jueves, 8 de octubre de 2015

Lili frente al Mal

Lili vs Sr. conductor de autobús aparentemente inofensivo.
Voy para el trabajo, si me acompañas te cuento alguna cosilla de estos dos últimos años. Nada en plan “he estado escribiendo para Vogue” o “tengo cinco churumbeles y un perro”, pero aún así…
¡Oh, viene el autobús! Creo que lo pillo, si acelero un poco…
Igual si acelero un poco más…
¡Vale, voy a tener que correr en serio!
¡¡Por Dios, que alguien pare ese autobús!!
Ea, lo he perdido. ¡Será posible! Llámame suspicaz, pero ese autobús iba por lo menos a 200 km por hora.

Lili vs conductor de autobús ... ¿despistado?
Ayer al final no te conté nada, pero los quinientos metros en tres segundos que me marqué me dejaron exhausta.
¡Ohhhhh, el autobús! Espera, que me subo y seguimos charlando.
¡Ehhhhhhhh, dónde va?
¡No me lo creo, he llegado a la parada y justo-justico ha arrancado el tío! ¿No me ha visto o qué?
¡Pues que sepa que yo me he quedado con su cara!

Lili vs conductor de autobús definitivamente puñetero.
Hoy no se me escapa. He salido de casa quince minutos antes y aquí estoy, esperando al conductor puñetero (he dejado pasar dos autobuses) y repasando el discurso que le voy a soltar: que se prepare.
¡Ja, ahí llega!
Con el corazón acelerado, subo al bus y miro al conductor puñetero con severidad.
—Las cosas no son así, caballero —le digo, con un autocontrol que roza la categoría de superpoder—. Es un gesto de mala fe acelerar de esa forma tan atroz cuando ve que...
—El billete —contesta, indiferente.
­—… que alguien se acerca —continúo, imperturbable—. Es deontología básica del conductor, diría yo. Y de hecho, ya estaba en la parada cuando…
—El billete —insiste.
—… usted decidió acelerar —prosigo con voz firme y austera, mientras echo mano al bolso para coger…
¿¿¿Y mi bolso???
­Diez minutos más tarde estoy en la cocina de mi casa contemplando el bolso, que descansa impasible en la mesa, entre el café y el esquema que me he hecho con las líneas básicas de mi discurso.
En este punto suelto un taco de los gordos. Y otro. Y luego una ristra de ellos, hasta que me quedo sin aliento y siento que la mala uva ha empezado a disminuir y ya no corro peligro de que me dé un infarto.
¡¡¡No es posible!!!

Lili vs autobusero cruel.
Camino rápido hacia la parada, con el mismo ánimo que los Tercios de Flandes al aproximarse a Gembloux; o le suelto al autobusero cruel lo bicho que es o no volveré a dormir tranquila jamás.
Estoy a punto de cruzar la calle cuando oigo aproximarse un autobús; giro la cabeza y veo bandadas de cientos de miles de cuervos negrísimos que siguen al vehículo en una procesión siniestra. El Mal se acerca.
A pesar de lo terrorífico de la imagen, soy una chica valiente y, más aún, soy una chica con un cabreo de los tremendos, de modo que echo a correr, fijando la vista en el autobusero cruel, que me ve y tuerce el gesto en una mueca horrible.
¡Y acelera!
¡¡Y me vuelve a dejar tirada!!
¡¡¡Otra vez!!!
¡¡¡Taaaaaaxiiiiiiii!!! —grito, fuera de mí ante tanta mala idea. Un taxista frena en seco y me cuelo de un salto en el coche, con la sangre en ebullición por la ira.—¡Siga a ese autobús!—exclamo, al borde del colapso. El taxista, hombre práctico y probablemente aficionado al cine de acción, arranca sin dudar.

* * * 

Instructor: 105387           Atestado nº: 8759
Secretario: 1                    Dependencia: Comisaría de Policía Distrito de  xxxxxxx

—En Madrid, siendo las 9 horas 17 minutos del día 7 de octubre de 2015, ante el Instructor y Secretario arriba mencionados.
—COMPARECEN:
—Los funcionarios del Cuerpo de Policía Municipal, con carnets profesionales números: 7298, 0125 y 5647, destinado en Seguridad Ciudadana.
—MANIFIESTAN: Que comparecen para dar cuenta de los hechos ocurridos a las 8 horas 40 minutos, del día 07/10/15, en la calle xxxxxxxxxxxxx, de Madrid, y que se detallan a continuación.
—Que mientras realizaban labores de patrulla por la zona anteriormente indicada para la prevención de la delincuencia, observan que hay una aglomeración de personas en la parada de autobús nº xxxxx de la línea xxx.
—Que se acercan para comprobar lo que sucede y que ven como una mujer está siendo sujetada por un taxista, mientras un hombre, al que identifican como un conductor de autobús por vestir el uniforme correspondiente, es rodeado por varias señoras
—Que la mujer, que posteriormente fue identificada como Lili xxxxx xxxxx,  profería los siguientes insultos y amenazas: “Soltadme, que se va a enterar ese mal bicho, que no se puede ir haciendo el mal y creando traumas y que no le pase nada. Soltadme, que me soltéis de una vez”, todo ello en un tono de voz ciertamente elevado y con claros síntomas de estar fuera de sí.
—Que el conductor de autobús, visiblemente alterado, declaraba: “Está loca, pero loca, loca, loca. Si ni siquiera la conozco”, en clara alusión a la tal Lili.
—Que la mujer, ante tales palabras, afirmó: “¿Qué no me conoce? ¿Cómo puede decir que no me conoce? Pedazo de mentiroso, que me estás haciendo la vida imposible y me estás quitando las ganas de vivir”.
—Que los agentes decidieron en ese punto hacer la prueba de alcoholemia a la mujer, ante el estado de absoluta enajenación en que se hallaba.
—Que la prueba de alcoholemia dio negativo.
—Que los agentes se retiraron del lugar, trasladando a la mujer a las dependencias de esta Comisaria.
—Que el conductor de autobús informó que quería denunciarla por los improperios vertidos contra él.
—Que la mujer afirmó que la que iba a denunciar era ella, porque “ese hombre es un bicho malo de los gordos y un peligro para la humanidad”.

Que no tienen más que decir, firmando su declaración en prueba de conformidad, en unión del Instructor. CONSTE Y CERTIFICO.


  

18 comentarios:

  1. Lili pínchale las ruedas!!! Todas!!! la de repuesto también!!!

    ResponderEliminar
  2. Apuesto a que nos sorprendería saber la cantidad de atestados como este que se cursan todos los días.

    Los conductores de autobús urbano son una especie diversa y fascinante. Y algunos son crueles, sí. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta entrada está más basada en hechos reales de lo que puedas imaginar!

      Casi no he exagerado nada :-)))

      Besos!!!!!

      Eliminar
  3. Jajaja, ¡qué bueno!

    ...

    ...

    Vale, perdona que me ría de tus desgracias, pero me resultáis simpáticas las chicas guerreras. ¡Pero si eres un flautín!

    Me has recordado a una viejecita que me metió su paraguas en un ojo y cuando se lo retiré se lió a paraguazos conmigo con todas sus fuerzas, claro que yo no me di cuenta hasta que nos vi reflejados en un escaparate. Lo que realmente me dolió fue una de las varillas que se me quedó incrustada, y que me quitaron tres meses después en una operación. En fin, estas cosas pasan... porque ella también me denunció :-P

    Un beso!! Ésta es una de las entradas que me hacen reír, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sbm, sabía que si lo leías te iba a gustar :-))))) Ya ves, seré flaca pero sorprendentemente fuerte :-P

      Las viejecitas también son guerreras, jeje. Espero que te recuperases de semejante agresión y no te quedasen secuelas. Si la culpa será tuya, por ir con los ojos abiertos exponiéndote a tales peligros!!!

      Un besazo enorme! :-)))

      Eliminar
  4. Buenísimo. Pasan un montón de cosas, de cosas verdaderas, de las que te hacen reír. Me ha encantado!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, verdaderas, verdaderas...

      :-)))))

      Besos!!!!

      Eliminar
  5. AAAAAAAAYYYYYYYYYYY!!!!
    Qué has vuelto y yo no me había enterado!! pero que alegrón me acabas de dar!!!!!!!!!!! (ya me he puesto al día con tus últimos post y ahora no puedo dejar de reírme con el colega autobusero!)
    GRACIAS POR VOLVER! muaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia, noooooooooooooooooooooo!!!!! Gracias a vosotros por seguir leyéndome!!! Mil gracias, de verdad :-)))))

      Muchos besos, guapa! :-)

      Eliminar
  6. jajajaajaa,me alegro de haberte encontrado!! Me meooo. Bueno, creo que me has encontrado tú a mí primero pero en todo caso un placer de los grandes . Un tesoro de blog :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crónicas, a mí también me alegra mucho haberte encontrado! El sentido del humor es para mí tan necesario como el respirar, y encontrarlo en tu blog me encantó :-)

      Besos!!!!

      Eliminar
  7. Uuuu aaaahhh las chicas son guerreraaaas. Jajaja!
    Si hubieras tenido el bolso a mano...te veo soltando tu discurso sereno dandole bolsazos...qué pena que no fuera así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, Cocci!

      Si es que yo trato de ir por el lado calmado de la vida, pero el lado salvaje no deja de tirar de mí :D

      Un beso enorme!!!!!

      Eliminar
  8. madre mía, como te he echado de menos

    ResponderEliminar
  9. madre mía, como te he echado de menos

    ResponderEliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...