellena con la cosa que buscas)?" y oye! ella siempre sabía dónde estaba lo que fuera!
    Ahora que soy mayor, es mi chochete la que grita al principio del pasillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maripili, hago mía tu oración para futuras pérdidas (no de orina :P). Yo se lo pregunto a JC y me dice: en tu bolso seguro. Oye, y normalmente acierta el muy puñetero :-)))))
      Besossssssssssssssssssssssssssssssssssssssss
      Me encanta tu chochete, ya lo sabes, es la mejor!!!!!

      Eliminar
  17. jajaja, Gato Apestoso! mítica canción,...ay, cómo me molaba Friends!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, Sandler, ya me has leido en diagonal :P
      Sí, Friends es guay!
      Un beso, guapo!

      Eliminar
  18. No hay misterio ó Expediente X,
    sino "treintañera y algo neurótica"
    son tus propias palabras jeje!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Expediente X, que sí que lo hay, que es todo muy misterioso :P.
      Lo de neurótica va por rachas :-)))) Lo de treintañera ojalá que no se acabe nunca ;-)
      Un beso enorme!

      Eliminar
  19. Estimada Lili: también usted ha descubierto la verdad: los objetos inanimados tienen muy mala leche...

    http://manifiestogris.blogspot.com.es/2012/01/perversa-vitalidad.html

    A partir de ahora, le será muy difícil no observar la cantidad de pequeñas estrategias que desarrollan sólo para hacernos la puñeta. Los muy canallas.

    :)

    Un abrazón

    ResponderEliminar
  20. Hay que ser muy cruel para tratar de volverme loca (y muy tontos, si ya lo estoy :P). Voy a ver que le hicieron usted... Conmigo no han podido, pero claro, yo soy una chica sorprendentemente fuerte :-)))
    Besos

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...