lunes, 19 de octubre de 2015

No sé yo si eso es feminismo o una pecular alteración de la percepción de la realidad

—¡Y tenemos que decir “hasta aquí”!—afirma mi madre con rotundidad—. De hecho, nuestras madres tenían que haber dicho “hasta aquí” hace años. ¡O nuestras abuelas, que si ellas hubieran dicho “hasta aquí” no estaríamos como estamos! ¡¡O nuestras bisabuelas, que ya te digo yo que…!!
—Sí, ya—contesto, conciliadora.
—Siempre lo repetimos en nuestras reuniones, que esto es un patriarcado que nos asfixia, Lili, nos va quitando el aire a lo tonto y…
—Sí, sí, sí.
—Porque el machismo nos invade y tenemos la responsabilidad de rebelarnos, no…

Voy a desconectar un ratito, que aguantar a mi madre desde que ha descubierto que el feminismo extremo es lo que da sentido a su vida, es prácticamente imposible.
 No es que yo tenga nada en contra del feminismo, más bien al contrario, siempre pensé que era una chica tirando a feminista, pero no hay ideal, dogma, credo, fe o lo que sea que justifique que una madre someta a su hija a semejante calvario.
—… y tú también tendrías que venir, porque te noto muy perdida, Lili, y ya no eres tan joven y cuando…

Vale, vuelvo a desconectar.

Mmmmm… Qué sospechoso… Estamos haciendo la compra en el supermercado y fíjate… Las Coca-Colas en el estante de arriba y las Pepsis al alcance de la mano… ¡Las represalias por un ERE son imprevisibles!
Me estiro para coger un paquete de Coca-Cola y no hay forma, no sólo están en la parte superior de la estantería, sino también pegadas al fondo (maquiavélico, lo sé).
—¿Se las alcanzo?
Doy un respingo y me giro para encontrarme con un tipo de al menos cinco metros de altura. Sin exagerar.
—¡No, gracias! —responde mi madre—. ¿Ves a lo que me refiero, hija? ¡Machismo, machismo por todas partes! ¿Por ser una mujer no puede coger su propia bebida?
—No, señora, si es que no llega —dice el chico, con la sorpresa pintada en la cara.
—¿Cómo que no llega? ¿Estás tratando de inducirle a mi hija un complejo para someterla? —pregunta, un pelín desquiciada, mi feminista progenitora—. ¿Es así como pretendes dominar a una mujer?
—Que no, señora, yo sólo quería…
—¡Por ser una mujer no puede coger unas latas de Coca-Cola! —mi madre me mira—.¡Lili, coge las latas! Habrase visto semejante machismo…


Diez minutos después salimos del supermercado cargadas de galletas,  botes de Cristasol y latas de Pepsi. Y con una notable carencia de latas de Coca-Cola.
—¡No se puede permitir, Lili! —dice mi madre— ¡Esa actitud es la que nos ha puesto en esta situación de absoluta dominación patriarcal, pero he decidido decir “hasta aquí”, y “hasta aquí” es “hasta aquí”, que si mi madre hubiese dicho un “hasta aquí” a tiempo, las cosas serían muy…!

Desconecto de nuevo porque estoy a punto de soltarle un taco, y a una madre eso está muy feo. Aunque esté perdiendo el norte. Recuerdo casi con nostalgia aquellos tiempos en los que se enganchó al incienso y al yoga.

—¿Me permite?
Levanto la vista.
—¿Cómo dice? —mi madre se dirige a un señor que está sosteniéndole amablemente la puerta del supermercado para que salga.
—Que le sujeto la puerta —contesta el hombre, sonriendo el pobre sin saber lo que se le viene encima. Cuanta felicidad hay en la ignorancia…
—¿Cree que no puedo abrirla yo sola? —oh, oh—. ¡Porque igual piensa que como soy una mujer, no estoy capacitada para abrir una puerta! ¿Ves, Lili? ¡Es intolerable! ¡¡Absolutamente intolerable!!
—No, señora, pero como va tan cargada…
—¿Y cree que no puedo hacer dos cosas a la vez? ¿Cree que no puedo llevar bolsas y abrir puertas al mismo tiempo porque soy una mujer? ¿¿¿Y usted, cómo es un hombre, sí puede???
—Bueno, yo no llevo bolsas —se defiende el hombre, echando un paso atrás y buscando una escapatoria.
—¡¡¡Claro que puedo!!! —chilla, completamente poseída por el espíritu de Simone de Beauvoir —¡¡¡Lili, ábreme la puerta!!! — ­­porque, obviamente, con dos bolsas en cada mano, no puede—. ¡¡Y que sepa usted que tengo twitter!!¡¡¡Soy Nancypeligrosa y tengo 67 seguidores!!!

Ahí deja eso. Y el que no se asuste...



                       Nancy is the danger @nancypeligrosa . 15 oct

                      ¡Aléjate hombre que pretendes llegar más alto 
                       por ser hombre y abrirme puertas para que yo, 
                       mujer, salga! ¡A-LE-JA-TE!  


                     Extracto del Twitter de mi madre.
                     Del real.
                     Del real de la realidad paralela de blogger, claro... 





24 comentarios:

  1. Tú madre es toda una joyita del feminismo ese negativo que tanto nos rodea hoy en día... No sé si es peor que le haya pillado a esa edad o que le hubiera pillado con 18 años... :P

    ResponderEliminar
  2. Laura, ya te digo! Por mí, ojalá le hubiera dado con 18 años, en el periodo pre-Lili, ya sabes.. Ahora es difícil de sobrellevar. Y además, es que no se le puede decir nada, que me come viva!!!!!



    ResponderEliminar
  3. jajjajajaajaj
    Ay, las madres...
    A la mía se le ha dado por espiar a la gente en facebook y comentar noticias de períodicos poco recomendables. Se pone toda loca, se insulta con unos cuantos, yo me avergüenzo, le llama cardo a Penélope Cruz, luego rectifica y dice que no es a ella, es a "la del comentario de arriba"... Así todo el santo día, Lili!!
    Le voy a pasar el mail de tu madre y ya que entre ellas se apañen!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhh, jajajajajajaja! A ciertas edades es como si los límites del "qué van a pensar de mí" se esfumasen!

      Ay, si las pudieramos juntar de vez en cuando, sería perfecto! Y un descanso tremendísimo para nosotras :-)))

      Besos!

      Eliminar
  4. Qué cruz de madre!! Menos mal que la mía pasa de todo...hasta de mi! :-P
    A ver si unas cuantas leen esto y se dan cuenta del absurdo que hacen porque es realmente tal cual, los pobres hombres ya no saben ni qué hacer para no ofendernos.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cocci, tienes suerte, sí!

      Ya ves, es que todo tiene límites, y uno de ellos es el de la lógica y el sentido común, y ése mi madre y muchas otras se lo dejaron atrás hace muuuuuuuuucho tiempo.

      Besos para ti, guapa!!! :-)

      Eliminar
  5. Me meo! Jajajaja. Tu madre es genial! Mi marido, que es austriaco, siempre dice que jamás salió con una austriaca por eso, porque son como tu madre y por el hecho de ser tíos ya les acusan de machistas con solo decirles "hola" . Jajaja. Buenísimo tu post, soy fan tuya.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre sabio tu marido, Crónicas :D

      Ese carácter austriaco está llegando a España!!! Y ciertas feministas están perdiendo ligeramente el norte. Si tienen Twitter, la cosa empeora, que ahí hacen de su capa un sayo y hombre que ven, hombre que es machista y potencial agresor. Así, sin exagerar y sin dramatizar ellas...

      Besos para ti, muá!!!! :-)))))

      Eliminar
  6. Bueno, ya se le pasará, no sufras XD
    Eso sí, esos dos amables hombres se lo van a pensar 2 veces a partir de ahora cuando pretendan ser amables con alguien del sexo opuesto...

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobres hombres, ya ves, tan amables y tan... machistas, según la feminista radical de mi madre. Ya tiene delito confundir amabilidad con machismo!

      Besos, guapa! :-)))

      Eliminar
  7. Es verdad que algunas personas son un poco exageradas con estos asuntos. Sobre todo me parece que esta actitud perjudica a quienes piensan así, porque viven perpetuamente enfadadas e indignadas.

    Está bien luchar por la igualdad de derechos entre ambos sexos, pero eso no significa enfadarse por cada pequeño detalle o pensar que toda la sociedad actúa malintencionadamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Jo, qué comentario más sosainas me ha quedado) xD

      Eliminar
    2. Tarambana, nooo, tú sosainas nunca! Moderado, te noto. Lógico, no vaya a ser que alguna feminazi te lea y se monte el lío... :D

      Con las exageraciones lo que se consigue es que no te tomen en serio (lo sé por experiencia que, te vas a sorprender, yo soy muy de exagerar). Y con lo serio que es el tema del machismo y de la discriminación y con lo mucho que queda por hacer, es una lástima.

      Y llevas razón, las más perjudicadas, las cabreadas a perpetuidad.

      Besos!!! :-))))




      Eliminar
  8. Curiosamente, hoy he visto esto en el féisbuc. Acabo de leer el post y venía como anillo al dedo. Al anular, of course ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, jajajajajajajaja!!!!!!!!! Madre mía, es buenísimo! Ese chico fijo que se ha topado con alguna del estilo de mi madre :D

      Guay verte por aquí!!! :-)

      Eliminar
  9. Jajaja. ¡Nancypeligrosa! ¡LLORO!
    Sí, aquí el que no exagera una opresión no es nadie. Yo mismo creo que estáis todos en mi contra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, las exageraciones... Qué sería del humor sin ellas!!!

      Yo no estoy en tu contra! Exagerao :D

      Eliminar
  10. jajajja a que por lo menos no te aburris con tu mama!! una genia!! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eu, hola!!!

      Jajajaja, ya te digo! Aburrirme, muy poco :D

      Besos!!!

      Eliminar
  11. Nada peor que un extremoso, bueno si, un extremoso redimido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, Bubo, si se parece a un fumador redimido, un extremoso redimido tiene que ser pelín intransigente con... el extremismo del que se haya redimido :P

      :-)))

      Eliminar
  12. Ahora que estamos consiguiendo que la gente sea amable... Voy a buscar a tu madre en twitter

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero búscala en el twitter de esta realidad paralela que es blogger! Igual si la buscas en la vida real, no la encuentres...

      ;-)

      Eliminar

Soy una chica valiente, soportaré lo que tengas que decirme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...